Secuestro al estilo del MRTA y las FARC

Se dice que son 36 los secuestrados, algunos aseguran que son cuarenta, en un primer momento se aseguró que eran solo siete. Lo que menos debe interesar es cuántos sean ni quiénes sean, lo que importa es que los narcoterroristas mantienen en rehenes a un grupo de compatriotas que se ganaban la vida trabajando en un campamento de las empresas contratistas Skanska y Constructores Modulares que le prestan servicios al consorcio Camisea en La Convención-Cusco.

Este cobarde y repudiable ataque a un grupo de profesionales y obreros desarmados, que descansaban en tres alojamientos rentados, sin mayor protección que sus cascos y uniformes de trabajo, que no son dueños de nada y solo dependen de su salario, debe merecer la condena de todos los que amamos la libertad y queremos vivir en democracia. Pero, a la vez, debe hacernos reflexionar sobre la inseguridad en que vivimos y no como declararon algunas altas autoridades, hace solo unos días, que Sendero Luminoso había sido prácticamente derrotado con  la captura de Artemio.

Este nuevo ataque narcoterrorista les tapa la boca. Que les sirva de escarmiento para que no asuman posiciones triunfalistas.

En un anterior comentario había dicho que, frente a esa captura, no valía la pena pavonearse porque aparecerían más Artemios y se producirían nuevas acciones para demostrar precisamente que Sendero no está acabado, ni mucho menos destruido. Por eso lo lógico era reforzar las medidas de seguridad en todas las zonas vulnerables y no dormirse en los laureles.

Muy poco es lo que se sabe sobre este secuestro perpetrado al mismo estilo del MRTA para no irnos muy lejos y decir al estilo de las FARC. Según un panfleto escrito a puño y letra, entregado a tres de los secuestrados liberados, los secuestradores piden una fuerte suma de dinero y explosivos. Lo único cierto es que un comando de más o menos treinta subversivos, armados hasta los dientes, ingresaron a los alojamientos y se llevaron a un grupo no determinado de trabajadores entre los que se encontraban  los ingenieros José Culki Romero y Francisco Zúñiga Rodríguez, este último residente de obra y los choferes Jorge Vargas Díaz y Arístides Cruz Condori, así como el almacenero Percy Auccapuri y los obreros Mario Samuel Torres Pineda, Antonio Lozano Salvas, Jorge Cortez  Sara y Joaquín Pérez Ramírez.

Esta modalidad constituye un giro de 180 grados en la estrategia de Sendero. Habría decidido adoptar el estilo del MRTA, agrupación que se financiaba, no olvidemos, realizando secuestros y donde uno de sus especialistas fue nada menos que un chileno. No vaya a ser que en esta nueva modalidad de Sendero, también esté involucrado un extranjero.

Y ahora ¿Qué hacer?

En primer lugar iniciar una cacería sin tregua hasta dar con el paradero de los secuestradores. De ninguna manera negociar. Si se quiere acabar con esta nueva modalidad criminal no se debe negociar. Eso sería un gran error, una muestra de debilidad del estado y la derrota moral del país. El gobierno tiene la obligación de proteger la vida de sus ciudadanos, pero también de actuar ciñéndose al imperio de la ley.

Esta es una buena ocasión para que las Fuerzas Armadas y la policía nos demuestren su grado de preparación, las mismas que están facultadas para recurrir a todos los medios legales que les permite la constitución, rastrear a los subversivos, capturarlos y ponerlos en manos de la justicia, tal como ocurrió con Artemio y el mismo Abimael Guzmán, salvo que quieran resistirse y se sometan a las consecuencias. Entablar una negociación sería ponerse a la altura de los secuestradores y hacer lo que ellos quieren.

Conocemos la selva y sabemos lo difícil que es operar en esa zona, más aún en temporada de lluvias, pero también es cierto que hoy las FFAA cuentan, por lo menos eso es lo que todos creemos, con los más sofisticados medios para operar. Hoy es cuando debe verse en qué se gasta el abultado presupuesto que se asigna a los organismos de inteligencia y a la defensa nacional. Este es el momento de usar todos esos aparatos de “alta tecnología” que se muestran en los desfiles de Fiestas Patrias para dar con los raptores. El país así exige como también, estoy seguro, el país sabrá recompensarlos si tienen éxito en esta misión.       

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: