¿Un sicosocial para el indulto?

No deja de preocupar que, luego de la derrota del fujimorismo en las urnas, la salud de su líder en la sombra, mejor dicho en la cárcel, haya empeorado súbitamente por lo que tuvo que ser internado de urgencia en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas.

De acuerdo a la versión de su médico de cabecera Alejandro Aguinaga, el mismo de las esterilizaciones forzadas, Alberto Fujimori habría sufrido un importante sangrado en la lengua y que su estado de salud se viene deteriorando con una significativa pérdida de peso.

De ser cierta la versión de su galeno, sinceramente nos apena porque nadie está libre de caer en las garras de un cáncer, peor aún si este es terminal. Los médicos del Neoplasicas lo chequearán durante tres días y los médicos legistas seguramente harán lo propio para salir de dudas.

Sin embargo, todo esto es extraño. Cómo es que entonces hasta días antes de las elecciones Fujimori seguía recibiendo visitas en la Diroes desde donde incluso dirigía la campaña de su hija. Nadie habló del deterioro de su salud. Al contrario se admiraba su fortaleza y sagacidad para monitorear y aconsejar los pasos que debía seguir su hija en la campaña, tal como lo dejó entrever su propio hijo Kenji en sucesivas entrevistas. Igualmente Keiko aseguraba que su padre estaba bien y con mucho ánimo.

Estas contradicciones hacen dudar del deterioro de la salud del ex presidente sobre todo porque en estos días se habla insistentemente de un indulto presidencial, por “razones humanitarias” a cambio de la impunidad de los funcionarios del actual gobierno. Eso sería realmente una burla al país.

No es de extrañar que se otorgue este beneficio porque ya sucedió con otros reos de alto vuelo. Se cree que el apuro es porque, con el humalismo en el gobierno, el reo no tendrá las gollerías que ahora sí las tiene, como estar alojado en un inmenso establecimiento policial convertido en penal, y para él solito, que lo utilizó las veces que deseó como local partidario y con visitas hasta nocturnas, claro, permitidas por las autoridades penitenciarias por órdenes “de arriba” tal como saben decir cuando se les pregunta quien autorizó esas facilidades.

Por eso resulta extraño que se esté dando una gran cobertura periodística a la hospitalización del ex presidente condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, con transmisiones de la televisión en vivo y en directo exagerando la pérdida de su peso corporal (en más de 15 kilos que ántes su médico no se percató). Simultáneamente, el congrsista aprista José Vargas sale a decir a la prensa que el presidente García podría darle un indulto, pues “la dignidad de la persona humana está por encima de toda consideración” y Santiago Fujimori, hermano del recluso, coincida diciendo que “la situación de Alberto se agrava y que sugeriría un indulto”. Al mismo tiempo, el presidente Alan García declara que “si es por razones humanitarias, me parece bien (el indulto). Razones humanitarias es cuando una persona está padeciendo una terrible enfermedad y el sentido humanitario es ponerlo en su casa y hacer que convalezca”. Hasta la congresista fijimorista Luisa María Cuculiza no se quedó callada y aseguró del agravamiento de la salud de su lider. Y, finalmente, cerrando el círculo, el diario fujimorista Ojo publica primera plana y a todo lo ancho de la página “Fujimori grave”.

Un perfecto sicosocial para justifica el indulto. Y como en política no hay nada casual, no vaya a ser que nos estén metiendo gato por liebre porque al Apra le conviene que el fujimorismo le siga cubriendo las espaldas, que le siga perdonando sus pecados y lo libere de posibles sanciones.

Lo único que esperamos es que los médicos y jueces actúen con responsabilidad, sin presiones de ninguna clase y con la ley en la mano y, del mismo modo, la prensa no debe seguir haciéndonos ver fantasmas donde no existen porque esto ya parece un plan al mismo estilo montesinista. Lo peor sería que Fujimori se burle nuevamente de todo el país y se vuelva a ir a Japón, para disfrutar del dinero que se llevó.

Tenemos que estar con los ojos bien abiertos para que no nos hagan tragar el sapo del indulto por razones humanitarias. Esta medida no es aplicable para los casos de de delitos de lesa humanidad, es dcir contra los delitos que se cometen contra todos los habitantes del planeta. Y si se lo otorgan cualquier juez de cualquier parte del mundo estaría en capacidad de oredenar su detención para que el reo cumpla su condena.

Otra de las cosas que preocupa estos últimos días del mandato aprista es la dación de la famosa ley 29703 que sanciona a los corruptos “solo cuando hay perjuicio económico contra el estado”. A decir del zar anticorrupción Genaro Matute, “esta ley es un retroceso tremendo en la lucha contra la corrupción porque la evaluación del delito de colusión sin que haya prejuicio al Estado es un problema porque es difícil probar el perjuicio al Estado. La comprobación no necesariamente se ve en documentos ni procesos formales en el Estado. Se debe entender cómo se realiza una coima, esta situación es difícil de comprobar porque no es abierta”. Más claro ni el agua. Los apristas se han blindado para evitar ser sancionados y seguirán laborando hasta cuando quieran sin que nadie los toque. ¿Qué les parece?

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “¿Un sicosocial para el indulto?”

  1. Pedro Quispe Says:

    En el Perú, la derecha siempre ha utilizado estrategias para burlar la justicia. Esperamos que el nuevo gobierno trate por igual a todos lo que robaron, no solo fujimoristas, sino también apristas y cuanta persona sea culpable. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: