Maduro sigue viendo pajaritos

No hay nada que hacer, las verdades duelen. Y duelen más cuando te las dicen abiertamente como las expresadas por nuestro canciller Rafael Roncagliolo sobre el caso venezolano. Por eso el precario presidente Nicolás Maduro pegó el grito al cielo. Comprendo que le debe estar doliendo en el alma el pedido de tolerancia y diálogo porque es lo que menos quiere. Le dieron en la llaga.

“Estamos presentando el caso a Unasur para que evalúen la publicación de un comunicado sobre Venezuela en el que se solicite al gobierno de Nicolás Maduro tolerancia y diálogo entre los venezolanos” fueron las palabras de Roncagliolo que sacaron roncha a Maduro quien, como es su costumbre respondió con agravios a nuestro canciller. “Yo le tengo que decir al canciller del Perú que no se meta en los asuntos de Venezuela. El no ha consultado con Venezuela lo que acaba de declarar. Usted se equivocó canciller, ha cometido el error de su vida, Roncagliolo”.

Pero qué se ha creído este mequetrefe para amenazar a nuestro canciller? Ahora resulta que se le tiene que consultar a él antes de emitir una opinión sobre venezuela, ¡Qué tal concha!

No cabe duda que sigue viendo pajaritos. Tiene que estar enfermo de la cabeza para llamar en consulta a su embajador por un pedido de tolerancia y diálogo. Si no pone en práctica este consejo, su gobierno nacido en el fraude, el engaño y la patraña no durará mucho, por más que tenga el apoyo de Cuba y los militares de su país.

Amenaza a Roncagliolo diciéndole que ha cometido el error de su vida.¡No señor Maduro! quien ha cometido el error es usted por no respetar la constitución que su mismo maestro y guía Hugo Chávez lo aprobó. Sus compatriotas saben que se hizo del poder con chanchullo, en elecciones desiguales, con toda la maquinaria estatal a su servicio, la prensa amordazada y hasta el parlamento amenazado.

Estoy seguro que Ollanta Humala, al escucharlo, se pegó una carcajada y no como seguramente Maduro cree que se orinó en los pantalones de miedo y le solicitará la renuncia de Roncagliolo. Maduro será un dictador en su país pero no en el nuestro. Por tanto que no nos venga con insinuaciones tiradas de los cabellos.

Estoy muy seguro que su dictadura le durará poco porque el pueblo no le aguantará sus bravuconadas ni un gobierno nada serio, basado en el engaño, haciéndole creer que Chávez le dice a través de mensajes, desde el más allá, todo lo que tiene que hacer. Esas son alucinaciones.

Su intolerancia provocará más división en Venezuela. Y cuidado, las puertas de la insurrección solo necesitan de un pequeño empujón para abrirse y, le aseguro, no habrá fuerzas que contengan a las masas cuando se vuelquen a las calles en defensa de la democracia.

Pienso que Maduro está jugando con fuego. No hace honor a su apellido porque es un inmaduro, un aprendiz de dictador y un títere se Cuba.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: