La 42 Asamblea de la OEA : Puro bla bla bla

La Cuadragésima Segunda Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizada en Bolivia fue más de lo mismo, puro bla bla bla. Los mandatarios que participaron no fueron capaces de estar a la altura de sus responsabilidades para llegar a conclusiones que los enorgullezcan, dando la impresión que estuvieron en Cochabamba más en plan de paseo, por no decir de turismo, que de trabajo.

Ni siquiera fueron capaces de emitir una resolución contundente para luchar de manera frontal contra el hambre y la desnutrición infantil que bordea los 53 millones en Latinoamérica y el Caribe. Se enfrascaron en una estúpida discusión sobre la conveniencia o no de un nuevo sistema interamericano y críticas a la Comisión de Derechos Humanos, sin llegar a nada concreto. Este problema que viene arrastrando la República de Bolivia desde la guerra con Chile conocida como la guerra de la rapiña porque la obligaron a ceder toda una porción de territorio que le permitía salir al el Oceano Pacífico, robo que fue vergonzosamente consagrad en el Tratado de 1904, llaga que la OEA no es capaz de subsanar. Sin Embargo los bolivianos tienen todo el derecho de enjuiciar a Chile ante la Corte Interamericana de La Haya.

La OEA, en lugar de condenar con firmeza la prepotencia del Gobierno Británico, le dio un tibio apoyo a la Argentina en su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, solo para salir del paso. Una nueva mecida que sirve para engañar a los creyentes argentinos y así tranquilizarlos por un año más porque, sus directivos al parecer saben que son muy buenos en fútbol pero no en dimplomacia.

Igualmente, el presidente Evo Morales en su condición de anfitrión quiso sensibilizar a sus huéspedes y pedirles su apoyo en sus demandas de salida al mar para su mediterráneo país y ni bola que le dieron. Imagino que esa noche no durmió por el desplante. Este problema que arrastra Bolivia desde la guerra conocida como del robo, que se consagró luego con el vegonzoso tratado de 1904 es una herida que aún no cicatriza y la OEA no quiere atender. Sin embargo Bolivia tiene todo el derecho de acudir a la Corte Interamericana de Justicia de La Haya.

Frente a los pedidos tanto de Morales como de Correa, particularmente yo no estoy de acuerdo con que se recorte la autonomía de la Comisión de Derechos Humanos. Eso sería un gran error y darles carta blanca a algunos presidentes que tienen cola de paja por sus prácticas dictatoriales sin embargo de haber sido elegidos democráticamente.

Que la OEA necesita reformas, es cierto. En las condiciones actuales no sirve para la maldita cosa. Es solo una “insulza” (con z en alusión a su Secretario General) burocracia que se gasta un millonario presupuesto para hacer saludos a la bandera y cumplir a pie juntillas los mandatos de los EEUU y Canadá. Pero, en este manejo la culpa no la tienen estos países sino quienes los secundan y votan en las asambleas como ellos quieren, actuando con miedo y reservas cada vez que tienen que tratar casos sensibles.

Una vez más se ha perdido una gran oportunidad para discutir temas importantes como trabajar por una América más unida, so;idaria y democrática, para ver cómo resolver los problemas de la salud y la migración, cómo enfrentar la desigualdad, el armamentismo, el libre comercio y los efectos del cambio climático.

Lamentablemente, la OEA en lugar de abrir las fronteras del entendimiento las está cerrando más, en detrimento del desarrollo que se merecen nuestros pueblos.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: