Otra vez dale que dale con el indulto

Los fujimoristas no podían haber escogido mejor fecha que la Semana Santa para volver a la carga con la cantaleta del indulto. Saben que la población está sensibilizada y dispuesta a perdonarlo todo porque así lo enseñó Cristo pidiendo a su padre que perdone a quienes lo habían crucificado diciendo “perdónalos porque no saben lo que hacen”. Por lo visto ahora si creen en Dios y han olvidado los graves delitos que cometieron cuando eran gobierno. Imagínense, hasta han pedido en el congreso que levanten la sanción a Javier Diez Canseco, sanción injusta que ellos le clavaron por odio, con el único propósito de castigarlo por sus críticas. Por eso bien ha hecho la esposa del legislador de izquierda en rechazar esta manipulación.

Si Fujimori tuvo cáncer, ahora no lo tiene o está controlado. Por tanto su mal no es terminal. Mucho menos su depresión lo llevará a la muerte. ¿Quién no sufre de este mal en esta época? Con este criterio tendrían que salir todos los reos recluidos en las cárceles del país porque, en menor o mayor grado, todos padecen de depresión por estar en condiciones carcelarias infrahumanas y no en centros de reclusión de cinco estrellas como algunos reos privilegiados. Felizmente que el chino (le gusta que lo llamen así sobre todo cuando está en olor a multitud) está bien. De eso todos nos alegramos, menos los fujimoristas. Es increíble, en lugar de alegrarse por el informe de la Junta Médica, sus seguidores y admiradores, se han sentido defraudados, inconformes, desilusionados. No hay nada qué hacer, el mundo está al revés.

El Dr. Elmer Huerta, uno de los más prestigiosos oncólogos del mundo, luego de revisar minuciosamente el informe de la Junta Médica encargada de certificar la salud del ex dictador Fujimori dijo en su blog que “El informe ha dejado muy claro que el diagnóstico del cáncer no será una razón por la cual el presidente Humala indulte al señor Fujimori”. Más claro ni el agua. El Dr. Huerta reveló que existen más de 13 millones de sobrevivientes del cáncer solo en los Estados Unidos, muchos de ellos vivirán largamente sin que el cáncer les regrese.

Lo que no está bien es que los fujimoristas se quieran valer de todas las artimañas para aparecer, como “humanos”, es decir personas de buen corazón”, al extremo de querer perdonarle la sanción a Diez Canseco para que la opinión pública piense “así como ellos perdonaron a su más severo enemigo político, cómo el presidente Humala no actúa con ese mismo corazón con el ex presidente”

Vale la pena aclarar que Diez Canseco no está preso por la matanza de Barrios Altos y la Cantuta, ni mucho menos por haber pisoteado la Constitución o haberse embolsado millones de dólares. Está Castigado injustamente por venganza política, odio y revanchismo.

Otra cosa. En estos días de Semana Santa, Kenji Fujimori igualmente se la quiere pasar de vivo metiendo al gobierno en el pleito de su empresa Limasa, donde la policía incautó nada menos que 100 kilos de cocaína camuflada en las estructuras metálicas de hornos para pollos a la brasa. ¿Qué diablos se propone? ¿Dar a entender que el gobierno le ha sembrado 100 kilos de droga? ¡Por favor! Que primero explique de dónde sacó el dinero para comprar las acciones.

Volviendo al indulto, que Fujimori no se haga muchas ilusiones de salir libre, así lo indulte el presidente Ollanta Humala, porque el procurador anticorrupción Julio Arbizu ha sido bien claro al declarar que “Si el presidente decide darle el indulto, regresaría a la cárcel por el caso de la Prensa Chicha. Ese proceso lo afronta con mandato de detención y no se ha solicitado la variación, y en su momento se apeló esa medida, pero quedó confirmada la decisión inicial para que ese señor afronte el proceso con mandato de detención”, explicó a través de Ideele-radio.

“El indulto no afecta causas pendientes, únicamente se refiere a condenas firmes y este no es el caso, y, por otro lado, él tendrá que afrontar su proceso en prisión y afrontar el juicio oral que viene”, concluyó.

No olvidemos que la fiscal superior anticorrupción Delia Espinoza solicitó al Poder Judicial imponer una pena de ocho años de prisión al ex presidente Alberto Fujimori por el desvío de fondos del Estado para la compra de la línea editorial de los diarios chicha, en los años noventa. Ese grupo de diarios se dedicaba a atacar y difamar a los rivales políticos del régimen del ex mandatario.

Y continuando con esta presión orquestada, hasta el cardenal Juan Luis Cipriani, que tiene su corazoncito fujimorista, se aprovechó de la Semana Santa declarando que el Ejecutivo no se puede esconder detrás de la Ministra de Justicia Eda Rivas y mucho menos escudarse en el informe de la Junta Médica penitenciaria que concluye que el reo ex presidente no tiene cáncer para no otorgar la gracia presidencial. “Yo creo que el indulto ya está suficientemente maduro para que se tome una decisión” Opinó.

Estas son las cosas que están pasando en Semana Santa. Por cierto, no es por casualidad sino por vivesa criolla de los fiujimoristas. Y no creo que la población se trague estos sapos, mucho menos el Presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: