Yale nos envió tiestos y se quedó con el oro

Desde hoy se exhibe en Palacio de Gobierno parte de las piezas incaicas halladas en Machu Picchu y otras ciudades precolombinas peruanas que hace 100 años fueron llevadas por Hiram Bingham a los EEUU y se hallaban en la universidad de Yale.

En la muestra que hoy abrió sus puertas al público solo hay tiestos, destacando algunos aríbalos, escudillas y vasijas de cerámica y muy pocas piezas metálicas como agujas, tupus y hachas, lo que demuestra que Yale se quedó con las piezas más valiosas de oro y plata y mantos de incalculable valor histórico que ojala las devuelva en el segundo y tercer lotes porque, de lo contrario, sería una burla.

Pienso que, mientras no se complete el envío, esta recepción de las primeras piezas y un esqueleto humano, con excesiva publicidad y exhibicionismo, sirvió más como imagen gubernamental y no un triunfo histórico. Aunque dicen que del lobo, un pelo. Y, parece que esto prevaleció más, por razones políticas. Sin embargo los peruanos no podemos olvidar que Yale tiene aún en su poder valiosas piezas metálicas que las debe devolver porque, sencillamente, no son suyas.

Reconocemos el trabajo paciente y esforzado de los funcionarios que se encargaron de hacer las gestiones de recuperación desde hace varios años, pero este esfuerzo tiene que completarse exigiéndole a Yale que devuelva todo el tesoro de Machu Picchu que aún tiene en su poder. Dicen que lo hará en tres etapas, pero no dicen qué es lo que devolverán.

Mientras no veamos el total de las piezas en Cusco, donde ya se ha destinado un hermoso y adecuado local como es la “Casa Concha” para su temporal custodia y exposición, en tanto se construya un gran museo arqueológico, que es lo que tienen que exigirse, las heridas de esta sustracción seguirán abiertas.

Por esa razón, bien haría el público en visitar esta exposición en Palacio de Gobierno, para admirar las pocas piezas que se exhiben y tome conciencia de su gran responsabilidad de defender el patrimonio nacional.

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Yale nos envió tiestos y se quedó con el oro”

  1. Enrique Vereau Says:

    Recuerdo el haber pasado por Cusco y contagiarme de la falsa alegría cuando Yale se pronunció asegurando que devolvería las piezas.
    Espero que no quede en promesas y que realmente lleguen a Cusco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: