No dejarse influir por las encuestas ni por los medios

En este último tramo del proceso electoral que culminará este 5 de junio lo recomendable es no dejarse influir por las encuestas, que se lanzan semana a semana como si fueran volantes, ni mucho menos por lo que dicen los medios de comunicación porque, tal como nos presentan las cosas, responden a intereses de poderosos grupos económicos que son capaces de hacer cualquier cosa por hacer ganar al partido político de su simpatía.

No olvidemos que, al menos dos de los dueños de las encuestadoras, estan siendo procesados por haber recibido plata bajo la mesa del corrupto gobierno fujimorista para publicar sondeos amañados y cuyos juicios aún no han terminado. Por otro lado, la mayoría de medios, radiales, televisivos y escritos, estuvieron bajo las órdenes de Montesinos, con quien se coordinaban las primeras planas y se realizaban entrevistas con preguntas elaboradas en el SIN como ocurrió cuando se presentó la pareja Fujimori-Montesinos que no tuvo reparos de salir frente a cámaras luciendo la misma corbata para echarse flores y lanzar diatribas contra la oposición, sin que esta pueda responderles porque le cerraban las puertas en esos mismos medios.

¿Cómo creerles a estas mismas encuestadoras y a estos mismos medios?

El plan es claro: las encuestadoras irán favoreciendo con sus informes a Keiko Fujimori hasta donde puedan, mientras que los medios irán destrozando a su contendor hasta el mismo día de las elecciones porque ambas trabajan en pared. Si los resultados les resultaran adversos y los medios no cumplieran con su tarea de demolición, las encuestadoras irán acomodando sus cifras. Dirán la verdad solo a boca de urna y que sus anteriores informes solo fueron “fotografías del momento”. Las encuestadoras jamás pierden, tampoco los medios. Los que pierden son los electores que que se dejaron jalar de las narices para elegir al candidato que ellos quisieron.

El plan es hacer ganar a como de lugar a Keiko Fujimori. Este no es un proyecto de ahora, sino desde el momento en que Alberto Fujimori fue sentenciado por crímenes de lesa humanidad y por haber saqueado las arcas del estado y haberse tirado abajo la democracia. El plan fue concebido en la prisión de la DIROES, convertido en el feudo de Fujimori gracias a las franquicias que le dió el gobierno actual y hasta donde llegan libremente, de día o de noche, los agentes y operadores de la corrupción. Allí entran y salen los fujimoristas como Pedro de su casa. Y, al mismo tiempo, de allí salen las directivas para la campaña de Fuerza 2011.

El peligro del triunfo de Fujimori es que vuelva a gobernarnos esa gentuza, la que avaló y fue parte de la corrupción y el autoritarismo. El temor es que salgan libres los miembros del grupo Colina, Montesinos, Juan Hurtado Miller y todos los que purgan una condena por haberse levantado millones y millones de dólares del erario nacional. Por eso la candidata del fujimorismo se resiste a debatir sobre temas de corrupción y derechos humanos y dice muy suelta de huesos que el gobierno de su padre fue el mejor del país. La candidata de Fuerza 20011 nunca tuvo un plan de gobierno específico, sino generalidades, por eso nadie se ocupa de él. Es un plan fantasma y su política se basa en la continuidad del nefasto gobierno de su padre. Tiene el descaro de decir que Humala cambia de planes, como si esto fuera malo. Solo los imbéciles no cambian cuando las cosas no andan bien. Ella es la que cambia de parecer más que su contendor.

¿Quién es más camaleón?. Ella dijo que “no le temblará la mano para indultar a su padre” y ahora dice que no lo indultará. Dijo que estaba de acuerdo con el servicio militar obligatorio y ahora dice que no, haciéndole quedar como una zapatilla a la señora Cuculiza. Felizmente que nadie le cree. Ya no sabe cómo aparentar ser la buena de la película, cuando más parece la bruja del cuento de Blanca Nieves, diciendo “Espejito, espejito ¿quién es la más bella del reino? Y en lugar de enviar manzanas envenenadas envía coronas fúnebres.

La preocupación es que, con un nuevo gobierno de la dinastía Fujimori, volverá la mafia fujimontesinista, el copamiento institucional de las Fuerzas Armadas y el Poder Judicial y la corrupción, las violaciones de los derechos humanos y la ruptura de la democracia, porque ya sabe cómo hacerlo.

Que Keiko no se haga la santurrona diciendo que cuando gobernó su padre ella no estaba enterada de nada. Fue ella como hija mayor que permitió los abusos contra su madre, fue ella y sus hermanos que se fueron con su padre dejándola abandonada a su madre porque prefirieron la opulencia palaciega. Ella apoyó a su padre en todo, al extremo de convertirse en primera dama, ocupando el lugar que le correspondía su madre. En cada momento repite que se siente orgullosa de su padre. Vivió con él en las instalaciones del SIN junto con sus hermanos bajo la protección de Montesinos donde tenía todas las comodidades y su hermano Kenji hasta un gimnasio privado, La familia en pleno vivió en el SIN a lo romano, como lo describe muy bien Luis Jochanowitz en su libro “Vladimiro, vida y tiempo de un corruptor”. Los hijos de Fujimori contaban, además, con una flota de vehículos modernos y disfrutaban de todas las comodidades brindadas por Montesinos con el dinero saqueado de las privatizaciones, incluido sus estudios en las mejores universidades de los Estados Unidos. Las propinas del tío Vladi no eran una chauchilla sino en billetes verdes y de la más alta denominación. Por tanto que no se diga que ella no sabía nada de lo que se cocinaba en el interior del gobierno más corrupto de la historia del Perú. ¿Imaginan lo que se sería su gobierno, en el supuesto caso de ganar las elecciones? Según esta versión no se daría cuenta de lo que hagan a su alrededor y se levantarían el país entero en sus narices.

Frente a esta guerra sucia desatada por los diarios y la lluvia de encuestas poco creíbles, lo correcto es no tomar en cuenta ni las publicaciones alarmistas que se hacen, ni las “fotografías del momento” que sacan las encuestadoras. Hay que acudir a las urnas sin temores, escuchando solo la voz de la conciencia y que gane el que tenga más votos.

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “No dejarse influir por las encuestas ni por los medios”

  1. jose Says:

    Convengo plenamente con el enfoque medular de Herberth Castro, que demuestra una vision real de lo que esta ocurriendo con el entramado economico que se teje y las movidas economicas para comprar conciencias. Hay que despertar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: