Humala ha cambiado, Sí o no?

Esa era la pregunta que con mucho olfato periodístico, hacía Augusto Alvarez Ródrich a sus oyentes de radio Capital porque era el tema del día, luego de las declaraciones de Ollanta Humala en el sentido que no había cambiado luego de llegar a la presidencia. Y como el teléfono de la emisora siempre anda ocupado, las personas que, como yo, queríamos intervenir, nos quedamos con los crespos hechos y con todas las ganas de decir algunas verdades porque, lamentablemente, a esa hora es más fácil que entre un elefante por el ojo de una aguja que una llamada al departamento de producción de la emisora, para tranquilidad de “chiqui” a quien lo han convertido, tanto Augusto como Rosa María Palacios, en el personaje más popular de la radio sin darse cuenta que, a ratos, ya resulta pesadísimo de tanto mencionarlo. Lo hacen no sé si por pasarle la mano al controlador de sus voces o por apoyarse en él para tener un pretexto de conversación. Hasta que acabó el programa y no pasó nada porque la mayoría de los que intervinieron hablaron más de sus problemas personales que del tema. Muy pocos fueron los que opinaron con acierto sobre la confesión del presidente.

Lo que yo quería decirle a Augusto es que, como él bien lo sabe, Humala ha cambiado desde el momento en que lo obligaron a firmar “la hoja de ruta” por quienes ya sabían que iba a ganar las elecciones y estaban recontra asustados. Lo sabían a través de las verdaderas encuestas entregadas bajo la mesa, no de aquellas que se publicaban en los diarios. Estaban seguros que Humala tenía una mejor opción que Keiko Fujimori, y eso los tenía locos.

Esos mismos que lo odiaban y apoyaron a Keiko, hoy lo alaban porque no tienen bandera, ellos no se casan con nadie porque solo les interesa el negocio. Y, claro, los que lo eligieron se han convertido en sus opositores porque sienten que les han robado el voto. Están defraudados, engañados. Uno de los oyentes opinó que si Humala no hubiera cambiado, no habría Conga. Más claro, ni el agua.

El candidato que firmó la hoja de ruta, posteriormente, siguió vociferando en calles y plazas que haría un cambio, pero la realidad es otra. Sigue la misma política económica, quizá para bien, no lo sabemos, eso se sabrá después, pero sin tocar nada, sin hacer los reajustes necesarios. Humala se ha amoldado a los planes trazados por la derecha, convirtiéndose en guachimán de sus intereses, sin modificar nada, sin tocar a los grandes, es el nuevo operador del mismo proyecto trazado y seguido por sus antecesores, donde los beneficiados son unos cuantos tiovivos y los menos favorecidos los más necesitados.

La derecha lo secuestró y hoy es su prisionero. Humala no solo ha cambiado sino que le ha mentido al país. Siguió la misma criollada de Alan, Toledo y Fujimori, de ganar con engaños los votos de la izquierda, de los pobres, de los más humildes, para luego gobernar con el programa de la derecha. El Perú voto por el cambio y no por el continuismo.

Contrariamente a lo que ofreció en la campaña electoral, Humala no se ha deshecho de los corruptos, de los sinvergüenzas, de los coimeros, sigue con la misma burocracia dejada por sus antecesores y aumentada por algunos de sus partidarios y ex militares. Quiere quedar bien solo con un sector del país, sin importarle que quienes lo llevaron a palacio son los otros, los más humildes, los olvidados, los engañados de siempre.

Mostrarse en público para decir que no ha cambiado es un descaro. Claro que sí ha cambiado, sino pegúntenle a Don Isaac.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: