Archive for 30 noviembre 2009

Se acabó el abuso en la comercializacion de medicinas

30 noviembre, 2009

Parece que por fin se acabará el amarre que existe entre los laboratorios farmacéuticos y los médicos, que hasta ahora nadie quería tocar por no chocar con los grandes intereses económicos que hay en la comercialización de las medicinas. Ya se promulgó la ley para regular el adecuado control en toda la cadena de producción y comercialización de los medicamentos.

Esta ley, permitirá asimismo la revisión de documentos que garanticen la calidad de los productos y solo así se podrá otorgar la certificación correspondiente. Antes, los laboratorios solo estaban obligados a entregar una declaración jurada.

Igualmente se monitoreará la cadena de circulación de las medicinas, desde su producción, receta y comercialización, enfatizándose en el precio. A partir de hoy cualquier pesona podrá acceder a través de la Web a los precios estimados de los medicamentos de marca y especialmente los genéricos. La dirección es http://www.app.minsa.gob.pe/sismedprecios/ y luego tendrá dos alternativas de búsqueda: precios públicos y precios privados.

Los 114 laboratorios que existen en el país tendrán que hilar fino porque las multas no son como para reírse. Igualmente los médicos tendrán que poner las barbas en remojo ya que estarán obligados a recetar medicamentos genéricos antes que los llamados de marca, término mal utilizado porque todas las medicinas tienen marca.

Finalmente las farmacias ya no saldrán con el cuento que “se les acabó los medicamentos genéricos” por vender solo las medicinas comerciales. Claro, antes de esta ley hacían su agosto. Cómo van a perder tiempo vendiendo los genéricos, si los comerciales son casi siete veces más caras, teniendo los mismos componentes químicos. Es tanta la diferencia de precios que resulta un escándalo. Por ejemplo la mylanta cuesta 19 soles con 80 centavos, mientras que el genérico 2 soles con 20 centavos. El antibiótico Amoxil de 500 mg cuesta 1 sol por tableta y el genérico 14 centavos. Un antihistamínico de 10 mg de marca cuesta 5 soles y el genérico 1 centavo ¡Increíble! Pero cierto. Esto es como tirarse de espaldas. De acuerdo a un informe de Digerid, en promedio, es siete veces más caro el medicamento comercial que el genérico.

Otros que tendrán que colgar sus maletines y poner las barbas en remojo son los visitadores médicos, quienes tiene la costumbre de aparecerse en los consultorios justo en los horarios de atención. A veces se pasan de odiosos porque generalmente se meten a la prepo o con la anuencia de la auxiliar, que por supuesto recibió de antemano su regalito. Estos visitadores son el nexo entre los laboratorios y el médico, los que le cuentan maravillas al facultativo de las bondades de su producto y les hablan y hablan hasta convencerlos que receten a sus pacientes solo esas medicinas comerciales, sin importarles los altos precios. A partir de hoy las sanciones a los médicos que incumplan con recetar los medicamentos genéricos serán desde una amonestación hasta la suspensión temporal de su licencia para ejercer la profesión.

Se acabó pues la farra, el abuso, la explotación, el aprovechamiento con la salud de los pobres. Que ya no nos vengan con el cuento que estos medicamentos son malos, que no curan ni un resfrío común y silvestre, que en definitiva no sirven para nada. Eso es mentira, solo una patraña de desprestigio por intereses económicos. Aquí está en juego mucho dinero. ¿Sabían que en un año se factura mil millones por la comercialización de medicinas?

Paa evitar los abusos a los usuarios no nos queda otra cosa que cerrar filas para ayudar a vigilar que se cumpla la ley y el que quiere celeste que le cueste. Si le sobra la plata tiene todo el derecho de botarla comprando medicinas comerciales envueltas en papeles de colores y con una presentación maravillosa. Pero el paciente también tiene todo el derecho de exigir que el facultativo le recete el genérico que sí lo puede comprar con sus magras economías.

Derechos Humanos: Una situacion preocupante

21 noviembre, 2009

Efectivamente, el informe de Amnesty International donde se revela que la situación de los derechos humanos en el mundo vive su peor crisis, al extremo que si no se toman las medidas adecuadas podría provocar un estallido social de consecuencias impredecibles, es sumamente preocupante.

Y es el colmo que a eso estemos llegando. Ultimamente la población parece más irritada. En el ambiente se nota un peligroso nerviosismo colectivo y la gente se exaspera fácilmente por cualquier motivo.

Se dice que entre las causas de esta crítica situación, a la que hemos llegado, están la impotencia para la solución de los problemas, la inseguridad, la indignidad y la injusticia. Y a esto se añade la crisis económica mundial que ha aumentado la pobreza en el mundo. Cada seis segundos muere un niño en el planeta, siendo el África y la América Latina las zonas más castigadas, donde más de setenta millones de habitantes viven con menos de un dólar al día.

No hace mucho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alertó sobre la posibilidad de un aumento de la pobreza en América Latina si no se soluciona el problema de la crisis internacional que nos agobia a todos. Esto significaría que todos los esfuerzos que se han hecho para bajar los índices de pobreza, como se hizo en Perú, se echarían por tierra porque más de nueve millones de personas volveríana a caer por debajo de los llamados niveles de pobreza.

La recesión mundial, asimismo, ha generado la peor crisis laboral de los últimos cincuenta años. Son miles los trabajadores que a diario son despedidos de las empresas, perdiendo su seguridad social.

Y mientras la población sigue creciendo exponencialmente, el empleo está decreciendo en forma acelerada.

Y frente a estos hechos, los gobiernos, que están más preocupados por mantener los equilibrios macroeconómicos, hacen oídos sordos a los reclamos de los marginados. Entretanto, la desnutrición y la falta de atención sanitaria y la discriminación agravan más la situación, especialmente en las zonas rurales, donde su ganado está desapareciendo por falta de pastos como sucede en Puno o las provincias altas del Cusco, Apurímac y Huancavelica.

Muchos creen que solo se atenta contra los Derechos Humanos cuando se hacen detenciones extrajudiciales o cuando se producen torturas y no cuando el estado incumple con su obligación de satisfacer las necesidades básicas de la población.

Las reuniones de los líderes de las naciones más desarrolladas conocidas como el G-8 y el G-20, no han podido aún solucionar el problema del hambre en el mundo, o simplemente no quieren hacerlo porque tienen otras prioridades como el peligro nuclear que representa Corea del Norte, Irán y ahora Afganistán. Igualmente la Organización de las Naciones Unidas tampoco encuentra la fórmula para acabar con el flagelo de la desnutrición porque su prioridad son las guerras, cuando debería ser todo lo contrario, porque con hambre, injusticia, inequidad y odio, jamás habrá paz en el mundo.

Nada podermos esperar de las Naciones Unidas porque ni siquiera puede hacer cumplir sus propias resoluciones como sucede con Corea del Norte, donde sus líderes se ríen de las sanciones. Tampoco se hace nada con los abusos que se cometen en la China, donde en pleno Siglo XXI todavía se reprime a los grupos religiosos y se persigue a periodistas y abogados, temas que, aunque de manera soslayada, trató el presidente Barack Obama en su última gira, pero a decir verdad, le faltó más contundencia y menos diplomacia, porque no es posible que siendo la China una de las naciones más ricas del planeta, pague los peores salarios.

En esta lucha por los derechos humanos no puede haber contemplaciones. Todos estamos en la obligación de velar por su cumplimiento, sobre todo cuando se trata de los derechos referidos al niño, donde hay mucho por hacer. Muchos de ellos todavía siguen trabajando en condiciones inhumanas, casi de esclavitud, sobre todo la minería informal, tal como sucede en los lavaderos de oro informales de Madre de Dios. Otros aún deambulan en las calles pidiendo limosnas. Hay niñas dedicadas a la prostitución infantil y chicos que van a sus colegios con el estómago vacío y los pies descalzos. Y lo más grave es el aumento del número de niños y niñas que son abusadas sexualmente, incluso por sus propios padres.

Pienso que, mientras subsistan estos problemas, se seguirá atentando contra los derechos humanos y en esas condiciones será muy difícil que haya paz en el mundo.

Cosmonautas rusos llevarán papa peruana a Marte

18 noviembre, 2009

Una noticia que publica hoy el diario El Comercio de Lima en su primera plana, confirma el propósito que tienen los rusos de llevar papa a Marte, el tubérculo originario de Perú, con el propósito de experimentar su cultivo en ausencia de gravedad y pueda servir en el futuro como alimento en la conquista del espacio.

El diario recoge la afirmación del rector de la UNI Aurelio Padilla, en el sentido que ya se concretó los proyectos de cooperación de la universidad Nacional de Ingeniería con la universidad de Kursk-Rusia, con la colaboración de la universidad Nacional Agraria de la Molina, así como del Instituto de Biología de Rusia y el gobierno ruso.

El doctor Oleg Atakishev, vice-Rector de la Universidad de Kursk indicó que, durante los tres años que durará la expedición de diez astronautas rusos, se experimentará con la papa peruana por su gran contenido de vitaminas y proteínas y, además, “porque es recultivable y deliciosa”.

De esta manera, el alimento ancestral de los incas, que según la leyenda fue entregada por el dios Wiracocha a Manco Capac y mama Occllo junto con la vara que se hundió en el cerro Wanacauri, lugar donde se fundó la capital del imperio de los Incas, puede convertirse en un futuro en el pan del universo.

La papa es el alimento que permitió que los incas jamás padecieran de hambre, por eso se extendió rápidamente por todo el imperio y, con el paso de los años, a casi todo el mundo. Pero no solo mitigó el hambre de los incas sino de millones de habitantes de la tierra, tal como sucedió en Irlanda donde en 1946, después de la Segunda Guerra Mundial, gran parte de la población que estaba siendo azotada por una descomunal hambruna que ya estaba dejado un saldo de más de un millón de muertos, se salvó gracias a este milagroso tubérculo. Como resultado de esta calamidad muchos decidieron huir a otros países. De allí que surgió aquello de “El último en salir por favor que apague la luz”.

En la Segunda Guerra Mundial, la papa salvó del hambre a Francia y Alemania donde, por desesperación, la gente aprendió a cultivar este milagroso alimento en sus jardines y hasta en macetas, para no morir de hambre. Y, si las Naciones Unidas se lo propusieran, ya habría solucionado hoy el hambre en Africa con solo llevar a agricultores y especialistas peruanos para que enseñen a cultivar este producto en aquel sufrido continente.

Hoy, la papa es el producto de mayor consumo en el mundo.

Sus múltiples variedades entre ellas la blanca, que es la más utilizada a nivel mundial, la kompis, amarillla a, de Huamantanga, puka duraznillo, allqa imilla, huayro, qeqorani y cerca de 3 mil tipos más, han permitido la elaboración de los más exquisitos y múltiples platos como la papa waico (Sancochada), la watia (Asada bajo tierra) la sopa de harina de papa (Chairo), la papa rellena, el pastel de papa y la causa. Igualmente, la tortilla española, el pan de papa, la papa a la huancaína y la mundialmente conocida papa frita. Las papas más preciadas son las nativas no solo porque tienen casi cinco mil años de antiguedad sino por su alto contenido de hierro, vitamina C, calcio, fósforo,magnesio y zinc. En su cultivo no se utiliza fertilizantes ni incecticidas, productos extramadamente dañinos para la salud y la ecología.

La adaptación de la papa al clima y al terreno es admirable. La papa se cultiva en la sierra, costa y en la ceja de selva. Por eso no sería nada raro que se adapte a la superficie y clima de la luna o, en este caso, al suelo de Marte, donde al parecer hay agua. No es algo tirado de los cabellos pensar que puede ocurrir el milagro.

El ambicioso proyecto de los rusos no solamente debe llenarnos de orgullo a los peruanos, sino que debe incentivarnos para prestarle mayor atención a este regalo de la naturaleza. La producción nacional de papa sobrepasa los 4.5 millones de toneladas anuales, en una superficie de 319 mil hectáreas ubicadas en Puno, Cusco, Cajamarca y Apurímac, con un rendimiento de 13.7 toneladas por hectárea. Sin embargo, siendo el Perú el principal productor de Latinoamérica, falta mucho por hacer. Por eso es hora de ayudar a nuestros campesinos, especialmente de la sierra sur, para que sus productos se vendan en todo elmundo, por lo menos en aquel inmenso mercado que se ha abierto con la construcción de la carretera transnacional hacia Brasil, país que no es productor de este tubérculo. Que no ocurra como en la época del gobierno revolucionario, donde se tuvo la desvergüenza de importar papa de Francia y Holanda porque, como consecuencia del fracaso de la reforma agraria y los bajos precios, nadie quería cultivar papa. Hay que capacitar a los agricultores y acortar o si es posible eliminar la cadena de intermediación para que nuestros campesinos tengan mayores ganancias. Del mismo modo, hay que proporcionarles ayuda económica y semillas de alto poder genético, estableciendo invernaderos y centros de experimentación.

Sería conveniente, asimismo, incrementar el presupuesto de la universidad Agraria, para que siga con sus estudios y experimentos científicos destinados al mejoramiento de estos cultivos. No es cuestión de designar el 30 de mayo como el Día de la Papa sino hacer que este tubérculo alcance un mayor rendimiento para que quienes dedican su vida al cultivo de este valioso alimentos salgan de la pobreza.

El Huayno se vistió de gala

15 noviembre, 2009

Si Gastón Acurio se ha convertido en el gran promotor de la culinaria peruana a nivel mundial, Juan Diego Flores es sin duda nuestra mejor carta de presentación en la música. Así lo ha ratificado en todas sus presentaciones en Europa.

La noche del último sábado, el joven maestro de la ópera ha logrado congregar a más de trece mil personas en el estadio Miguel Grau del Callao para entregar lo mejor de su música, acompañado de nuestra Orquesta Sinfónica Nacional esta vez bajo la dirección del maestro español Alvaro Albiach.

Flores se lució cantando desde aquella hermosa pieza de la Opera Rigoletto de Verdi, que muchos seguramente aprendimos a tararear cuando todavía éramos niños “La Donna e Mobile, hasta la composición cumbre de la compositora apurimeña Chabuca Granda “La Flor de la Canela”.

Pero, esta vez el tenor no estuvo solo. Lo acompañaron sus entrañables amigos, los reconocidos cantautores Pedro Suárez Vértiz y Gianmarco Zignago, este último hijo de dos grandes cantantes de la nueva ola, Regina Alcóver y Javier Zignago conocido más como Joe Danova (“Guarda esa rosa mi amor” ¿Se acuerdan?).

Y con ellos, estuvo también, más brillante que nunca, la revelación del año Magali Solier, famosa por su participación en la película “La teta asustada” ganadora del Festival de Berlín. Un gran triunfo para esta muchacha huantina que en su infancia tuvo que ganarse la vida como vendedora ambulante y vivió en medio de múltiples carencias.

Con su presencia en este gran concierto organizado por el Gobierno Regional del Callao y las asociaciones culturales Amigos de la Opera y Romanza, el huayno se vistió de gala. Jamás pude imaginar que este ritmo cantado en quechua que la pituquería capitalina ninguneó por muchos años y la excluyó a los viejos coliseos limeños, ahora estuviera en las cuerdas vocales del mejor tenor peruano, considerado como el sucesor nada menos que del gran tenor italiano Luciano Pavaroti.

Es verdad que muchas de las canciones de nuestro folclor ya se habían internacionalizado, como “Vírgenes del Sol” en la magistral voz de Yma Sumac, el “Condor Pasa” de Alomías Robles cuando Simon y Garfulkel le pusieron la letra y lo lanzaron en un disco de 45RPM o aquel otro excelente huayno “Adios pueblo de Ayacucho” interpretado por el doctor Raúl García Zárateel que se divulgó en casi todo el mundo, pero ninguno fue cantado en quechua por un tenor de la talla de Juan Diego Flores.

Estoy seguro que la joven cantante ayacuchana dará mucho que hablar. Y su tema “Citaray” cantado a dúo con Juan Diego Flores recorrerá el mundo. Fue una lástima que la televisora del estado no haya transmitido en vivo y en directo este concierto. Sería bueno que lo haga por lo menos en diferido para que todo el Perú vea cómo el huayno se vistió de gala y se sienta más orgulloso de ser peruano.

El tránsito en Lima es un caos

5 noviembre, 2009

Rostros fieros, tensos, adustos, miradas que van de un lado a otro, conductores que fuman como chinos en quiebra, ojos que se clavan en el maldito semáforo que no cambia, celulares que se calientan en la oreja, ojos que se quieren comer el reloj, madres que gritan a sus hijos que dejen de jugar en el asiento de atrás, padres al borde de la locura que quieren bajarse de carro, calvos que se tiran de los pocos pelos que les quedan, chicas que no dejan de pasar mensajes diciendo que llegarán tarde a la cita, policías que brillan por su ausencia, motociclistas que se suben a la acera, gente que tiene el hígado revuelto, chicos que duermen la siesta por no ceder el asiento, choferes de micro que sudan la gota gorda, cobradores que gritan ¡al fondo hay sitio!… Ese es el panorama que se vive a diario en las calles de Lima.

¿Hasta cuándo Señor de los temblores? se regunta una viejita piadosa mientras se santigua al pasar por el templo de la avenida Tacna. ¡Esto es una mierda! Grita un empleado que ha demorado dos horas para llegar a su centro de trabajo. ¡Las autoridades son unos hijos…! Brama el hombre de atrás, que sale como un loco porque prefiere irse caminando antes de esperar que se soucione el atolladero de carros. ¡Son unos concha…” Se lamenta el taxista al ver que la aguja del marcador de gasolina lo tiene ya en la zona de reserva.

Y frente a este caos, todos tienen la razón de quejarse, porque el tránsito en Lima, sencillamente es un desastre, es la mayor tragedia que a diario tenemos que soportar. Y claro, como este pandemonio nos les afecta a las autoridades porque ellas tienen a su servicio a la policía motorizada que les abre el camino, no les interesa mover un dedo para solucionarlo.

Ni las ambulancias se salvan de este lío, por eso muchas personas se mueren antes de llegar a los hospitales. Para los bomberos tampoco la cosa es fácil, por eso casi siempre llegan al final de los incendios y, para colmo, encuentran los grifos oxidados y sin agua. Todo esto es una vergüenza. No es nada raro ver a funcionarios de organismos internacionales atrapados en u atolladero sin poder asistir a sus citas a tiempo porque no les dijeron que en Lima, hay que salir por lo menos con dos o tres horas de anticipación si se quiere llegar con puntualidad a una reunión. Y todo por culpa del tránsito.

Los municipios han gastado mucho dinero en la instalación de los llamados semáforos inteligentes (¿?), que para mí deben llamarse semáforos brutos porque en lugar de solucionar el problema lo han complicado, como sucede en la esquina de las avenidas El Polo y Raúl Ferrero, donde el tránsito es un desmadre.

Pero este caos es en todas partes. En la Javier Prado, ni qué decir. Aquí todas las horas son punta, como llaman los genios que ven el problema del tránsito, porque desde la avenida La Molina, hasta la altura de Arenales, es una procesión de carros de nunca acabar. Me acuerdo que en la inauguración se dijo que esta sería una vía rápida que aliviaría el tránsito. ¿Rápida? Ni en la madrugada.

En realidad no existe en Lima ninguna vía rápida. Por eso le sugiero al alcalde que le cambie de nombre a la vía de Evitamiento con el de la vía Crucis, por los padecimientos que a diario tienen que afrontar los miles de conductores que hacen uso de esta importante vía.

Es pues urgente que el alcalde de la Municipalidad Metropolitana, los burgomaestres de los municipios distritales y las autoridades de la dirección General de Tránsito se reúnan para buscar una rápida solución a este álgido problema y no sean objeto de las maldiciones de los miles de malhumorados pasajeros y conductores que se sienten impotentes y ya están al borde de de la locura.

Y que no se diga que los únicos que pitean son los que tienen auto propio. Al contrario, los que más sufren son los pasajeros de a pie, que tienen que viajar muchas horas para llegar a sus trabajos.

Es una lástima que todos los estudios y más estudios que se ha hecho, gastándose muchos miles de soles, se hayan ido al tacho, como tantos otros proyectos, entre ellos el del tren eléctrico. Por lo menos por vergüenza debería apurarse este proyecto que duerme el sueño de los justos, mejor dicho de los injustos, aunque ya se dió por fin la buena pro para la construcción de las obras civiles y electromecánicas del proyecto luego de 23 años ¡mama mía, que estupidez! Las emprsas que ganararon la licitación son la peruana Graña & Montero y la brasileña Odebrecht. Dicen que los trabajos se concluirán antes que Alan deje el mandato. Ojala sea así porque no olvidemos que esta obra se inicio en su primer gobierno, por eso la gente duda que ahora sí circulará este tren fantasma.

Otra cosa ¿Y el chatarreo? Este es otro royecto que camina a ritmo de tortuga coja. En este plan debería priorizarse el cambio de todas las unidades obsoletas de transporte público, empezando por las malditas combis, para ser reemplazados por buses grandes y a gas, para que no sigan contaminando el medio ambiente, que es otro de los graves problemas que aún no se acometen con seriedad.

Finalmente, invoco al presidente, al alcalde, a los congresistas y a todas las autoridades, para que se pongan de acuerdo y no se dejen mangonear por microbuseros, ni coimeros, y solucionen de una vez por todas el grave problema del tránsito, antes que sea tarde y la ciudad termine explotando.