CUSCO (5): Aeropuerto de Chinchero genera gran expectativa

Todavía no hay nada concreto con relación a la construcción del aeropuerto internacional en Chinchero sin embargo los pobladores ya viven una gran expectativa, al igual que los traficantes de terrenos.

Acompañado de mi primo Gustavo Infantas, economista de profesión y conductor de un sintonizado espacio político por televisión, recorrimos parte de las 400 hectáreas de los terrenos donde se tiene pensado levantar este gigantesco terminal y donde la Región del Cusco ya ha colocado hitos. No es como creen en Lima que el terreno es tan plano como una mesa de billar. Eso es falso. El lugar es irregular como todo terreno en la sierra por lo que se tendrá que remover miles de toneladas de tierras para nivelarlo. La cosa no será muy sencilla. Los trabajos costarán un huevo de plata por lo que creo que los 460 millones presupuestados por el Gobierno Central quedarán cortos.

Es verdad que el área se encuentra en la “cima del mundo” lo que facilitará que las naves jumbo y air-buses tengan un aterrizaje libre de cerros pero, al mismo tiempo, tendrán que lidiar con los vientos. A los pilotos, entre ellos al mayor general FAP Alberto Thorndike Elmore, presidente de la Asociación de Pilotos Peruanos, le espanta la idea, por la altitud, la misma que llega a los 3.730 m.s.n.m. Qué raro en un ex miembro de la FAP ¿Verdad? Dice, asismismo que su orografía es peligrosa, así como las inciertas condiciones meteorológicas del entorno. ¿Y qué orografía en la sierra peruana no es peligrosa?

Chinchero es solo 400 metros más alto que Cusco (3.399 m.s.n.m.), sin embargo a Thorndike le espantan los vientos de cola porque dice “matan los motores, les restan potencia”. Del mismo modo, cree que el despegue se hace más difícil debido a los nevados. A lo mejor tenga razón pero me pregunto ¿Acaso no existe nuevas tecnologías para la aeronavegación? Los aviones ahora decolan y aterrizan prácticamente sin piloto porque son guiados por radares y todos cuentan con instrumentos de altísima tecnología. Por eso es más seguro viajar por avión que por bus o por barco. En el Caribe hay vientos huracanados mucho más temibles.

Claro, lo ideal hubiera sido ubicarlo en la pampa de Anta, pero allí se destruían los campos de cultivo y los trabajos de drenaje hubieran costado más que la misma construcción de la pista y las instalaciones porque la zona es prácticamente un gigantesco humedal. En buena hora que se haya descartado esta idea porque si se concretaba se terminaba de destruir una de las pocas despensas agrícolas que tiene el Cusco luego de la parcelación y fraccionamiento que sufrieron sus grandes campos de cultivo como consecuencia de la pésima Reforma Agraria hecha por Juan Velasco Alvarado. Eso fue irracional.

Bueno, volviendo a Chinchero. El Ing. Pepe Teves, en una reunión de amigos que tuvimos en un conocido café del Cuadro, ex hotel de Turistas del Cusco, la noche anterior, me decía “Primero seamos dueños de los terrenos para hablar del aeropuerto”. Y tiene toda la razón porque aún no se ha cerrado el contrato de adjudicación con las comunidades campesinas dueñas de los terrenos. Los comuneros de Yanacona son dueños del 90% de las tierras, los de Raqchi Ayllu del 5% y de Ayllopongo del restante 5%. Y el gobierno solo ha declarado el área como de necesidad y utilidad pública. La Región del Cusco ha ofrecido el dinero del canon minero pero, ahí quedó la cosa. El asunto no se mueve ni para atrás ni para adelante.

Sin embargo, el Ing. Pepe Teves, el Arquitecto Roberto Garmendia, el experto en turismo Enrique Velarde Pérez y Gustavo Infantas, juntos en la misma reunión, estuvieron de acuerdo con que se construya el aeropuerto en Chinchero y que termine el suspenso que ya dura 40 años. Salvo que existan intereses subalternos.

Como les decía, personalmente constaté que muchos empresarios ya están construyendo edificios y hasta depósitos en el pueblo de Chinchero. La gente no se duerme. Igualmente me pareció sorprendente que en Izcuchaca y Pucyura se vean construcciones de grandes depósitos para almacenar los productos que los cientos de camiones llevan diariamente desde la costa para el consumo de los pobladores y turistas. Se nota pues un intenso movimiento económico que a más de uno lo deja con la boca abierta.

Pienso que esta zona, entre el Arco e Izcuchaca, es una buena alternativa para descongestionar la Ciudad del Cusco. En buena hora que esta forma de expansión urbana ya se esté dando por impulso de la empresa privada. Nunca he visto tantos grifos en una sola vía. Igual sucede en la ruta de ingreso por Saylla. Y si cada día se instalan más grifos es porque hay más demanda y más carros. Y, claro, también más atolladeros y lamentablemente más contaminación. A esto tenemos que agregar el candente castigo de los rayos ultravioleta por el abrazador sol del veranillo de los meses de julio a noviembre que ya está causando muchos casos de cáncer a la piel por lo que se ha vuelto imprescindible el uso del sombrero. Esto no es juego porque el cáncer puede entrar por la piel y saltar a otro órgano más débil.

Y bien, ¿Qué es lo que debería hacerse en Chinchero?. Muchas cosas. En primer lugar evitar el tráfico de terrenos y, lo que es más grave, el permanente acecho de los invasores. El Municipio, a cuyo frente se encuentra Juan Carlos Gómez, debería elaborar un plan de expansión urbana para determinar claramente la zona residencial, comercial e industrial y a la vez hacer las reservas para parques, áreas verdes, edificios públicos y ampliación de calles. Lo lamentable sería que la construcción del aeropuerto los coja al alcalde y a sus regidores con los pantalones abajo.

Asimismo, ya debe pensarse en una vía alterna para el transporte pesado, tanto para los camiones como para los buses de turismo y dejar los espacios para estacionamientos, antes que los traficantes de terrenos tomen posesión de estas zonas. Actualmente ya se siente un desordenado crecimiento porque he visto que ya se están levantando locales comerciales de manera irregular.

Igualmente, se debe pensar en el ensanchamiento de la carretera a Urubamba y por consiguiente a todo el valle Sagrado de los Incas, donde se encuentra el mayor número de hoteles. Si se hace realidad el aeropuerto de Chinchero, los visitantes preferirán desplazarse hacia esta cálida zona porque la ruta es más corta y menos congestionada y sobre todo por razones de aclimatación porque el valle se encuentra a menor altura que el Cusco.

La nueva terminal de Chinchero provocará, asimismo, un natural desplazamiento de la población. Muchos de los habitantes del Cusco migrarán hacia el pueblo de Chinchero por razones de trabajo, negocios o por estar simplemente más cerca de las operaciones aerocomerciales, lo que hay que prever. Es mejor prever que lamentar.

Calculo que solo los trabajadores que construirán el aeropuerto pasarán fácilmente de los cinco mil, muchos de ellos irán con sus familias y como es natural necesitarán de alojamiento y alimentación. Otros llegarán de la costa con sus vehículos pesados transportando materiales de construcción y demandarán, asimismo, de alojamiento y alimentación.

Lo que sería fatal es que este pintoresco poblado se convierta en un gigantesco almacén y un paradero de vehículos pesados. Esperamos la rápida reacción de las autoridades, antes que sea tarde.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: