Mursi cayó por no saber gobernar

A solo un año de haber sido elegido como el primer presidente democrático de Egipto, luego de la cruenta caída de Hosni Mubarack, Mohamed Mursi fue derrocado por las Fuerzas Armadas luego de un ultimatum de 48 horas para dejar el poder como consecuencia de las multitudinarias manifestaciones para que se atienda las demandas del pueblo. Cumplido el plazo, el comandante de las FF.AA. Abdelfatah al Sisi se presentó en la televisión estatal para dar a conocer que se había tomado el control del gobierno y así evitar enfrentamientos.

Lo cierto es que el pueblo que había elegido por primera vez a un presidente, fue defraudado por un Mursi dispuesto a gobernar solo con sus partidarios, por ser arrogante, excluyente, sin un plan económico serio y sin tomar en cuenta el clamoroso llamado del pueblo para que dé solución a sus más apremiantes necesidades.

Su derrocamiento es el precio de su ineptitud, de su egoísmo para compartir el poder con sus opositores, de su empecinamiento de querer hacer las cosas solo con sus partidarios desoyendo el pedido de las mayorías para formar un gobierno de unidad nacional.

Pero, este no es solo el fracaso de Mursi sino de los Estados Unidos que, desde un principio, lo apoyó militar y económicamente. Al parecer a los norteamericanos más les interesaba el petróleo que las angustias del sufrido pueblo egipcio y a Mursi hacer lo que los estadounidenses creían que estaba bien. Es la derrota de un modelo económico que Mursi quería imponer en contra de las masas populares. Y cuando se quiere gobernar a espaldas del pueblo, ese es el costo que se tiene que pagar.

Una juventud que no tenía oportunidades, padres sin trabajo, madres desesperadas que no encontraban alimentos ni medicinas, una economía en crisis con más del 30% de devaluación, canales de televisión en manos del gobierno y una prensa en abierto apoyo al presidente de turno, fueron los detonantes para que estallara la bomba en El Cairo.

Por eso, lo primero que se hizo fue suspender la Constitución aprobada recientemente en un fraudulento referéndum y nombrar al presidente del Tribunal Constitucional Adli Mansur para que provisionalmente asuma la presidencia y forme un Comité reformador del texto de la Carta Magna. Según el anuncio del Comandante de las FF.AA. Mansur tendrá , asimismo, “toda la potestad para hacer declaraciones constitucionales y designar un jefe de gabinete”.

Que quede claro que, de ninguna manera justificamos un golpe de estado. Pero, en este caso, había que evitar un baño de sangre, tal como está ocurriendo en estos momentos en Siria. Y en el Cairo ya habían fallecido varios manifestantes de ambos bandos, los que apoyaban al gobierno y los que querían una inmediata dimisión de Mursi.

En este caso, nos complace que el gobierno provisional de Mansur tenga el compromiso de convocar a elecciones lo más pronto posible, luego de la reforma de la constitución, y elegir democráticamente al nuevo presidente.

Pienso que se llegó a esta situación porque Mursi no quiso gobernar para las grandes mayorías sino para una élite empresarial y burocrática y no supo escuchar el llamado del pueblo obligándolo a hacer funcionar “la plazocracia”, es decir su protesta en las calles y plazas. Y, como sucede en estos casos, la convocatoria se hizo a través de las redes sociales.

¡Cuidado! Ningún país está vacunado contra este tipo de crisis, menos el nuestro. Por eso no hay que gobernar solo para unos cuantos, olvidando que existe una gran masa social no atendida y, lamentablemente, estas situaciones se agravan cuando no funcionan bien las instituciones jurídicamente constituidas, entre ellas el congreso, donde muchas veces aprueba leyes que no benefician al pueblo, un poder judicial corroído por la corrupción, un tribunal constitucional que solo sirve para avalar los errores del gobierno de turno y una Defensoría del Pueblo que no tiene el peso, los instrumentos ni el presupuesto para hacer respetar los derechos del ciudadano. Así terminan los gobiernos que no quieren atender a las grandes mayorías ni quieren leer los mensajes de las manifestaciones públicas.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: