Lima se salvó, ganó el NO

En una jornada ejemplar, los electores limeños salvaron a Lima votando por la permanencia de la actual alcaldes Susana Villarán y evitando su revocación por 52.6% de los sufragios contra 47.4%, según los últimos resultados a boca de urna de la encuestadora Ipsos. Todas las demás encuestadoras también coinciden en señalar el contundente triunfo del NO. De esta manera se evitó que caiga bajo las garras de quienes buscaban hacerse del botín municipal.

!Qué no se hizo para defenestrar a la señora Villarán! Se utilizó descaradamente la mentira, el insulto y el engaño y, ni así se la pudo revocar. Este triunfo es una bofetada, en primer lugar para Luis Castañeda Lossio, que nunca tuvo el valor de mostrar la cara y utilizó a Marco “Turbio” Gutiérrez hasta a la última semana de la campaña para que haga el trabajo sucio en favor de la revocación y al final lo despidió dándole una patada en el trasero. En segundo lugar, el triunfo del NO, es una derrota para Alan García que no sabemos por qué tuvo que bajar a ese nivel para defender una causa injusta y antidemocrática, sin tener reparos de quemar una vez más a Jorge del Castillo, Javier Velásquez Quesquén y ahora a Mauricio Mulder, obligándolos a desempeñar un papel vergonzoso. Igualmente, este resultado, es una nueva caída del fujimorismo porque, mientras sus dirigentes decían en público que habían dejado en libertad a sus partidarios para elegir la opción que más le convenía a Lima, por lo bajo trabajaban en favor de la revocatoria.

Igualmente, estos resultados son una patinada más de los doiarios Perú 21, Expreso, Correo y La Razón, un duro golpe para Philip Butters, que día a día se desgañitaba hablando pestes de la alcaldesa, en todos los medios a su disposición, de Cayetana Aljovín y Guido Lombardi, que no ocultaron su preferencia por el NO teniendo el deber moral de mantenerse imparciales por estar en un medio de comunicación de gran sintonía, de Jaime de Althaus que cada noche veía fantasmas de comunistas y extremistas en el municipio y le exigía a la señora Villarán un deslinde con el Movadef y los grupos anti-mineros, solo por fregarla y quemarla, como si ella estuviera apoyando a estas agrupaciones. El triunfo del No es la derrota de Aldo Mariátegui, que trató a los defensores del No con el hígado y a los revocadores con el corazón, tendiéndoles en sus entrevistas una alfombra de pépalos de rosas, de Nidia Vilchez, Luis Tudela, del financista del SI José Luna Gálvez, de Patricia Juárez convertida en bocera del SI por su habilidad para mentir, mentir y mentir, de Martha Meier Miró Quesada, que mientras El Comercio editorializaba en favor del “No, pese a todo”, ella se inclinaba por el SI zurrándose en la línea editorial del diario, del congresista Martín Belaunde y tantos otros que no les importó hablar sandeces para desacreditar a la alcaldesa y ahora son ellos los que han quedado como una zapatilla.

En cambio este resultado es el triunfo de los electores, tanto del SI como del NO, del SI que, sin embargo de ser engañados por los mensajes mentirosos de los revocadores y les hicieron creer que sacar a la señora Villarán era lo mejor para Lima, lo pensaron bien en la última semana y votaron por el NO en contra de lo que decían las encuestas. Y claro, de quienes optaron por el NO simplemente porque no están de acuerdo con la ley de revocatoria y los gastos innecesarios que esta consulta engorrosa implica o sospecharon desde un principio que detrás de esta revocatoria estaban los tiburones de siempre, que querían devorarse edificio y todo la apetitosa presa municipal. Porque, como bien lo advertí en anteriores comentarios, el interés no era al chancho sino al chicharrón.

Sin embargo, los resultados de esta revocatoria deben servir de lección para que el equipo edil que, al parecer, ha sido reestructurado en gran parte, reencauce su ruta a seguir en esta nueva etapa. Que trabaje con mayor dedicación y celeridad y se proponga hacer las obras y reformas que la ciudad necesita. Y, como dijo la alcaldesa, este resultado no puede dividirnos más, sino unirnos. Pienso, como ella, que debe formarse en el municipio un gobierno de ancha base aprovechando la mano generosa que le ha tendido la ex candidata del PPC Lourdes Flores Nano, cuya imagen ha crecido grandemente y la ha puesto nuevamente en la vitrina política. Este puede ser el inicio de una concertación que tanta falta le hace al país para hacerlo más gobernable.

La gente ha votado por lo que más le conviene a Lima y hay que respetar esa decisión. Bien que se le haya dado una segunda oportunidad a la actual alcaldesa a través del voto razonado, consciente y maduro de la mayoría de la población. Ahora esperemos los resultados definitivos de la ONPE para saber si vamos o no a otra elección para reemplazar a los defenestrados, entre ellos al hijo de Castañeda Lossio.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: