Dios los cría y ellos se juntan

No se sabe qué facción de los fujimoristas, Keiko, Kenji, el grupo parlamentario o el mismo Alberto, defenestró al abogado César Nakazaki. Tampoco se sabe las razones, sin embargo se especula que sea porque Nakazaki no ganó uno solo de los juicios que se le sigue al ex mandatario. El renunciante abogado ha dicho que es por razones de salud ya que padece de un mal renal que se le está complicando. Cuál será la verdad?

Resulta que el nuevo abogado de Fujimori es nada menos que un ex magistrado del Poder Judicial, destituido por el Consejo Nacional de la Magistratura por graves acto de corrupción. Se trata del doctor William Castillo Dávila, el mismo que favoreció al grupo Colina, en el caso de la matanza de Barrios Altos, cuando se desempeñaba como magistrado de la Sala Penal de Lima. Tuvo la desfachatez de opinar que la ley de amnistía era aplicable para este grupo de asesinos. Es decir quería ponerlos en la calle, libres de polvo y paja. Asimismo, el 2001 fue sancionado por solicitar una coima de 2,500 dólares a la litigante Liliana Lam para fallar a su favor en un proceso penal que se le seguía por estafa, defraudación y contra la fe pública.

Ahora es defensor de Fujimori. No hay nada que hacer, Dios los cría y ellos se juntan. O dicho de otra manera, en la corrupción hermanos.

Quien haya sugerido esta designación, o no sabía de los antecedentes del abogado Castillo o el fujimorismo tiene un enemigo en casa, porque no se explica cuál es la razón de esta metida de pata. Y, por eso, lo primero que su nuevo abogado ha pedido, a través de los medios de comunicación, es que el ex mandatario tenga reclusión domiciliaria. ¡Qué tal concha! Un delincuente de la talla de Fujimori no merece estar ni siquiera en su actual cárcel dorada de la Diroes, sino en una prisión común, como lo están otros ex mandatarios de otros países que cometieron similares delitos. Castillo dice que la “resocialización que persigue la pena resulta imposible de lograr en el presidio y que Fujimorei padece de depresión severa por el aislamiento de su encierro y, finalmente, que es hipertenso en peligro de derrame cerebral” la misma cantaleta de todos sus simpatizantes.

Fujimori no es un reo común, se meó en la Constitución, fue parte de una maquinaria de aniquilamiento en contra de los derechos humanos, se tiró la plata del estado. Según la Procuraduría Anticorrupción desvió 122 millones de soles para financiar los diarios chicha que lo apoyaban, renunció a la presidencia por fax llevándose maletas llenas de secretos y dinero, postuló al parlamento japonés luego de haberle mentido al país sobre su nacionalidad peruana, se apoderó del Poder Judicial y cerró el congreso. Con Montesinos eran uña y mugre. Quiso engañar a todo el mundo con su enfermedad para lograr el indulto y ahora está mejor que nadie interviniendo en la política nacional a través de sus papeletas acogidas por algunos medios de su entorno. Por eso ni siquiera Nakazaki se atrevió a solicitar su arresto domiciliario porque es un imposible jurídico. Así no creo que el Poder Judicial pise el palito y le otorgue el beneficio del arresto domiciliario. Sería un grave error y tampoco creo que el país vea con buenos ojos esta modalidad de semilibertad.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: