Un abanquino por primera vez en la Selección Nacional

Edwin Retamozo Palomino, aquel muchachito que hace poco jugaba con sus amigos de barrio en las polvorientas calles de la ciudad de Abancay, después de sus clases en el Colegio Miguel Grau y luego en el La Salle, donde terminó sus estudios secundarios, ya era una estrella en potencia que destacaba por su buen trato a la pelota, sus pases precisos, su temple y liderazgo.

Sus padres, nacidos en Huanipaca, uno de los distritos apurimeños más olvidados, tuvieron que verse obligados a migrar a Abancay para darles una mejor educación a sus hijos.

Desde muy niño, Edwin ya destacaba por su dominio del esférico. Cuando aún era un adolescente fue convocado al equipo de su plantel, el Glorioso Colegio Miguel Grau, donde también se formaron como deportistas otras grandes figuras del balompié apurimeño, entre ellas los hermanos José, Nilo, Boza, Walter y Humberto Castañeda y Joselo Valenza. Luego pasó al equipo de El Olivo para jugar en la primera fase de la Copa Perú.

Al viajar a Lima, para continuar sus estudios, participó en la Segunda Profesional, destacando en los equipos del Unión de Acos Vinchos y el Atlético Minero de La Oroya. En la profesional jugó defendiendo los colores del Inti Gas de Ayacucho y últimamente fue contratado por el club Cienciano de Cusco.

Gracias al buen ojo del Mago Markarian quien, al parecer se ha propuesto romper las argollas que primaron siempre en nuestro seleccionado, donde se convocaba preferentemente a los hijos de las viejas estrellas, solo por la fama de sus apellidos, o a aquellos que imponían los clubes, por más malos que sean, esta vez llamó a un mediocampista hormiga que sabe jugar en altura, que no le teme a los retos y tiene un gran apetito de superación.

Esta es la primera vez que Edwin viste la casaquilla del Seleccionado Nacional, y lo hizo bien, convirtiéndose en la gran sorpresa, hecho que debe enorgullecer a todos los apurimeños. Pero, a la vez es un gran reto para él porque a partir de hoy debe trabajar con más seriedad y dedicación para crecer y ganarse el puesto. Sobre todo, deberá cuidar su conducta dentro y fuera de la cancha porque se convierte en un ícono y un ejemplo para las nuevas generaciones de abanquinos que sueñan con ganar la Copa Perú y llevar a Apurímac el fútbol profesional. Esta es una tarea pendiente en la que todos debemos estar comprometidos, autoridades, periodistas, deportistas y colectividad en general. Hay que crear una conciencia responsable en la población, construir locales deportivos adecuados, promover una cultura de valores para que nuestros jóvenes amen el deporte y eviten caer en las drogas y otros vicios.

Y para ayudarlos a alejarse de estas lacras y las malas artes tenemos que darles todo nuestro apoyo, cuidando su correcta formación física e intelectual,vigilando que dediquen su tiempo libre en la práctica de algún deporte.

Todos, autoridades, padres de familia, grupos religiosos y ciudadanos en general, tenemos la obligación de cuidar a nuestros niños y jóvenes porque muy pronto serán ellos los nuevos dirigentes de nuestras regiones.

Felicitaciones a Edwin por este gran salto y suerte en sus próximos partidos porque estoy seguro que seguirán convocándolo mientras siga en esa linea de condducta. pPara esto solo hay que tener Paciencia y disciplina.

Anuncios

Etiquetas:

4 comentarios to “Un abanquino por primera vez en la Selección Nacional”

  1. Carlos Castro Maya Says:

    Hola mi estimado Herberth. Mis felicitaciones por tu blog. También me auno a la alegría de los abanquinos por la actuación de Edwin Retamozo en el seleccionado nacional y que sea la primera vez que un deportista de Abancay sea llamado a un representativo de fútbol de mayores. Pero, quiero recordar a través de tu blog, que en 1976, el jugador Hermógenes López Castro, que era volante del Miguel Grau, fue convocado a un seleccionado juvenil que era dirigido por el recordado Marcos Calderón. Si bién, no quedó en la nómina final que fue al sudamericano de Venezuela al año siguiente, aquella vez también fue una alegria para la afición abanquina. Muchas gracias por tu atención. Un abrazo.

    • CESAR SANDOVAL Says:

      Estoy de acuerdo contigo Carlos Castro. Primero fue
      Choclito, quien jugo dos copas Peru defendiendo los colores de Cienciano y fue nominado como el mejor jugador de la cancha cuando enfrentamos al Cañaña de Lamballeque el 83. Yo soy incha aferrimo de choclito.

  2. Alfredo Vilcas R. Says:

    Grande cholito, eres el orgullo de todos los apurimeños en especial de los abanquinos que estamos desde hace decadas con sed de triunfo, y también gracias al profe Markarian de romper con las argollas que tanto daño ha hecho al fulbol peruano. gracias Carlos por traernos a la memoria a nuestro maestro Choclito Lopez, era nuestro pata de barrio, aquellos años..Un abrazo para Edwin y que sigan los triunfos.

  3. Amilcar Says:

    Buena Edwin, eres orgullo de todos los abanquinos. Quiero manifestarle a Herberth, que “El Reta” se incio jugando en “Los tiburones” de La Victoria, equipo abanquino que, a su vez, fue el único que participó en el fútbol profesional, el año 1992,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: