Exportar o morir

Hoy es el Día del Exportador. Y los peruanos tenemos suficientes motivos para celebrarlo en grande porque, como nunca nos había ocurrido antes, nuestras exportaciones están en su pico más alto, convirtiéndose en la principal generadora de divisas.

De acuerdo a un correo electrónico que Prom Perú tuvo la amabilidad de enviarme, este año alcanzaremos nada menos que la friolera de ¡33 mil millones! Realmente no lo puedo creer porque solo unos años atrás llegábamos apenas a los diez mil millones, cifra que, sin embargo, ya nos llenaban de orgullo y satisfacción.

Este es pues el milagro peruano del que tanto ya se habla en el exterior.

Es el resultado del trabajo ordenado, paciente y serio de varios años. Ya me imagino lo que será de aquí a dos o tres años cuando entren en vigencia los nuevosTratados de Libre Comercio que se acaban de firmar con la Unión Europea y otras naciones. Con la China ya entró en vigencia desde el 1 de marzo y recién está calentando motores para despegar seguramente con toda su potencia el próximo año. Presiento que nos faltarán barcos para cumplir con los pedidos y bolsas para traer los dólares.

Según el informe del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, nuestros productos llegarán pronto a 170 importantes mercados y nuestros productos de exportación alcanzarán los cuatro mil. Es decir que no dependeremos solamente de la minería sino de una amplia variedad de líneas vinculadas sobre todo a la agricultura como resultado de la maravillosa diversidad que tiene nuestro país.

Vamos por buen camino pero no debemos dormirnos en nuestros laureles. Si queremos seguir creciendo y competir con otras naciones tenemos que mejorar la calidad de nuestros productos y al mismo tiempo producir más. Para eso solo se requiere de políticas económicas claras y apoyo econímico y tecnológico, mano de obra eficiente y paz social. Lo demás lo tenemos en demasía, como tierras ociosas, profesionales y técnicos que no tienen trabajo, abundante agua dulce que vergonzosamente dejamos que se pierda en el mar, una juventud que no es aprovechada adecuadamente y tiene que deambular por las calles pateando latas, suficiente energía gasífera que preferimos exportarla para el desarrollo de las empresas extranjeras en lugar de entregarla a la industria nacional en condiciones optimas y precios cómodos, reservas suficientes que bordean los cuarenta mil millones de dólares mientras un gran porcentaje de la población infantil padece de desnutrición crónica. Y así podemos ir enumerando las fallas del sistema, pero hoy no es el caso. Tenemos que felicitar a todos los exportadores del Perú por su gran esfuerzo. A los Mineros, Agricultores, Pescadores, transportistas terrestres, aéreos y acuáticos y a todos aquellos que prestan otros servicios complementarios en este boom exportador. Al Titular del Ministerio de Comercio Exterior y a todos sus funcionarios. Igualmente a los funcionarios de Prom Peru, de aquí y de las distintas embajadas que trabajaron y trabajan silenciosamente para conquistar nuevos mercados y hacer crecer nuestras exportaciones.

Tenemos que seguir adelante porque no nos queda otra cosa. El futuro del Perú está en sus exportaciones pero no solamente de productos tradicionales sino, sobre todo, de manufacturas porque genera más empleo y a la vez necesita de la pequeña y mediana empresa. Señores, no nos queda otra cosa: exportar o morir. Feliz día.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: