¿A Dios Rogando y con el mazo dando?

¿Qué hay detrás de la expulsión del religioso británico Paul Mc. Auley? ¿Es realmente un instigador? ¿Su predica solivianta a las masas? Son las peguntas que me hago mientras leo los diarios donde se da cuenta de las manifestaciones en contra de la medida dada por la Dirección General de Migraciones cancelando su visa de residencia. Sinceramente no creo que el gobierno se haya ensañado contra él porque eso sería nefasto para la democracia. El Ejecutivo no debe valerse de malas artes para frenar las protestas en Maynas.

El plazo que la Digemin le dio para abandonar el país vence hoy salvo que, con tanto piteo de los grupos ecologistas, de derechos humanos y algunas congregaciones religiosas como la de los Hermanos de La Salle, haga torcer la mano del gobierno y le perdone los pecados cometidos.

Ahora, si se queda, por más cura que sea, tiene que respetar la ley. Un extranjero no puede hacer política en territorio peruano, ni en ningún otro que no sea el suyo. Pongámonos en el supuesto que un sacerdote peruano vaya al Reino Unido y se dedique a predicar en contra del gobierno o siquiera se atreva a manifestar su respaldo a grupos de izquierda, estoy seguro que lo sacarían de inmediato y lo pondrían de regreso en el primer avión que tenga cupo sin darle tiempo siquiera de despedirse de sus amigos.

Se han pregntado ¿Que pasaría si un cura peruano se pusiera a protestar en Caracas contra los abusos cometidos por Hugo Chávez? Lo meten preso.

Han pensado cómo tratarían a un peruano que osara salir a las calles de la Habana para decir que ya es tiempo que los hermanos Castro dejen libres a los presos políticos? Seguramente lo encarcelan sin derecho de ser visitado, mucho menos de tener un abogado.

Los problemas de nuestro país tenemos que resolverlos nosotros, sin la intervención de extranjeros. Con esto no estoy desconociendo que existan serios problemas en Maynas, al contrario, pienso que allí hay muchas tareas pendientes por resolver.

Paul Mc Auley puede ser un respetable defensor de los derechos humanos, del medio ambiente y de las comunidades indígenas, pero que lo haga desde su país porque si todos los extranjeros que radican aquí tuvieran la libertad de participar en marchas políticas, llenarían las plazas de nuestras ciudades y no tardarían en llegar cientos de defensores de todo el mundo, convirtiendo nuestra amazonía en tierra de nadie.

Si no se concreta su expulsión, en buena hora. Pero que le sirva de escarmiento sl sacerdote. En este sentido la Constitución del Estado es clara y tiene que respetarse.

Tampoco está bien que grupos politizados, generalmente influenciados por las ONGs ambientalistas tomen esta medida gubernamental como un hostigamiento a un defensor de los derechos humanos. Nadie desconoce la labor humanitaria del cura Paul pero como extranjero no puede participar en marchas de protesta o cosas por el estilo.

Esto no quiere decir que nos hemos olvidado el hecho que, cuando fue director del colegio Fe y Alegría en Zapallal, realizó una buena labor alejada de la política, sin embargo en Maynas sus actividades, al parecer, se han contaminado con la efervescencia política que impera en la zona. Y no se puede estar a la vez “A Dios Rogando y con el mazo dando”.

A propósito, me han hecho llegar una carta del Hermano de La Salle, Miguel Luna García, visitador del distrito del Perú que la trascribo textualmente para vuestro conocimiento:

Lima, 6 de julio de 2010

Queridos Hermanos:
Reciban mi fraternal saludo en estos momentos difíciles que nos está tocando vivir, esperanzado en que nos sirvan de aliento para darnos más de lleno a nuestra misión, conscientes de que el Señor continuamente nos está llamando a ser instrumentos de su presencia salvífica.

La decisión gubernamental que priva de su condición de Residente en el Perú al Hno. Paul McAuley y el plazo perentorio de siete días calendarios para que abandone el país, ha causado toda una serie de reacciones debido a lo arbitrario de la medida. Los hechos se han ido dando de tal manera que no me ha sido materialmente posible mantenerlos informados como era pertinente, causando incertidumbre ante la información parcial que se ha ido propalando a través de los distintos medios de comunicación, correos electrónicos y comentarios de todo calibre.

Lo cierto es que, ni bien el mismo Hno. Paul me comunicó la recepción de la copia de la Resolución Ministerial que contenía la medida, inmediatamente comuniqué el hecho a todos los miembros del Consejo y convoqué, a los Hermanos Consejeros presentes en Lima, a una reunión que contó con la presencia de un abogado especialista en estos temas. El mismo que fue recomendado expresamente por la Conferencia Episcopal, de modo que nos ilustrara sobre la manera más conveniente de proceder en este caso sui generis, determinándose lo siguiente:

1.Solicitar la reconsideración y apelación a la mencionada resolución ante el Ministerio del Interior.
2.Interponer un Recurso de Amparo y el correspondiente Hábeas corpus ante el Poder Judicial para salvaguardar la situación creada.
3.Publicar, en un medio periodístico, un Comunicado tanto de extrañeza y rechazo a la medida gubernamental, como de solidaridad y apoyo al Hno. Paul.

Paralelamente, me he mantenido en constante comunicación con el Hno. Superior General para informarle primero del hecho, pedirle su opinión y consejo; y luego para irle dando cuenta del curso de la situación.

Desde un inicio he recibido llamadas de solidaridad y apoyo de la Conferencia Episcopal Peruana, de la Conferencia de Religiosos del Perú, de Obispos de los diferentes Vicariatos vinculados con la labor de nuestro Hermano Paul. Asimismo, del Consejo General FSC, de la Comunidad Regional FSC, de varios Visitadores de la RELAL, de Provinciales de varias congregaciones, exalumnos de nuestros colegios y demás integrantes de la Familia Lasallista del Perú.

Justamente, cuando estábamos a punto de publicar nuestro Comunicado, recibimos el Pronunciamiento del Hno. Superior General y de su Consejo, así como el anuncio de que la CONFER (Conferencia de Religiosos del Perú) estaba mandando a publicar también el suyo en el diario La República.

Pasado mañana, jueves 8 de julio, (coincidentemente cumpleaños de nuestro Hno. Superior General), tendremos una Asamblea Litúrgica en la capilla de nuestro colegio para manifestar – como Iglesia – nuestro fraternal y decidido apoyo a nuestro querido Hno. Paul. Este evento está siendo coordinado por la CONFER, y se desarrollará entre las 17:00 y las 19:00 horas de dicho día, contando también con la participación, tanto de los Hermanos presentes en Lima como de todos aquellos miembros de la Familia Lasallista que deseen expresar su solidaridad.

Finalmente, quiero aprovechar esta ocasión para saludarlos a todos por el Día del Maestro que precisamente hoy estamos celebrando. Que el Buen Pastor bendiga nuestro apostolado y nuestra madre, la Virgen de la Estrella, nos inspire los mismos sentimientos que tuvo como educadora de Jesús.

Fraternalmente,

Hermano Miguel Luna García
Visitador del Distrito del Perú

¡ULTIMO MINUTO!

La expulsión del país del hermano Paul Mc Auley fue suspendida tras una medida de protección presentada por un juez de Loreto, mientras se de respuesta al habes corpus presentado.

El religioso es objeto de múltiples muestras de solidaridad. Se anuncia una misa en su nombre en la iglesia del Colegio La Salle de Breña.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: