Gobierno de Humala afronta su primera crisis ministerial

La renuncia del Presidente del Consejo de Ministros Salomón Lerner Ghitis, al parecer, tiene mucho que ver con su disconformidad con la declaratoria de emergencia en Cajamarca ya que, mientras él negociaba con los dirigentes, tratando de llegar a un entendimiento, el gobierno daba a conocer en Lima la medida de urgencia haciéndolo quedar como una zapatilla. Esto habría sido la gota que rebasó el vaso de agua porque las discrepancias en torno al manejo de este conflicto se venían ahondando en los últimos días. Un testigo presencial asegura que la primera amargura de Lerner, al llegar a Cajamarca, fue su encontronazo con un agente de inteligencia que tenía la orden “de arriba” para evitar el ingreso de Wilfredo Saavedra, presidente del Frente de Defensa Ambiental, a la mesa de diálogo.

Con Lerner deben renunciar todos sus ministros, de acuerdo a la Constitución, hecho que constituye la primera crisis ministerial de la administración Humala. Aquí la carta de renuncia irrevocable…

Apreciado señor Presidente:

Me dirijo a usted con el propósito de saludarlo y al mismo tiempo agradecerle la confianza brindada al designarme como presidente del Consejo de ministros, cargo que he desempeñado desde el 28 de julio de 2011.

Conforme lo hemos conversado personalmente, considero que el Gobierno ha desarrollado acciones que han implicado el cumplimiento de una primera etapa, caracterizada por la generación de confianza a los agentes económicos, sectores productivos y la sociedad en general. En esta etapa se han reafirmado los ejes de la administración de su gobierno, referidos al crecimiento con inclusión social en democracia, igualdad de derechos y oportunidades para todos, concertación económica y social en el ámbito nacional, regional y local y el reencuentro histórico con el Perú rural, los que fueron ampliamente desarrollados en los Lineamientos de Política expuestos ante el Congreso de la República el 25 de agosto de 2011 y que constituye el norte de la acción gubernamental de cambio en democracia.

En estos cinco meses de gestión, hemos trabajado arduamente impulsando acciones vinculadas a las diez políticas públicas contenidas en los mencionados lineamientos de política, y que resumen, señor Presidente, el consenso ciudadano por el que han votado los peruanos y que tienen como propósito el desarrollo de nuestro Perú con el que usted está tan comprometido, tal como día a día lo comprobamos quienes trabajamos con usted y como lo percibe la propia ciudadanía.

En este marco, nuestra línea directiva ha sido el diálogo y la búsqueda de consenso evitando la confrontación entre peruanos y que reafirma nuestra vida y vocación democrática.

Tal como se lo he expuesto, el inicio de una nueva etapa de trabajo gubernamental requiere de ajustes en la conducción general del gobierno, así como de la estrategia de la acción gubernamental y de la ejecución de una agenda que responda a los lineamientos programáticos del gobierno.

Con el único propósito de que usted quede en total libertad para realizar los ajustes mencionados, presento a usted mi renuncia irrevocable al cargo del Presidente del Consejo de Ministros.

Con el respeto y aprecio de siempre, reitero a usted mi agradecimiento por la oportunidad de haber servido a mi país desde el cargo de presidente del Consejo de Ministros que tuvo usted a bien conferirme.

Atentamente,

Salomón Lerner Ghitis.

Inmediatamente se supo de la renuncia, las especulaciones no se dejaron esperar, algunos políticos salieron para dar a conocer sus temores de una posible vuelta a la primera hoja de ruta del Partido Nacionalista, advirtiendo que esto sería un caos, (mismos guachimanes de una economía ultraliberal). Mientras que otros decían que esta crisis es el inicio de la militarización del gobierno por el hecho que el sucesor de Lernes es nada menos que el Teniente Coronel (R) Oscar Valdéz Dancuart, instructor de Humala en la Escuela de Militar de Chorrillos, hasta ayer Ministro del Interior y considerado como integrante del ala dura del gobierno.

No es un secreto el viraje político de Ollanta Humala, desde el Cade 2010 en Urubamba-Cusco, siguiendo seguramente el consejo maquiavélico de su asesor brasileño que para ganar las elecciones hay que ser de izquierda y para gobernar de derecha. Y claro, lo peor que nos puede ocurrir ahora es que se convierta en un mandatario autoritario, con la protección militar, tal como ocurrió con Fujimori.

Pienso que esto no ocurra, al menos por el momento, porque la población se ecnuentra aún muy sensible con todo aquello que significa dictadura, pero se ve que a Ollanta ya empezó a gustarle los halagos del poder económico. Al parecer, las pasadas de mano de los diarios de derecha, que solo hace unos meses lo trataban de cachaco, improvisado y autoritario y le daban de patadas en la parte que más duele, están rindiendo sus frutos porque han logrado doblegarlo y sacar del gabinete a los ministros progesistas, es decir, a los de izquierda moderada. Hace rato que la ultraderecha tenía la puntería puesta en Susana baca, Aída García naranjo, Daniel Mora, Ricardo Giesecke, Kurt Burneo y Francisco Eguiguren.Pero, ¡cuidado! este puede ser solo un tiunfo pírrico.

El señor Humala, al parecer, no sabe que la derecha nunca pierde. Sus seguidores, que están siempre bien con todos los gobiernos difícil que dejen la mamadera y pobre del gobernante que quiera salirse de su control, lo castigarán sin clemencia hasta hacerlo fracasar. Estamos seguros que, a su primer intento de irse por la senda de la izquierda, por más moderada que esta sea, los diarios y las encuestadoras saldrán tras él y le darán duro hasta doblegarlo y, si fuera necesario, le clavarán los dientes en la yugular hasta anularlo. Ya Datum preparaba su primera encuesta, para tirarse abajo a los izquierdistas, pero se le adelantaron en los cambios ministeriales. Y como esta encuestadora tampoco pierde, estoy seguro que ahora saldrá a decir: “la medida fue aplaudida por una gran mayoría”. Así funciona la cosa.

Por eso este es el momento de recordarle al señor Humala que el único apoyo confiable que tiene es el pueblo que lo llevó a la silla presidencial. Es el pueblo que, en definitiva, saldrá a las calles a defenderlo si se lo merece. Pero, si le da las espaldas y empieza a gobernar solo para unos cuantos tiovivos, está en peligro de quedar solo y convertirse en presa fácil de esas fieras que están al acecho. Y, ni el Chapulín Colorado podrá defenderlo, por más que recurra a las FFAA.

Hay que cruzar los dedos para que no se cumplan las sospechas de Yehude Simon, de una indeseable ruptura de la democracia y se apodere del país un gobierno autoritario. Eso sería retroceder en todo. Pero, como aquí cualquier cosa puede suceder, no sería nada raro que un día de estos decidan reemplazar al Partido Nacionalista por las Fuerzas Armadas, el partido de todos los mandatarios autoritarios. Y, como no hay nada casual en política, también nos hagan tragar el sapo que Fujimori está “muy enfermo” y hay que indultarlo por razones humanitaria, cuando la verdad es otra, canjear el apoyo del fujimorismo por el indulto. No por gusto en estos últimos días han arreciado las declaraciones, las encuestas y los comentarios en apoyo del indulto. Y, coincidentemente, se autoriza el viaje de Lory Berenson para que la gente diga “Si a la emerretista se le da estas gollerías a Fujimori por qué no? En fin, guerra avisada no mata moros.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: