Camarada Artemio fue capturado vivo

En un operativo conjunto de las FFAA y FFPP, herido y al borde de la muerte, fue capturado en un caserío de palos y calaminas a orillas del Alto Huallaga Florindo Flores Hala, conocido como el Camarada Artemio, último mando del debilitado grupo terrorista Sendero Luminoso. Junto con él fueron aprehendidos dos de sus lugartenientes,al mismo tiempo que se logró requisar valioso equipo militar que servirá para continuar con las investigaciones.

Las mochilas, fusiles, granadas, uniformes de camuflaje, municiones, teléfonos satelitales y libretas de apuntes, de gran valor de inteligencia, fueron presentados por el propio presidente de la República Ollanta Humala y los Ministros del Interior y de Defensa. Este hallazgo servirá para determinar de dónde proviene este material y, seguramente, quiénes les vendieron a los subversivos.

Este es uno de los golpes más importantes a Sendero Luminoso luego de la captura de su fundador e ideólogo Abimael Guzmán, hecho que constituye un gran éxito para el actual gobierno. Esta captura es devastadora para los remanentes del senderismo. Seguramente no es su derrota final, pero si un golpe de gran magnitud que no debe envolver de triunfalismo a nadie, al contrario las fuerzas militares y policiales deben aprovechar esta captura para ajustar el cerco hasta lograr la derrota total de esta agrupación trrorista que ha dejado miles de víctimas. Hay que seguir presionándolos hasta obligarlos a estos subversivos, narcoterroristas o como se les llame, a deponer las armas y a someterse a ley. De ninguna manera debe actuarse atentando contra los derechos humanos como en el pasado ni mucho menos esta captura debe servir para que los miembros del gobierno inflen el pecho y se pavoneen como ocurría en la época de Fujimori.

Mientras exista el narcotráfico sobrevivirá el senderismo porque, no hay que olvidar que, luego de la caída de Guzmán, sus huestes tuvieron que aliarse con los narcotraficantes para contar con los fondos suficientes y así poder subsistir. Por eso, todavía no hay que cantar victoria, eso sería un error. Los narcotraficantes harán todo lo posible para reemplazar a Artemio, su wachiman más fiel e importante. lo harán lo más antes posible y, como es lógico, le proveerán de los fondos suficientes. Necesitan de protección y operativos de distracción para seguir con sus traslados de droga. No sería nada raro que, en respuesta, realicen algún ataque sorpresivo. Las FFPP tendrán que mantenerse en alerta para evitar bajas innecesarias, como ya ocurrió en anteriores oportunidades.

Este exitoso operativo se debe, no tanto al accionar policial militar, sino a la decisión política, que no se dio en los anteriores gobiernos por razones extrañas. Ollanta había ofrecido no ceder un centímetro a los terroristas en la campaña y lo está cumpliendo, hay que reconocerlo. Ya nos extrañaba que habiéndose destinado ingentes cantidades de dinero en inteligencia y en equipamiento, en el pasado, no se haya avanzado mucho. Al contrario, luego de la caída de Guzmán, los senderistas realizaron varios ataques a puestos policiales, se bajaron helicópteros, atacaron a las patrullas militares y se daban el lujo de pasearse por los pueblos de la selva, como Pedro en su casa.

Igualmente, para derrotar el narcotráfico también se requiere de decisión política. Porque nadie se explica cómo es posible que los insumos pasen por los controles policiales sin que nadie se de cuenta, que haya en la selva grifos que vendan más kerosene que en cualquier otro lugar y nadie sospeche que algo raro esté pasando allí, que se construyan edificios y casas de lujo sin préstamos bancarios, que de la noche a la mañana aparezcan empresarios millonarios, que no haya un control en la comercialización y transporte de químicos que los narcotraficantes utilizan en la elaboración de la pasta básica de cocaína. Si hubiera una decisión política se pondría a todos los funcionarios que se hacen de la vista gorda entre rejas y se tendría un control más estricto en la venta de insumos, en el transporte y, sobre todo, en los signos exteriores de riqueza de los dos mil nuevos millonarios que aparecieron últimamente. Así de simple.

La captura de Artemio es pues un importante logro en el camino hacia la pacificación del país. Y debe ser procesado de acuerdo a ley y en el marco de los derechos humanos, como lo fue su captura. No hay duda que se merece la cadena perpetua tal como ofreció pedir el Fiscal de la Nación José Peláez Bardales. Por otro lado, ahora es el momento de empezar en serio la atención a las zonas más pauperizadas del país, como Ayacucho, Apurímac y Huancavelica, donde la pobreza sirve de caldo de cultivo para el accionar de los grupos terroristas. Falta limpiar el Vraem, donde el camarada José hace de las suyas. No olvidemos que es otro peligroso wachimán del narcotráfico, rival de Artemio, que prácticamente se ha apoderado de esa zona y se pasea libremente. Se dió el lujo de bajarse helicópteros, planificar emboscadas y atacar puestos policiales, sin que hasta ahora no se le haya tocado un pelo.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: