Ollanta Humala fue elegido presidente contra viento y marea

El triunfo de Ollanta Humala, primer presidente de izquierda elegido por el pueblo, fue contra viento y marea y contra todos los pronósticos. Su triunfo es el triunfo de la democracia, la voz de las urnas, la voluntad de un pueblo que no se dejó amedrentar por la campaña sucia de los diarios descaradamente parcializados y la crítica artera, inmisericorde y fatalista de los conductores de espacios políticos que no tuvieron el empacho de decir barbaridad y media en contra del lider de Gana Perú.

Del mismo modo, es la derrota de los que siempre se creyeron dueños del país y sacaron provecho en todos los gobiernos. Es una noche negra para quienes se enriquecieron con licitaciones amañadas, puestos públicos de favor y de todos aquellos que son duchos en sacarle ventaja a sus relaciones turbias con funcionarios coimeros y sátrapas. Es también la derrota de las encuestadoras que hasta la última semana favorecieron a Keiko Fujimori y, para no quedar como una zapatilla, fueron ajustando sus cifras a último momento. Esa fue una jugada sucia que debe tomarse en cuenta para los próximos comicios. Pero, también es cierto que este triunfo de ninguna manera es una derrota de los que creyeron ciegamente en la candidatura de Keiko Fujimori, porque fueron engañados por una descomunal propaganda pagada, según los fujimoristas con fondos obtenidos en rifas y polladas. ¿Quién les cree?

El triunfo de Humala, es de los humildes del ande, de los habitantes más pobres que sobreviven en los arenales de la costa, de los nativos olvidados de la amazonia, de los que creen todavía en la democracia, de los honestos y la gente decente, de los que votaron con el corazón y la cabeza, sin pensar solo en el bolsillo sino en la moralización del país. Es el triunfo de los hombres y mujeres del interior del pais que inclinaron la votación y la derrota de los que piensan que Lima es todo el Perú.

Este es también el triunfo de los intelectuales, con Mario Vargas Llosa a la cabeza, que se la jugaron todo defendiendo, no a un candidato, sino a una democracia en peligro. Es el triunfo de los sindicatos y la prensa honesta, de los jóvenes que marcharon por las calles defendiendo la democracia, de quienes utilizaron las redes sociales para hacer escuchar su voz ante el cierrapuertas deliberado de los medios de comunicación trasdicionales. Es, a la vez, la derrota de todos aquellos que creen que “no importa que roben o que pisoteen la Constitución, con tal que hagan obras” y de quienes se zurran en la decencia, la moral y la legalidad.

Es la derrota del presidente saliente y funcionarios del más alto nivel que no tuvieron el reparo de hacer campaña por la candidata del fujimorismo, a pesar de estar prohibidos. Es una bofetada para el tristemente famoso ex secretario de Estado para América Latina Roger Noriega, para los testigos pagados de Madre Mía, para el adivino brasileño que mostrando la foto de Keiko dijo que ella ganaría y, claro, una derrota para toda esa gente que los contrató para desacreditar la opción nacionalista.

El triunfo de Ollanta Humala, es la derrota del Cardenal Juan Luis Cipriani, de Rafael Rey, Hernando De Soto, del grupo El Comercio, especialmente del director de Perú 21 Fritz Dubois, así como del director de Correo Aldo Mariátegui, Jaime Bayly, el sicario predilecto de la ultraderecha, de Cecilia Valenzuela, Jaime De Althaus y todos los que se desgañitaron tratando de apabullar de la manera más ruín a Humala.

Es también un castigo para aquellos que querían sacar de la cárcel a todos los gansters que saquearon las arcas del estado y meter tras las rejas al carterista, al escapero y al pandillero para mostrar a la opinión pública que están luchando contra la delincuencia y la corrupción.

Es un escarmiento para quienes pretendían elegir, no a una candidata, sino a una camarilla de expertos en cosas turbias que se oculta bajo sus faldas. Es una respuesta a la risita cachacienta, mordaz y cínica de quien se zurró en la democracia y compró congresistas, periodistas y empresarios para hacer de las suyas.

Y ahora, después de este contundente triunfo de Humala, estoy seguro que bajará la bolsa, subirá el dólar y se pronosticará una catástrofe económica porque ese es el libreto que seguirán a pie juntillas los perdedores. El temor no es que baje la bolsa, que suba el dólar o que se vayan los inversionistas, no, ellos jamás se irán porque hacen buenos negocios en nuestro país, como en ningún otro, el temor es que los grupos empresariales y políticos pierdan la mamadera, el manejo del estado y la conducción de la economía.

El temor del pueblo es otro, que los mismos tránsfugas que caen siempre de pie con todos los gobiernos, se le suban a Humala para que haga lo que ellos dicen y lo que ellos quieren. El temor es que el presidente electo se rinda a las críticas de los perdedores a través de los medios que manejan, a sus ataques y a sus encuestas amañadas,a una nueva fluctuación mañosa del dólar. Y luego de estos golpes de ablandamiento en el plexo, Humala se vea obligado a poner a los ministros y a los funcionarios que ellos quieren. Así de simple.

Lo único que desea el pueblo que lo eligió es que Humala cumpla con sus promesas de trabajar por el cambio, por un crecimiento con inclusión y un gobierno de concertación con los honestos de nuestro país sin tomar en cuenta su inclinación política sino su capacidad y voluntad de servicio al país. Y, que a partir de hoy, el Perú inicie un camino de paz, prosperidad y democracia. Que Humala sea un presididente de todos los peruanos y no de los mismos grupos de poder que, me temo, empezarán a coparlo.

Humala jamás debe olvidar que la mayoría votó por él por no votar por Keiko Fujimori, porque entendió perfectamente que eso hubiera sido una verguenza, el retorno a la dictadura, la corrupción y a los crímenes de lesa humanidad. Tampoco debe olvidar que así como el pueblo lo eligió, el pueblo lo puede sacar si lo defrauda y se convierte en otro Fujimori.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: