Humillante desfile de los candidatos a la embajada USA

¿Qué lástima! Cómo han cambiado los tiempos. Jamás se ha visto en la historia del Perú que los candidatos a la presidencia de la República desfilen a la embajada norteamericana para ventilar temas internos, en este caso el contenido de algunas informaciones reveladas por WikiLeaks que, al hacerse público, dejaron de ser un secreto.

¡Qué humillación! Con esto lo único que se ha logrado es convertirla a la embajadora Rose M. Likins en protagonista de dimes y diretes que realmente dan vergüenza. El primero en correr a la sede diplomática norteamericana fue Alejandro Toledo quien, al enterarse que había sido mencionado en un wikiLeaks, saltó como un tigre herido porque se había revelado que en la campaña electoral del 2005, siendo aún mandatario, había solicitado un boicot contra Humala para que no llegue a la presidencia de la República.

Y como el mal ejemplo cunde, ni corto ni perezoso, Ollanta Humala también acudió a la embajada en calidad de víctima. Y claro, la embajadora, para no caer en el pecado de la inequidad tuvo que recibir en su despacho al político que frecuentemente pitea por la no intervención de países extranjeros en la política interna de nuestro país, al anti-yanki confeso, al amigo de Chávez y a quien despotrica contra el TLC firmado con los EEUU, cada vez que se le ocurre.

Me pegunto ¿Qué habrán pensado de esto Diez Canseco, Moreno, Dammert, Adrianzén y otros líderes de la izquierda peruana?

Y bien, la cosa no quedó allí. A través de un comunicado Ollanta Humala se ratificó diciendo que, de acuerdo a sus conversaciones con la embajadora, efectivamente Toledo había solicitado a la embajada de los Estados Unidos que organice una campaña de guerra sucia que le impida llegar al poder. Y la conminó a revelar los wikiLeaks. Otra metida de pata porque la respuesta no tardó en llegar. La señora Likins tuvo que verse obligada a ofrecer una conferencia de prensa para negar las versiones de Humala, haciéndolo quedar como una zapatilla. Aclaró que en ningún momento se tocó el tema de la supuesta injerencia del entonces presidente Toledo para que el Gobierno norteamericano lo apoye en un supuesto plan de tirarse abajo al líder nacionalista.

Lo que sí es muy extraña la actuación de la diplomática estadounidense. Me pregunto una y mil veces ¿qué le habrá pasado para meterse en semejante entripado por gusto y en público? Cuando un embajador actúa en casos que comprometen la política interna de un país, lo hace en total reserva, sin la presencia de la prensa y generalmente les piden a sus interlocutores que sean cautos en sus declaraciones. Por eso resulta sorprendente la actitud de la señora Likins. Da la impresión que no tuviera muñeca para el manejo de situaciones como las mencionadas.

Y, para completar el circo, hoy también desfiló por la embajada Keiko Fujimori la candidata de Fuerza 2011 para enterarse de tres wikiLeaks, el primero dice que su padre aceptó su culpabilidad para no afectar su candidatura, (No es cierto, su culpabilidad por corrupción estaba probada y lo evitó con su actitud fue evitar comprometer a terceras personas), el segundo dice que el respaldo a su candidatura se debe a la popularidad de su padre (De esto no hay duda) y el tercero habla sobre sus fortalezas y debilidades y, además, que la embajada cree que Keiko indultará su padre si gana las elecciones. Lo único que faltaba a la embajadora es aconsejarle cómo debe dirigir su campaña para pasar a la segunda vuelta.

¡Qué bonita familia!

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: