Asilo de Assange enfrenta a Ecuador con el Reino Unido

Lo que debería ser un trámite simple y sin mayores temores y sobresaltos, si nos sujetamos a los tratados internacionales que reconocen el asilo político y a la Convención de Viena que obliga a los estados miembros respetar la inviolabilidad de las sedes diplomáticas, el asilo de Julián Assange, se ha convertido en un conflicto de consecuencias impredecibles.

Luego del anuncio del canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, en conferencia de prensa, que su Gobierno había decidido otorgar el asilo al fundador de Wikileaks, no tardaron en llegar las primeras amenazas del Reino Unido dando a entender que se reservaba el derecho de incursionar en la sede diplomática ecuatoriana en Londres. “Nosotros no autorizaremos a Assange a salir libremente del Reino Unido y no hay ninguna base legal para que lo hagamos” gritó el canciller británico William Hague. Esto exacerbó no solo a los ecuatorianos sino a la comunidad latinoamericana que exigió de inmediato una reunión de la OEA, Unasur, Mercosur, y cuanta entidad agrupa a las naciones de esta parte del mundo, seguramente para que no se repita otra barbaridad como la que ocurrió con la guerra de Las Malvinas, donde no hubo una rápida reacción.

El asunto es que, habiendo antecedentes de la prepotencia británica, esta amenaza pone los pelos de punta a cualquiera. No sería nada raro que saquen a Assange de la embajada ecuatoriana a lo bestia y las principales potencias que han sido afectadas con la revelación de las atrocidades cometidas en Irak y Afganistán, estamos seguros, apoyarán esta irracional medida, así tengan que sacarle la vuelta a las normas internacionales.

Para esto, no cabe duda que buscarán una interpretación interesada a los tratados y hasta dirán que el Convenio de Viena, ratificado en 1962, por estas mismas naciones, tiene excepciones. Por eso los amantes de la democracia y los Derechos Humanos tenemos que estar atentos para que no nos hagan comer gato por liebre.

Ya el canciller británico ha advertido, como justificando una probable incursión, “Estamos hablando de una ley del parlamento de este país (Reino Unido) que hace hincapié que las embajadas deben utilizarse en plena conformidad con el derecho internacional”. Y claro, si ellos consideran que este asilo no está de acuerdo con sus leyes, lo desconocerán. Ya lo han hecho al afirmar que no le otorgarán a Assange el salvoconducto, por tanto puede estar meses y quizás años sin poder salir de la embajada. Eso es como para volver loco a cualquiera.

En respuesta, Durante su programa radial sabatino “Diálogo con el Presidente” Rafael Correa dijo que “No vamos a claudicar nuestra soberanía. !Jamás! Mientras yo sea presdiente, Ecuador no aceptará amenazas como la que en forma totalmente grosera, desconsiderada, intolerable, presentó Gran Bretaña” Luego agregó “Nunca se quiso impedir la investigación de un supuesto delito, lo que queríamos impedir es la extradición a un tercer país (USA). Jamás Inglatera ni Suecia quisieron garantizar eso y ahí si estaba en riesgo la vida del señor Assange o la pérdida de su libertad en forma perpetua”.

A estas alturas, es probable, que nadie ya crea en la acusación de violación sexual cometido por el fundador de Wikileaks contra Sofía Wilen y Anna Ardin, dos mujeres que viven en Suecia. Más asidero tiene la versión que se trata de una venganza de las potencias afectadas con los destapes electrónicos donde un sinnúmero de diplomáticos fueron descubiertos en actividades nada santas. Hubo intromisión en los asuntos internos de muchos países que al darse a conocer a través de wikileaks sacó muchas ronchas. La historia comienza cuando Julián Assange fue invitado a Suecia para dictar una conferencia en un seminario para dar a conocer más detalles sobre el destape que había hecho y allí conmoció a Anna Ardi, una activista política nacida en Cuba radicada en Suecia, de 28 años de edad y amante de la rumba y se ofreció a los organizadores a alojarlo en su casa. Y como Assange ya la conocía a través de los correos electrónicos que ella le escribía y donde le decía que lo admiraba mucho, que era muy valiente y muy inteligente,accedió la invitación. Ella lo llevó a su casa y luego de una velada animada , con una cena sencilla y un par de vinos terminaron acostándos en la misma cama. Según las investigaciones hubo sexo consentido.
En este mismo seminario también conoció Sofía Wilen, de 20 años de edad y un cuerpo muy atractivo quien, igualmente, la invitó a su casa y tuvo sexo consentido, según sus primeras declaraciones ante el juez. Pero apenas Assange dejó Suecia ambas mujeres conversaron y se enteraron que habían compartido sexualmente al mismo hombre y montaron en cólera y decidieron denunciarlo por “sexo por sorpresa” es decir por haberse negado a utilizar el condón, lo que equivale a una relación no consentida, penado por la ley sueca. La cubana Anna es investigada por sus vinculaciones con la CIA y su tarea sería colaborar para derribar regímenes comunistas. Recientemente escribió un libro titulado “Siete maneras de vengarse de tu novio”. Eso hace suponer que no estaría haciendo otra cosa que poner en práctica sus teorías.

Por eso resulta valiente la posición del gobierno ecuatoriano al decir que “De darse una extradición a Estados Unidos, el señor Assange no tendría un juicio justo, podría ser juzgado por tribunales especiales o militares y no es inverosímil que se le aplique un trato cruel y degradante y se le condene a cadena perpetua o a la pena capital, con lo cual no serían respetados sus derechos humanos”.

Por su parte el juez español Baltazar Garzón, abogado de Asange, manifestó que Ecuador podría apelar ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para exhortar a Gran Bretaña a que conceda a Assange el salvoconducto para que pueda salir de territorio británico.

Particularmente pienso que Julián Assange cumplió con su deber de dar a conocer estos informes clasificados porque son de interés público por más que el método utilizado no haya sido el más correcto. ¿Acaso los métodos que utilizan las grandes potencias para recopilar información son legales? Todo lo contrario.

Para nadie es un secreto que estas naciones controlan el mundo a través de satélites artificiales y por eso nadie va a la cárcel. Seguramente porque la gente comprende que si eso es para bien, para evitar el terrorismo y los crímenes de lesa humanidad, en buena hora. Que sigan vigilando el mundo para evitar el mal. Pero si es para esclavizar a las naciones y para aprovecharse de ellas, sería repudiable. Igualmente Assange no ha hecho más que cumplir con revelar algunas atrocidades y estupideces cometidas por algunos líderes políticos que se exceden en el desempeño de sus funciones.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: