El caos del tránsito un problema por resolver también en Cusco

.
No me ocuparía de este tema si Cusco no tuviera la importancia y el prestigio que tiene a nivel mundial. Es la Capital Turística y el atractivo más grande del Perú, hasta donde llegan miles de visitantes diariamente, por tierra y por aire. Los aviones aterrizan unos tras otros en el aeropuerto Velasco Astete, ahora incluso hasta casi las siete de la noche y los buses que llegan por miles se atascan en ambas entradas a la ciudad. Y el único terminal terrestre que existe, y hasta los terminales informales, no se abastecen para albergar a todos los vehículos.

Ingresar al Cusco por tierra es toda una odisea, por lo que la ilusión de llegar se convierte en un martirio.

Sin embargo, nos aseguran que este problema pronto se debe acabar con la construcción de la vía de Huacarpay a Qorao que está en plena construcción, porque será para el paso exclusivo del transporte pesado. Así se evitará que los camiones crucen la ciudad provocando grandes atolladeros. Claro, mientras estos proyectos se materialicen, lo ideal sería instalar semáforos inteligentes, con contadores electrónicos de tiempo. Y si el municipio no quiere o no tiene el dinero para  invertir en este moderno sistema, debería al menos solicitar que se aumente el número de policías de tránsito que cuenten al menos con aparatos de comunicación propios para una mejor coordinación del servicio.

Otra cosa, de ninguna manera se debería permitir que los conductores de micros y buses de transporte urbano paren donde les da la gana sino en los paraderos establecidos. Actualmente lo hacen, incluso en media pista.

Pienso que, a mediano plazo, la mejor solución para descongestionar este enredo, sería la construcción de un metro entre Urcos y Anta, utilizando parte de la vía férrea que ya existe, tal como se ha hecho en Huancayo a un costo realmenbte bajo. Las buenas ideas hay que tomarlas sin pensarlo mucho.

Pero, el desmadre en el tránsito no ocurre únicamente en las dos únicas entradas sino en toda la ciudad. El centro es un pandemonio. Esto sucede porque no hay previsión, tampoco un plan para afrontar el excesivo flujo en las horas punta.

En la plaza del “Auccaypata” (Plaza Mayor), frecuentemente se realizan procesiones, desfiles cívicos, pasacalles, actuaciones cívico patrióticas o reuniones extraordinarias como el Congreso Mariano que por ser un evento trascendental la Iglesia programó una salida procesional del Señor de Los Temblores para un encuentro con la Virgen, me parece que de Belén y, al mismo tiempo, hubo un pasacalle. Pero a nadie se le ocurrió anunciar por los medios de comunicación que se iba a cerrar la plaza y otras arterias circundantes. Para colmo, la calle Plateros estaba cerrada desde hacía tiempo porque en Cusco, al parecer, las obras se demoran a propósito. Dicen que, en este caso, esta demora se debe al hecho que las lajas para el empedrado de las calles se llevan desde Moquegua.¡ Increible pero cierto !. Esto mismo sucedió en la Av. Tullumayo y en Saphy.Y hora, con el descubrimiento de construcciones incas en la calle Mantas, el tránsito fue de locos.

En las otras calles, muchas de ellas construidas todavía por los incas para uso peatonal y que ahora se usan para el paso de vehículos, se vienen haciendo varios trabajos, de manera simultánea, cuando lo correcto sería que se inicie y concluya una obra con la celeridad del caso y luego se empiece otra, usando tecnología moderna y no picos y palas como en la época de la carreta. Y para no molestar a nadie y sobre todo evitar los embotellamientos, estos trabajos deberían hacerse de noche.

La manera cómo se vienen ejecutando obras en Cusco es como para morirse de risa, o de cólera. Hace dos años que el río Vilcanota se desbordó llevándose una pequeña parte de la carretera en Páchar, camino a Ollantaytambo. Hasta ahora se siguen con los trabajos de reparación.

Igualmente en Pisaq se sigue usando un puente Bailey porque la construcción fijo se hace con una lentitud de tortuga coja. Esto mismo sucede con el puente de Urubamba. En cambio en Huánchac, el anterior alcalde hizo un puente monumental con una celeridad asombrosa y a un costo extremadamente alto, que la gente se pregunta ¿Por qué tanto interés en hacer esta elefantiásica obra? Los chicos de la Contraloría, ¿se habrán dado una vueltecita por allí?

Otro grave problema en Cusco es la falta de playas de estacionamiento. Lamentablemente, con el paso del tiempo, no se ha previsto la instalación de espacios para este importante servicio en el centro de la ciudad. Los funcionarios de la municipalidad deberían viajar de vez en cuando a Europa y quedarse unos días en París, no solo para pasear, sino para ver cómo una ciudad mucho más visitada que Cusco, ha resuelto el problema del estacionamiento. Allí se ha aprovechado el subsuelo así como como el espacio aéreo para habilitar lugares de estacionamiento y para evitar que los vehículos se estacionen en las calles. En el Museo de Louvre se tuvo que construir varios sótanos para albergar a los buses turísticos, sin afectar la construcción monumental.

En Cusco, seguramente que se ha pensado en todo, menos en playas de estacionamiento. Creemos que es un problema que todavía puede resolverse porque hay lugares públicos y casonas antiguas que podrían servir para construir modernas playas. Felizmente que todavía quedan parques y avenidas anchas que podrían remodelarse y adecuarse para construir estacionamientos subterráneos, siempre y cuando no se encuentren restos arqueológicos.

En Ollantaytambo se le ha dado una buena solución a este problema. He visto que hay dos playas, una privada para autos y otra pública para buses. Aunque la verdad que ya son insuficientes. Sería bueno que allí también las autoridades se anticipen a la explosión del parque automotor y habiliten más playas. Sería una inversión sumamente rentable para el sector público como privado.

Antes que sea tarde es mejor adelantarse a los grandes problemas que se vendrán con el incremento del turismo y el desarrollo comercial e industrial. No podemos mantenernos de brazos cruzados frente a una realidad que ya tocó nuestras puertas con la declaratoria de Machu Picchu como “Maravilla más del Mundo”. Crecer o morir, esa es la sentencia.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: