Le enmiendan la plana al Presidente del Tribunal Constitucional

El Presidente del Congreso Víctor Isla le enmendó la plana al Presidente del Tribunal Constitucional Oscar Urviola quien, un día antes, había salido a la prensa para rechazar las declaraciones del Jefe de Estado Ollanta Humala por decir que “el tribunal debería de abstenerse de emitir una resolución en temas sensibles, como es el caso de los bonos de la Reforma Agraria en tanto seis de sus siete integrantes tienen el mandato vencido y deben ser reemplazados por el Congreso”. Urviola le repondió al mandatario, a través de la prensa, que el tribunal no actúa en función de lo que pueda gustarle o no al presidente. Y, fue más allá, consideró que estas declaraciones eran una injerencia.

En respuesta, el congresista Isla indicó que “por decoro” el presidente del Tribunal debería abstenerse, ya que fue un alto funcionario del Banco de Crédito. Y que ni el Congreso, ni el Ejecutivo han sido notificados sobre la ejecución de la sentencia pendiente de hace 12 años relativa al pago de los bonos de la Reforma Agraria.

Frente a estos dimes y diretes, recién podemos entender que el interés no era al chancho sino al chicharrón. ¡Qué tal desvergüenza!, Con razón el apuro del tribunal por sacar la ejecución a como de lugar.

Tenía razón el mandatario al decir que “lo más prudente, por la majestad del Tribunal Constitucional, es dejar estos temas para el nuevo tribunal”. Porque él sabía que aquí había gato encerrado para favorecer a una entidad bancaria y no a los sufridos tenedores que durante más de cuarenta años vienen reclamando se les pague esos bonos que el gobierno revolucionario de las FFAA les entregó como compensación por la confiscación de sus tierras.

Para evitar esta viveza, el Congreso debería aprobar un dispositivo dando prioridad a los tenedores directos y a los herederos de estos, porque muchos de los propietarios expropiados ya fallecieron, y no a los bancos que de manera calculada compraron los bonos a un precio vil, aprovechándose de la gente en apuros económicos. Pero no solamente el Banco de crédito compró estos bonos a precios de remate, sino otras entidades especuladoras nacionales e internacionales a sabiendas que, moviendo sus influencias políticas, como en este caso, lograrían una descomunal ganancia.

Se sabe, por una filtración, que el Tribunal estaría por aprobar una forma de pago que favocere más a los bancos y no a los dueños directos de estos bonos. Los especialistas creen que, esta forma que estaría por aprobar el Tribunal pued significar un impacto económico muy fuerte en la economía en general. La vice presidenta Marisol Espinoza, por su parte, invocó a evitar enfrentamientos entre instituciones del Estado y que el tema de la deuda generada por los bonos de la RA no está incluido en el presupuesto en estos momentos.

Lo lógico es que, si el gobierno es honesto y justo, debería pagarles primero a los dueños directos o a sus herederos Y, acuerdo a la disponibilidad presupuestal, se les cancele luego a terceros, es decir a los bancos y otras entidades especulativas que se hicieron muy fácilmente de estos bonos. Nos hemos enterado que los bancos quieren agarrar primero la suya, sin importarles que al resto de tenedores a quienes se les planteará la oportunidad de escoger otras opciones de compensación. Eso sería discriminatorio.

El director de Agronoticias, Reynaldo Trinidad, está de acuerdo con que el estado sí pague, pero únicamente a los propietarios originales o a sus herederos. A nadie más. “Hubo una colusión de especuladores nacionales y extrajeros con funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas de diferentes gobiernos. Por eso el grueso de los bonos está en manos de los especuladores que compraron a precios viles y hoy quieren cobrar con moras, intereses y penalidades” Dijo.

La ex candidata a la presidencia y lideresa del PPC Lordes Flores se preguntó “Se imaginan lo que significaría que un gobierno inspirado en el mensaje de Velasco Alvarado sea quien finalmente honre una deuda histórica del Perú. Sería un paso fundamental. Terminar un ciclo”.

Si se cumple lo que muchos sospechamos, el estado requeriría de 4,500 millones de dólares para satisfacer a los bancos, pero si se paga a los tenedores directos alrededor de mil millones. Esa es la gran diferencia.

Mi abuela decía que nunca se daba puntada sin hilo y en este caso, ya sabemos qué es lo que quería zurcir el presidente del Tribunal Constitucional. ¡Qué sabido!

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: