Tribunal Constitucional le arroja la pelota al Gobierno

El Tribunal Constitucional dictó la sentencia de ejecución en el pago de los bonos de Reforma Agraria haciendo oídos sordos a la sugerencia del Presidente Ollanta Humala para que el caso se vea con los nuevos magistrados elegidos porque muchos ya están de salida. Prefirió lavarse las manos como Pilatos y arrojarle la pelota al gobierno. Sin embargo, de acuerdo a esta sentencia, se dará prioridad a los tenedores originales o a sus herederos. Eso nos parece muy bien. El Gobierno tiene un plazo de seis meses para aprobar el reglamento, dos años para identificar a los tenedores y establecer un cronograma de pagos y ocho años para la cancelación del total de la deuda. El cálculo se hará teniendo como referencia la evolución del dólar americano.

De alguna manera se escuchó en parte el clamor ciudadano porque las versiones que se filtraron fue que este pago se iba a dar de manera simultánea a los bancos que tienen la mayor parte de los bonos y a los tenedores originales, con la desventaja que a estos últimos se les iba a dar otras alternativas de pago como tierras eriazas, canjes por deudas tributarias y nuevos bonos, mientras que a los primeros se les iba a pagar en efectivo porque los bancos no conocen otro lenguaje que no sea el dinero. Ese es su negocio.

Felizmente que no se ha concretado esta odiosa discriminación.

Ahora el asunto es de dónde sacar el dinero para el pago de esta millonaria deuda, monto que aún no está presupuestado. Así el gobierno tenga más de diez años de plazo para pagar, la cosa está muy complicada porque las arcas fiscales no son muy abultadas que digamos, por eso no se puede pagar la deuda del Fonavi y, claro, a los que aportamos nos tienen tirando cintura.

Igualmente, los deudos de las víctimas del terrorismo y los familiares de policías caídos en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico están pasándola muy mal porque el estado no les cumple con pagarles lo que se les debe. Por eso no es raro ver a las viudas haciendo una interminable vía crucis en todas las dependencias del estado.

Por otro lado, miles y miles de pensionistas están pateando latas porque no pueden cobrar sus pensiones por las trabas para el reconocimiento de sus aportaciones. Esas dificultades puestas por la ONP so solo un pretexto para no pagar. Muchos ya se murieron sin recibir un solo centavo a pesar que los últimos años de sus vidas se la pasaron sentados en las oficinas de la ONP reclamando se les atienda. Sería interesante saber qué porcentaje de aportantes muere en el intento de gestionar su pensión. Debe ser alto. Hecho que constituye un abuso extremo y un robo.

Los hospitales del Ministerio de Salud y del seguro no tienen medicinas, los médicos están en huelga en demanda de mejores salarios y no hay suficientes camas para los enfermos, tampoco hay suficientes cirujanos que atiendan a los miles de enfermos que necesitan ser operados. Dicen que no hay plata para cubrir estas necesidades.

Hay pues una gran deuda interna que no se paga. Claro, es más fácil hacer perro muerto con los nuestros porque no pueden hacer nada, ni siquiera pitear en las calles porque los llenan de gases lacrimógenos, en cambio cuando se trata de pagar la deuda externa el estado es más puntual que un inglés, me refiero a los de antes, porque sabe que si se atrasa o se hace de la vista gorda le cae una serie de sanciones con intereses y moras de por medio.

Pienso que el pago de los bonos a los tenedores originales no será un problema porque representan solo el 20%. El problema es el pago a los bancos y a las entidades especulativas y hasta a grupos mafiosos que representan el 80% y son capaces no solo de mover sus influencias sino demandar judicialmente al estado. Tienen la facilidad asombrosa de hacer lobbies en el Congreso y los Ministerios.

De cuatro a cinco mil millones de dólares no son moco de pavo, es un huevo de plata que estas entidades quieren ganar con bonos que les costaron una pigricia porque se aprovecharon de las necesidades económicas de sus tenedores originales. Por eso, los que se deshicieron de esos documentos a un precio vil deben estar llorando, si es que no se han muerto de infarto.

Ahora lo único que hay que hacer es mantenerse en alerta para evitar que los pocos bonistas originales que quedan no sean nuevamente engañados.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: