CUSCO (1): ¿Av.de la Cultura o de la incultura?

Hoy empiezo con una serie de comentarios que haré luego de mi reciente viaje a Cusco, donde tuve la oportunidad de constatar personalmente su impresionante desarrollo, ver cómo se está manejando la administración de la ciudad y enterarme de todo aquello que compete al Turismo, el agro, la conservación del patrimopnio cultural y a los grandes retos que debe enfrentar la Región.

Una de las cosas que me impresionó favorablemente fue la inversión en la infraestructura hotelera. Durante diez días visité la mayoría de los principales hospedajes, ubicados tanto dentro del casco monumental como en el valle Sagrado de los Incas, así como en otros distritos turísticos, no precisamente como alojado, sino como visitante anónimo para no comprometer mi objetividad en mi condición de periodista.

Igualmente estuve en los alrededores de la ciudad, en como Saylla, Andahuaylillas, en los mercados San Pedro y Huánchac, en todos los barrios y urbanizaciones que pude. Caminé por sus calles y plazas y hablé con decenas de personas a quienes les pedí su opinión sobre diversos temas que atañen a la marcha de la ciudad.

Lamentablemente, hay más objeciones que felicitaciones. Una de las más severas críticas al municipio es por el estado en que se encuentra La Av. De la Cultura, cuyo nombre se le puso pensando en centralizar allí únicamente centros educativos y culturales porque ya estaban la Gran Unidad Escolar Clorinda Matto de Turner, La Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega, La Universidad San Antonio Abad y el Seminario San Antonio Abad con su linda iglesia donde se bautizaron y contrajeron matrimonio miles de cusqueños. Luego se instalaron otras universidades particulares y una que otra academia. Eso estuvo bien.

Si nos remontamos en el tiempo, antiguamente, en la berma central de esta emblemática avenida, frente a la Urbanización Mariscal Gamarra, había un frondoso chachacomo, hasta donde llegaban los familiares de los viajeros que se iban o retornaban, para despedirlos o darles la bienvenida. Cerca a la esta avenida se construyó el primer aeropuerto “Velasco Astete” del Cusco donde aterrizaban los bimotores de Faucett y aviones del Ejércdito y la Fuerza Aérea y de otras compañías. Cuando se terminó de construir el actual aeropuerto de Quispiquilla, se determinó que esta antigua pista debía convertirse en un gran parque ecológico que sirva como pulmón a la ciudad, para amortiguar la contaminación ocasionada por el incremento en el tráfico aéreo y terrestre. Pero, no fue así. Se prefirió urbanizarlo y levantar edificios públicos y viviendas, Es decir, más pudo el interés del negocio que la razón para darle una inteligente utilidad a ese inmenso terreno.

Lo único rescatable fue la construcción del Coliseo Cerrado que seguramente no se construía si el Circulo de Periodistas del Perú Filial Cusco no hubiera realizado una campaña periodística en todos los medios para obligar a las autoridades a concretar tan importante proyecto.

Hoy, con pesar les digo que la Av. De la cultura se ha convertido en la avenida de la incultura, donde los comerciantes han opacado y asfixiado a los centros educativos, los mercachifles en su mayoría de Puno y Juliaca se han apoderado de ambos lados de la vía y los avisos comerciales proliferan en los techos, paredes, puertas, pisos y ventanas, provocando una descomunal contaminación visual, sin que nadie ponga orden. Aquí reina el desorden.

Estoy seguro que no se paga, o se paga muy poco, por el derecho de colocar un aviso.

Y si viajamos hacia Andahuaylillas veremos que hay más grifos que casas y la mayoría son del alcalde de la ciudad. Así ¿cómo corregir las cosas? ¿Cómo podemos aspirar que se embellezca la ciudad teniendo al gato de despensero?

El ingreso por carretera es lamentable, tanto por el lado de San Jerónimo como por la zona de Arco Pata, donde había un arco de piedra que daba la bienvenida a los viajeros,¿Se acuerdan? Ahora hay un cartel de publicidad de Claro. Y mientras se termine de construir la vía de evitamiento de Huacarpay hacia Qorao, para el transporte pesado que va hacia Quillabamba y Camisea y de Huacarpay hacia la pampa de Anta por la margen derecha del actual aerropuerto, es decir por debajo del cerro Viva el Perú, el ingreso al Cusco seguirá siendo un verdadero caos.

Y lo peor es que no hay ninguna autoridad que ponga solución a este problema. Al contrario, hemos notado dejadez, ineptitud y hasta parecería que lo hacen a propósito porque ahí están casi todos los grifos de la ciudad. No olvidemos que a río revuelto, ganancia de pescadores.

¿Se imaginan ustedes el nudo que se formará cuando se construya el aeropuerto de Chinchero? Si ahora está a punto de colapsar esta única vía de ingreso a la ciudad, proveniente de Anta, ¿qué será cuando se quintuplique el tránsito vehicular con el funcionamiento de la nueva terminal aérea? Habrá que estar pensando en una vía por lo menos de cuatro carriles para evitar congestionamientos. Para esto se tendrá que expropiar cientos de casas con la debida anticipación porque no se tuvo la precaución de reservar áreas de expansión vial y, para colmo, las obras que se hacen son lentas. Una muestra es la Av. Tullumayo, donde los trabajos ya demoran un año y no se ha avanzado mucho porque según nos informaron las lajas para el empedrado se llevan desde Moquegua y lo peor es que la plaza Limacpampa se ha cerrado para convertirla en depósito de materiales y herramientas ¡Por favor! ¿A qué infeliz se le pudo ocurrir semejante despropósito?

La dejadez no solo se manfiesta en las calles sino hasta en el mismo aeropuerto. Para muestra un botón: Cuando llegué, una de las escaleras mecánicas estaba malograda, y todavía la de subida. Y cuando regresé, a los diez días, seguía malograda. Si hubiera un manejo responsable de las cosas eso se repararía en horas.

Si las autoridades del sector público no dan muestras de capacidad, ni interés, la población organizada y las entidades privadas como la Cámara de Comercio, La Sociedad de Industrias y los sindicatos deben levantar su voz de protesta y tomar acciones. No se debe permitir que las autoridades incumplan con sus obligaciones. No es posible que por estas demoras innecesarias se esté causando problemas al turismo y a la población entera. Llama la atención cómo se vienen efectuando algunos trabajos a cargo de los municipios. Confieso que me dolió constatar cómo se están manejando las cosas. A Cusco lo siento mío porque hace muchos años que dejó de ser solo de los cusqueños, es la capital histórica del Perú y Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: