Premier Valdés en la cuerda floja

El Premier Oscar Valdés se enreda en su propia telaraña y sufre las consecuencias de su intransigencia, de su posición de extrema derecha, tan obsecuente que no tiene el reparo de elogiar la política de Alberto Kenya Fujimori, lo que revela por quien late su corazoncito. Como los peces, muere por su propia boca, por sus propias y desacertadas declaraciones y odio a quienes no piensan como él.

Y ante las murmuraciones de su salida, la derecha se rasga las vestiduras, Jaime De Althaus se desespera y pega el grito al cielo, Expreso zapatea, Federico Salazar como defensor del ultraliberalismo zapatea y Aldo Mariátegui se muerde la lengua por la cólera. Para reforzar esta sólida defensa, que cuanto la quisiera el tío Markarian para su alicaída selección, Nadine Heredia, la esposa del presidente envía un mensajeito electrónico apoyando a Valdés y hasta el propio mandatario se tomá un café con él en el Sheraton. Todo esto no es más que una muestra de la desesperación que hay en la margen derecha de este río revuelto. Y no dejan de tener razón porque la imagen del Primer Ministro se está desgastando más rápido que faja de freno de microbús.

No olvidemos que Valdés entró al primer ministerio con el pie en alto, a la mala, para romper el diálogo con Santos y aplicar la política del caballazo en Cajamarca, estrategia pedida a gritos por la prensa de la ultra derecha, la misma que dijo que la marcha por el agua había sido un fracaso y su mitin en Lima de cuatro gatos, por eso la ignoró. Lo que no se sabe es que si esta medida fue aplicada de mutuo propio o por consejo del asesor de palacio, el brasileño Luis Favre

La receta de la mano dura pudo haber funcionado en medio del caos, en el pico del conflicto, pero no en el tiempo, porque el pueblo ya está harto del autoritarismo. Lo que quiere es diálogo, entendimiento, acuerdos claros que no avasallen sus intereses, destruyan sus campos de cultivo y no contaminen sus aguas y envenenen su aire.

Valdés creyó que solo poniendo orden y cortando el presupuesto a la Región de Cajamarca iba a solucionar el problema, craso error. Con ello solo consiguió el aplauso de un sector de la derecha, más no de una población olvidada, avasallada por la voracidad minera y excluida de los grandes beneficios económicos que brinda la explotación de esta riqueza no renovable.

Ahora que las cosas se ven con más calma, ahora que las causas de los conflictos sociales salen a luz, el país se da cuenta que no todo lo que dicen algunos medios de comunicación es verdad. Se da cuenta que el oro y el agua sí pueden convivir siempre y cuando se los explote adecuadamente y se respete el medio ambiente.

En el caso de Conga, se debe fomentar el entendimiento en lugar de buscar el enfrentamiento, el diálogo en lugar del desprecio por los dirigentes, por más que estos tengan otros intereses subalternos y busquen causar problemas. Si es así hay que desesmascararlos con pruebas y no solo con suposiciones y especulaciones. Valdés está en la obligación de convocar a los dirigentes de Cajamarca y no actuar despóticamente. Tiene que comportarse como político más que como militar. De lo contrario le recomendamos que vaya redactando su carta de renuncia porque en cualquier momento, cuando las papas quemen y la cosa sea insostenible, se la pedirán. Está en la cuerda floja, de eso no cabe duda. Y ante la presión ciudadana, hasta sus defensores de hoy se harán de la vista gorda.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: