¿Quiénes quieren hacernos bailar la conga…China o Chile?

La suspensión del proyecto minero Conga es el triunfo del extremismo y la intolerancia y una muestra del pésimo manejo político del gobierno que, hay que decirlo, no tiene operadores capaces para el manejo de los conflictos sociales, error del que se han aprovechado los opositores al desarrollo de la minería para ponerlo contra las cuerdas al presidente Ollanta Humala.

Es una lástima que se haya llegado a esta situación por la actitud intransigente de un grupo de dirigentes que persiste en pedir la cancelación definitiva de la actividad minera en Cajamarca. Con esta posicióna, sin duda demagógica, lo único que se logra es fomentar el caos y atentar contra la estabilidad del gobierno. Y no solo eso, se espanta a los empresarios que, según los informes económicos, en cinco años piensan invertir cerca ce 50 mil millones de dólares. Igualmente, pierden los cerca de seis mil trabajadores directos e indirectos que quedarán en la cochina calle porque los primeros no recibirán sus salarios puntualmente con todos sus beneficios sociales y los otros no podrán seguir prestando sus servicios particulares., del mismo modo, el estado tampoco podrá recabar impuestos. En definitiva pierde la nación en su conjunto.

Claro, esto no justifica en nada la actitud de la empresa que no supo explicar bien sus planes de explotación sin afectar la ecología de la zona. Ahora que ya estalló el conflicto será muy difícil convencer a los pobladores que aquí se utilizará la más moderna tecnología para evitar precisamente los daños ecoógicos que se pudieran producir. Se les dio cancha libre a los dirigentes y a las ONGs ambientalistas para que hagan de las suyas, al extremo que se dieron el lujo de utilizar argumentos falaces y hasta subversivos para soliviantar a las masas. Desde un principio la desinformación estuvo a la orden al día, manejada muy bien por los  antimineros.

La empresa ni el gobierno hicieron un buen uso de las bondades de las comunicaciones, hecho que fue aprovechado por los agitadores. El presidente regional de Cajamarca Gregorio Santos, que dice velar por los intereses de su pueblo, con su discurso elevado de tono solo ahuyenta las inversiones y se zurra en el gobierno que es quien le da la plata para hacer obras que ni siquiera las materializa porque no tiene capacidad de gasto. Es tan insolente que no tuvo el empacho de exigir la presencia del presidente Ollanta Humala en Cajamarca y pedir el cambio de la Constitución . Su posición es pues politiquera y oportunista. No cabe duda que está utilizando este conflicto para encumbrarse como caudillo cuando ni siquiera tiene capacidad para gastar el presupuesto que le asignaron para hacer obras en su región, a pesar de las grandes necesidades de su pueblo. Detrás de él está nada menos que un ex miembro del MRTA Wilfredo Estanislao Saavedra Marreros quien, al parecer, es quien lo maneja a su regalado gusto.

Que hay que corregir errores, hay que corregirlos. Tiene que respetarse el recurso agua y el medio ambiente. Todos estamos de acuerdo con eso. Nadie que tenga uso de razón puede pensar lo contrario. Hay que evitar la contaminación ambiental y el envenenamiento de las aguas. Para eso están las autoridades de los ministerios del Medio Ambiente y de Energía y Minas. Lo que pasa es que algunos funcionarios enquistados en las oficinas burocráticas de Lima emiten resoluciones y otorgan permisos más de favor que por los estudios presentados. Ese es el meollo del asunto.

¿Qué hacer ahora? Empezar de cero. Explicar a la población que es posible la convivencia de la minería con la agricultura. Dejar de lado las posiciones intransigentes para llegar a consensos. Convencer a la población que se hará una explotación racional sin afectar el medio ambiente. Que puede extraerse armónicamente el oro, sin afectar el agua. Que se respetará las lagunas y, algo más, que se construirán reservorios para duplicar o triplicar las aguas destinadas a la agricultura y al consumo humano y que estas serán conducidas a las comunidades a través de una gran red canales. En cuanto a los desmontes, estos serán ubicados en lugares adecuados o en la construcción de lagunas artificiales.

Si fuera necesario, que se convoque a una consulta ciudadana con veedores de organismos internacionales para evitar la manipulación política del asunto.

Es factible que nuestro país cuente con una explotación minera sana, respetuosa del medio ambiente, tal como ocurre con Canadá, Alemania, Australia, Noruega o Dinamarca, donde los campos son verdes, las aguas azules y el aire limpio, por el respeto a la naturaleza y los aportes de la gran minería.

El cura Marco Arana, Wlfredo Saavedra y el presidente regional Gregorio Santos, con su radicalismo, al parecer no quieren el desarrollo de Cajamarca porque saben que el extremismo se nutre de la miseria. Espantan a los inversionistas para que siga el statu quo de la pobreza y así tener los argumentos para enriquecer su discurso, protestando por todo. ¿Quién financia estos movimientos? ¿No será que la mano negra de Chile está detrás de todo esto? No sería nada raro porque nuestro país se ha convertido en el boom minero latinoamericano y en Chile existe el temor que los desplacemos de su hegemónica posición. Tampoco hay que descartar la voracidad del dragón chino porque Santos es admirador del maoismo y no hace mucho fue visitado por el embajador chino que tiene mucho interés en hacerse de más minas en el norte peruano.

Está pues en juego miles de millones de dólares. No vaya a ser que, con este conflicto, Chile o China nos quieran hacer bailar la conga. Los servicios de inteligencia deben estar atentos y no descartar esta posibilidad.

Cancelar definitivamente el proyecto minero de Conga, tal como lo exigen los dirigentes, sería un pésimo precedente para el país y una gran pérdida económica para Cajamarca porque se le privará de recursos para salir de la pobreza. Y, lo más grave, si este proyecto cae, caerán otras minas por efecto dominó y eso sería una catástrofe nacional.

Sin embargo, vale la pena aclarar que, así como deseamos que haya más inversiones en nuestro país, nos mantendremos vigilantes para señalar a los malos empresarios que pretendan atentar contra el agua, la tierra y el aire, recursos naturales que todos tenemos la obligación de cuidar.

 

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “¿Quiénes quieren hacernos bailar la conga…China o Chile?”

  1. César Carbajal Says:

    Quisiera saber cuanto cobra Heberth para defender a las corporaciones. En fin en la democracia hay de todo, hasta me tome el tiempo de leer todo este artículo, igual lo del CELAC. Lamentablemente encuentro una intención de confundir o desinformar a la opinión pública. Heberth se alinea con el desaparecido estadounidense Joseph Raymond McCarthy (Cómo va a decir que Arana y Gregorio Santos fomentan la miseria?). Habla de minería ecológica como en Canadá y Australia cuando en esos paises, a parte de los impuestos, las mineras pagan 18% en Regalías en Canadá y casi el 30% en Australia, nada comparado con el 2% promedio que se pagaba en Perú (Aunque ahora se dice que subieron).

    • herberthcastroinfantas Says:

      Apreciado César, lector de mi blog:

      No solamente no estoy de acuerdo con sus especulaciones sobre mi persona, sino que las rechazo. Si he publicado su comentario es porque soy respetuoso de todas las opiniones pero eso no significa que las acepte. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: