Humala decidió no indultar a Fujimori

El presidente de la República Ollanta Humala decidió no indultar al reo Alberto Fujimori no solamente por recomendación de la comisión de Indultos sino por no haber dado muestras de arrepentimiento y porque los delitos por los que fue sentenciado atentan contra los derechos humanos.

Se ha demostrado que Fujimori no tiene enfermedad grave, degenerativa o terminal que ponga en riesgo su vida. Tampoco sus condiciones de carcelería atentan contra su estado de salud. Sobre este tema Humala aclaró a los periodistas que Fujimori “es el preso que está en mejores condiciones en todo el Perú”.

En declaraciones a la prensa, en Palacio de Gobierno, el mandatario indicó que Fujimori tampoco padece de algún trastorno mental, tal como se quiso mostrar a la opinión pública con el propósito de presionarlo para lograr el indulto. Ya me imagino el pataleo de Nakasaki, Aguinaga, Chávez, Salgado y comparsa tratando, como ya es su costumbre, de desmentir esta verdad.

La decisión de rechazar el indulto nos parece bien. Es el sentir de la mayoría nacional. Es una potestad presidencial que hay que respetar y respaldar. El perdón a Fujimori hubiera producido una reacción de rechazo en todo el país, con consecuencias impredecibles porque la mayoría de la población indignadase hubiera levantado y no como nos quisieron mostrar las encuestadoras que más del 60% de la población estaba de acuerdo con el perdón al reo. Todos sabemos a qué intereses responden las encuestadoras por eso la opinión pública le ha perdido la confianza a sus informes semanales.

Hay que apoyar y respetar esta medida, porque es el resultado de un profundo análisis tanto de la comisión de indultos como del propio presidente de la República. Reconocemos su inteligente decisión porque no se dejó presionar por el fujimorismo ni por una prensa oscuramente parcializada. Mucho menos se dejó impresionar por una campaña familiar y partidaria que jugó hasta el último minuto con la imagen y estado de salud del reo, al extremo de mostrar fotografías trucadas, videos deprimentes y declaraciones exageradas y fatalistas, además de las amenazas e insultos a la pareja presidencial.

Tuvo razón Humala cuando dijo “Ni así se paren de cabeza no me iban a presionar para tomar una decisión” en respuesta a la pregunta de un periodista.

Con estrechazo al indulto se fortalecen la democracia y la justicia. Es el mejor mensaje que se da para creer en los derechos humanos y el estado de derecho. Lo contrario hubiera causado un desaliento general, una pérdida de credibilidad en la justicia y en sus gobernantes. Lo mínimo que podemos hacer ahora es respetar la medida y defenderla porque no faltarán protestas de los defensores de la corrupción y de aquellos que se beneficiaron ilegalmente en la funesta época de Montesinos y Fujimori y sueñan con volver a las andadas.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: