Justificada indignación

 

 

La opinión pública está indignada por la forma como está siendo encarada la lucha antisubversiva en la selva sur. Luego del secuestro y posterior liberación de los trabajadores de las empresas que le dan servicio al consorcio Camisea donde se quiso mostrar el operativo como un “rescate impecable” cuando en realidad fue una liberación voluntaria o pagada, no se sabe, nadie entiende qué es lo que está pasando en el interior de nuestras FFAA.

Ahora es un desesperado padre, y no los 1500 efectivos desplazados en la zona, con un  presupuesto altísimo, quien halla el cuerpo destrozado de su hijo y luego de cargarlo varios kilómetros con ayuda de dos machiguengas vence la espesura de la selva para llega al pie de carretera y finalmente tomar un taxi que lo condujo a Kiteni donde, en medio de lágrimas, hace entrega de los restos diciendo “General, he hallado a mi hijo, está muerto, está destrozado”. De acuerdo a una versión de un testigo ocasional, publicada en la revista Somos, le dijo al jefe de operaciones “Es indignante lo que han hecho con mi hijo, es una cobardía que no hayan querido salir a buscarlo y que yo haya tenido que arriesgar mi vida en la selva para encontralo”

Recordemos que tampoco fueron los miembros de las Fuerzas Armadas o las Fuerzas Policiales quienes hallaron al sub oficial Luis Astupillca, compañero de Vilca, quien salió de la selva sin ayuda de nadie y tuvo que caminar hacia la población más cercana donde fue auxiliado por una pobladora porque el herido no vio a ningún compañero de armas en los alrededores.

Una vez más hay que elogiar el valor de un padre que no se resignó a escuchar las explicaciones de los jefes militares que siempre tienen un pretexto para disculparse, unas veces diciendo que es la difícil condición de la selva, el clima y otras veces la falta de recursos, olvidando que por norma y honor tienen la obligación de no abandonar jamás a sus combatientes, pase lo que pase, más aún si están heridos.

Por todo lo ocurrido en los últimos meses, se nota que las cosas no están funcionando bien en el interior de nuestras Fuerzas Armadas y sería una irresponsabilidad no hacer los ajustes necesarios. En lo político y militar, el Presidente de la República tiene que hacer rodar cabezas porque las estrategias las dan las personas y si las personas no tienen buenas ideas y son incompetentes es mejor removerlas cuanto antes, antes que la chispa termine por incendiar la pradera. Tiene que actuarse con celeridad y decisión para revertir la situación y no tapar los errores con cortinas de humo.

Pero, la indignación no es solo por los casos ocurridos, sino porque en los últimos meses no se ha visto resultados sin embargo de tener el dinero suficiente en la caja fiscal. Los contribuyentes tienen todo el derecho de saber en qué se gasta sus aportes y si estos gastos están debidamente fiscalizados. Las pérdidas de vidas son mayores en el lado de las fuerzas del orden y ninguna en el lado de los terroristas. Nadie se explica cómo un puñado de subversivos, en la práctica, tenga zonas liberadas en la selva y todo un ejército con toda la tecnología militar, organización, armamento y toda la inteligencia a su servicio no logre ubicarlos y capturarlos.   

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: