El Milagro Peruano

Tuvo que ser Al Gore, Premio Nóbel de la Paz y ex vice- presidente de los EEUU, en su visita a Lima, el encargado de abrirnos los ojos y hacernos ver que el problema ambiental que afronta el mundo puede ser una solución para todos nuestros males económicos si efectivamente sabemos aprovechar la demanda cada vez más grande de nuestros productos orgánicos.

Gore fue enfático cuando dijo que podíamos convertir el problema ambiental en un generador de oportunidades, basado en la riqueza de nuestros productos orgánicos y la variedad de los ecosistemas que tiene el Perú, para impulsar negocios innovadores y miles de nuevos puestos de trabajo. ¡Más claro ni el agua!

A esto debemos sumar el crecimiento económico que nuestro país está logrando desde hace más de una década, solo en lo que va del año va creciendo casi siete por ciento y en agosto fue de 9.22%. Dela inflación ya nadie habla porque está por los suelos, Nuestro sol está más fortalecido que el mismo astro rey al extremo que muy pocos son los intonsos que ahporran en dólares. Nuestras reservas internacionales están por los 42 mil milloes de dólares, Pero, lamentablemente, este envidiable y sosteniodo crecimiento aún no repercute en beneficio de las grandes mayorías. Hay pobreza ¡Qué duda cabe! Y no solamente en e interior sino en la misma capital, porque el trabajo se ha centralizado en el sector construcción por las grandes inversiones tanto privadas como las del estado y en la manufactura como consecuencia de la demanda basicamente de textiles. En cambio en el sector agrícola hubo un decrecimiento (-0.11%). La situación también es preocupante en el sector pesquero donde el bajón es similar (-0.11%). Por eso en ambos sectores los bolsones de pobreza y extrema pobreza se acentúan y no como dicen los voceros oficiales que el combate contra la miseria va viento en popa. Es cierto que la pobreza esta disminuyendo en algunos sectores pero no es como para sacar pecho.

La presencia de Al Gore ha servido, asimismo, para hacernos ver que en seguridad y protección ambientales, estamos en pañales. Y como somos un país dependiente de la minería, particularmente a mí me esto me pone los pelos en punta porque el gobierno no tiene mayor interés por regular esta actividad para no molestar a los empresarios que, sin duda, está dejando buenos ingresos. Pero ¿A qué costo?

El caso de Chile ha sido aleccionador. Desnudó la calamitosa situación laboral de los trabajadores mineros en Latinoamérica. Porque, particularmente en Perú, no se ha avanzado mucho en este terreno y al parecer no se tiene ninguna intención de frenar los excesos que se cometen a diario. Ahí están aún los malos ejemplos que nos dejaron Doe Run, el caso de las dragas en Madre de Dios y la minería informal en el Norte, donde la intervención del estado fue timorata. Y lo más lamentable es que el Ministro del Ambiente parece estar pintado en la pared.

Cuando Al Gore dijo que muy pronto se hablará del milagro peruano, yo me dije “Sí, realmente es un milagro que nos ocurra esto a pesar de tantos desatinos”. Claro, felizmente que la política va por un camino y la economía por otro. Gracias a Dios (siempre pensando en milagros) que las Sumire, los Humalas y los Tongos no manejan la economía del país como lo hacen con la política. Aunque tampoco podemos exculpar a ese otro extremo representado por una derecha cavernaria que solo busca llenarse los bolsillos importando soya y otros alimentos transgénicos a vista y paciencia de nuestra autoridades sanitarias y haciendpo lobbies para proteger sus intereses sin que les importe un pepino la situación económica de la población, tal como ocurrió con la comercialización del azúcar.

Ha sido pues aleccionador el mensaje de Al Gore. Si queremos convertirnos en grandes exportadores de productos agrícolas trabajemos en una agricultura limpia apostando por los cultivos orgánicos. Que esa sea la revolución de la próxima década para lograr ese milagro peruano.

Etiquetas: ,

Una respuesta to “El Milagro Peruano”

  1. jose Says:

    herbert
    De ser asi ya no seria un milagro sino ponernos manos a la obra, pero, cuando el pero, ni la derecha ni la izquierda, nunca pensaron en el veradero pueblo que si trabaja de sol a sol. Da esperanza este tipo de comentarios.
    tawantinsuyanamente
    jose

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: