Borrachita por el poder

Así calificó don Isaac Humala, a Nadine Heredia, esposa del presidente, en respuesta a sus declaraciones sobre la conducta inapropiada de su cuñado Alexis Humala, después de descubrirse sus contrataciones con el Estado.

“Revisen los periódicos. ¿A quién le gusta dinero como caramelo? Incluso a ella, (refiriéndose a Nadine) le habían iniciado una investigación. ¿Cómo ha callado eso? ¿Cómo ha echado tierra a eso? es inteligente, pero está borrachita por el poder, pero tiene derecho. Todo aquel que se mete en política, quiere ser presidente. El resto es hipocresía”.

El patriarca de los Humala no se quedó allí, en declaraciones a RPP dijo también que se siente el papá de Al Capone peruano, porque “hablan del faenón, exagerando extremadamente y ya veo que quieren también mandar a Alexis a la Basa Naval”.

Indicó que “al ser vista mi familia como la única oposición al Gobierno, quieren mandarnos a la cárcel a todos” .

Pero, Nadine no fue la única aludida por don Isaac Humala. También le dio su chiquita al Presidente del Consejo de Ministros Juan Jiménez lo a quien lo calificó de pendejo, miserable y pobre diablo, por la acusación a su hijo Alexis. “Sobre este caso sí se preocupan, peseteros. Ese Juan Jiménes no se solivianta. Es un miserable, es un pobre diablo, ya habrá tiempo en que yo lo desenmascare. No estoy enojado, es un pendejo al declarar eso. Por qué no se cuadra ante los bancos, ante los Romero?” Dijo.

Así están las cosas. Pienso que, en este lío de familia, el boche lo inició Nadine haciendo declaraciones sobre la conducta de su cuñado. Debió abstenerse ante la prensa y sacar las garras en el núcleo familiar, es decir guardar las formas para que todo quede en familia. Muchos vieron esto como un aprovechamiento para echar más leña a la hoguera.

Claro, don Isaac también es un potro desbocado. Tiene la lengua larga y cuando habla hasta las cucarachas tiemblan. Cómo se nota que aún le duele la herida por el giro en U (como dice PPK) que dio su hijo Ollanta firmando la “maldita hoja de ruta”. Sabe decir sus verdades y, aunque a muchos no les guste, a veces tienen algo de cierto.

Y bien, algunos dirán ¿y quién no tiene problemas con los suegros? Y a otros les importará un pepino este pleito familiar, con tal que el gobierno decrete un aumento de sueldos o no suba el precio de los alimentos. El temor de la ciudadanía es que este lío familiar termine mal y ponga en peligro la estabilidad del gobierno. No olvidemos que los secretos de familia muchas veces son más peligrosos que los secretos de Estado, cuando se exponen a la luz de la opinión pública.

Ya me imagino cómo debe sentirse el presidente porque esta es una situación muy incómoda. Es como estar entre la cruz y la espada, sin saber a quién darle la razón. Nadie quisiera estar en sus zapatos. Por consiguiente, pienso que don Isaac Humala debe callar la boca, reunir a sus hijos en un consejo de familia, limar asperezas y chicote en mano poner en vereda a las ovejas descarriadas para terminar con este pleito de una buena vez, por el bien de los suyos y del país.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: