Carnaval abanquino ya es Patrimonio Cultural de la Nación

El carnaval de Abancay fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por resolución del Ministerio de Cultura “por su gran significación tradicional y contribución al fortalecimiento de la identidad regional y nacional”.

La resolución Nº 262-2011-VMPCIC.MC dice textualmente: de conformidad con los dispuesto por la Ley Nº 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura, Ley Nº 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, su Reglamento aprobado por Decreto Supremo Nº 011-2006.ED, el Decreto de Urgencia Nº 066-2010 y el Decreto Supremo Nº 017-2003-ed, que aprueba el Reglamento de Organización y Funciones del Instituto Nacional de Cultura; resuelve: Artículo Único.- DECLARAR PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN, al Carnaval de Abancay, Región de Apurímac.

No hay duda que esta declaratoria es un justo reconocimiento para todas aquellas generaciones de hombres y mujeres que supieron conservar las tradiciones de la capital de la Región Apurímac. Es un merecido galardón para los forjadores de esa rica cultura abanquina, un premio a la preservación de sus costumbres, sus danzas y su música.

Nuestra felicitación a quienes tuvieron esta brillante iniciativa, a quienes tramitaron este reconocimiento y sustentaron con claridad el valor de nuestros carnavales. Al primer equipo ténico que se formó presidido por el entonces alcalde Manuel Campos Céspedes, al actual alcalde Noe Villavicencio, que continuó con los trámites, a los señores Jorge Ascue, presidente de la Asociación de Artistas Musicales, Lino Ballón, Gilda carrera,al Director de Dircetur Wilbert Oraica, a Rolando Luna, Hermógenes Rojas, Alexis Vargas, Teresa Martínez, Wilfredo Oré y a los que fundamentaron el valor cultural del carnaval abanquino entre ellos a Lucio Castro, Fritz Naveda, Lidia Mendívil, Bonifacio Barazorda y Jorge Valdivia. Sus nombres quedarán tallados en la historia cultural abanquina.

Esta distinción, estoy seguro, tendrá un efecto positivo e inmediato en el turismo, la cultura y la economía de la tierra de Micaela Bastidas, que no hay desaprovechar. Sin embargo, para que esto se materialice hay que trabajar de manera conjunta, apoyando las buenas iniciativas y poniendo en acción a toda la colectividad porque esta es una fiesta de todos. Que este reconocimiento se convierta en el más grande motor del desarrollo abanquino y regional. Esto, nos obliga, a la vez, a cuidar y mejorar la coreografía de esta bella danza que se caracteriza por su gracia y picardía, igualmente su vestimenta y todo aquello que sirva para hacerla más grande y magestuosa.

En esta tarea deben participar las universidades, investigando, innovando y vigilando que no se salda de su autenticidad. Se debe diferenciar claramente la fiesta popular que se desarrolla en calles y plazas con la presentación artística que se ofrece en las actuaciones culturales o en el escenario, mucho más en las presentaciones en Lima, donde el trabajo debe ser más depurado, cuidando que los movimientos sean muy bien estudiados y ensayados, de ninguna manera improvisados. Igualmente se debe poner mucho cuidado en la selección de los participantes para que las danzarinas muestren la belleza y gracia de la mujer abanquina y los danzantes esa alegría que caracteriza a nuestros jóvenes, que viven orgullosos de su tierra. haciendo que en cada uno de sus movimientos se dibuje el enamoramiento y conquista a sus parejas. El zapateo debe ser una competencia entre las parejas y no una simple y ruidosa presentación grupal. Se debe mostrar a través de esta manifestación cultural la variedad de juegos propios de los carnavales y no solo de serpentinas y mistura. Falta una algoría a las comadres y compadres, al árbol de la yunza. Los participantes, igualmente, deben hacer gala de picardía y burla, sin descuidar sus habilidades para enamorar a su parejatras. Las parejas deben demostrar sus habilidades en el zapateo, una a una, en una franca competencia de estilos y movimientos, sin dejar de burlarse una de la otra y sonreir. No es cuestión de zapatear hasta romper el piso, sino mostrar arte y belleza y variedad de movimientos.

Pienso que la única forma que mejoren las cosas es buscando asesoramiento de coreógrafos profesionales y que sean las universidades las que se conviertan en laboratorios donde se adecúen los ritmos populares para llevarlos al escenario. Todo se puede hacer si hay un buen proyecto y la decisión de materializarlo porque talentos hay, lo único que falta es convocarlos y darles todas las facilidades sobre todo en infraestructura, dirección y tiempo para sus ensayos, sin descuidar los incentivos económicos que se merecen por su trabajo. En las calles el pueblo tiene derecho a manifestarse como quiera, pero en el escenario se debe mostrar el resultado de un trabajo serio, talentoso y profesional.

Y no solo en el baile donde hay mucho por hacer sino también en la música, arte por demás abandonado. No se cuenta ni siquiera con un archivo de toda la producción musical abanquina, ni mucho menos con un centro de estudios donde se investigue esta expresión cultural desde el huayno abanquino, los carnavales, hasta los nuevos ritmos creados por las nuevas generaciones. Se está perdiendo el bordoneo de la guitarra que le da el estilo peculiar al huayno abanquino. Eso mismo sucede con la mandolina, el rondín y la tinya que tienen su propio estilo pero en peligro de desaparecer por la falta de nuevos cultores. Como si estuviéramos todavía a inicios del siglo pasado, todo se deja al entusiasmo de los aficionados y a la buena suerte. A nadie se le ha ocurrido escribir partituras, ni almacenar la gran riqueza musical abanquina.

No desaprovechemos pues este reconocimiento y trabajemos con seriedad para conservar en lo más alto el título de “Patrimonio Cultural de la Nación”.

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “Carnaval abanquino ya es Patrimonio Cultural de la Nación”

  1. Julio Pinto Says:

    Muchas gracias por tu articulo, es sumamente interesante, sin embargo, hay algunas precisiones que es necesario hacer:
    Primero, con resolucion directoral 00003/INC APURIMAC, en setiembre del 2009 a solicitud de la municipalidad se forma la comision interinstitucional de declaratoria del carnaval abanquino como patrimonio cultural presidiendo dicha comision Don Manuel Campos Cespedes, y es precisamente en su gestion que se elabora el perfil técnico para ser presentado ante el INC contratándose para ello al profesor Hermogenes Rojas. Entonces, con un afan de politizar nuestro carnaval, el actual alcalde noe villavicencio borra el nombre de don manuel campos y se autoproclama como presidente de la comisión y solamente cumple con presentar ante Palacio de Gobierno el perfil técnico ya elaborado por el equipo de Manuel Campos. Está bien que se reconozca el carnaval, nadie lo duda, es un logro que nos merecemos pero tambien “al César lo que es del César” y se reconozca como tal a los verdaderos impulsores de esta gestión.

    • herberthcastroinfantas Says:

      Gracias por la información. Efectivamente, nos faltó nombrar al ex alcalde Manuel Campos y a todo su equipo técnico. Fue una omisión involuntaria que ya la subsanamos. Ahora solo queda trabajar unidos para que estas fiestas alcalcen un nivel nacional e internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: