Cojo,ciego,manco y con un edificio

Este es el calificativo que tuvo el congresista Virgilio Acuña Peralta de Solidaridad Nacional, partido que encabeza el ex alcalde de Lima Luis Castañeda Lossio, para referirse a su colega parlamentario Michael Urtecho quien, por una incapacidad se mueve en silla de ruedas y es acusado de haber recortado los sueldos a sus empleados que laboran en su despacho en beneficio propio y por desbalance patrimonial, al habérsele descubierto inversiones millonarias en la construcción de un edificio valorizado en más de un millón quinientos mil dólares, por lo que en cualquier momento podría ser separado de su bancada y castigado por la Comisión de Ética.

A ese nivel de potrero se está llegando en el Congreso.

Acuña, que no es un angelito, fue retirado recientemente del cargo de vocero del partido Solidaridad Nacional y, coincidentemente, había sido visitado en su oficina por una periodista que no pertenece al Circulo de Cronistas del Congreso, ocasión que aprovechó para lanzar esos duros adjetivos. Y, no solo eso, también afirmó que hay interés en sacar a Urtecho del Parlamento, sin darse cuenta que estaba siendo grabado.

“El interés es sacarlo, por eso es que ayer Luna ha salido también con todo. Mira, (dirigiéndose a la supuesta reportera), es cojo, ciego, manco y con un edificio de un millón quinientos mil dólares”.

Cuando el audio ya había sido difundido, el congresista Acuña, con un descaro que hiere a la inteligencia humana, trató de disculparse diciendo que no ha ofendido a nadie y al contrario, expresó su respeto y consideración hacia las personas con limitaciones físicas. Y que los calificativos de ciego y manco fueron netamente figurativos.

“Cuando hablo de un manco o un ciego, es porque en términos empresariales se dice “Este no camina y tiene un edificio”. “No siento que he ofendido, mis expresiones son netamente figurativas”, declaró a los cronistas parlamentarios con un desparpajo que daba ganas de hacerle comer sus palabras para que no crea que todos somos unos brutos, como algunos parlamentarios.

Al margen de este incidente y de la condición física del agraviado, el Congresista Urtecho tiene que responder cómo es que con un sueldo de 15 mil soles ha construido un edificio que cuesta un millón quinientos mil dólares. Igualmente tendrá que someterse a la Comisión de Etica para explicar por qué se quedaba con una parte del sueldo a sus asesores. No son pues cuestionamientos tirados de los cabellos porque hay pruebas y declaraciones.

De acuerdo a las revelaciones hechas por el programa Cuarto Poder de América Televisión, la trujillana Teresa Chávez Céspedes trabajó como técnica en el despacho de Urtecho, con un sueldo de S/. 1.800; y luego fue ascendida a asesora con un sueldo de S/. 4.627, según la planilla del Congreso, pero jamás laboró. Urtecho se dio el lujo de contar de manera sucesiva hasta con 43 asesores, entre ellos Walter Menchola y Fabiola Morales, de quienes no se puede decir que son unos angelitos.

La trabajadora “fantasma” Tersa Gonzáles dijo que trabajaba en Trujillo. “Ellos me hicieron firmar una carta poder y yo le daba potestad para que Claudia Gonzales, esposa del congresista Urtecho recoja mis boletas”, Declaró.

Mencionó, además, que durante los cinco meses que fue contratada por el congresista de Solidaridad Nacional solo asistió en tres oportunidades al Parlamento, la vez que firmó el contrato, cuando la ascendieron y cuando la despidieron. El resto del tiempo se dedicó a “darle de comer a su perro” y que la esposa del parlamentario se quedó con gran parte de su liquidación.

Cuarto Poder reveló, asimismo, que Urtecho gastó en logística, viajes de representación y viáticos para el personal que viajaba con él, 1, 247, 781 soles. Solo en viajes a su ciudad natal, donde tiene casa, gastó por concepto de viáticos S/. 478.306. En solo un año (2011 y 2012) gastó más de 123 mil soles por conceptos de representación y cerca de 114 mil por viáticos. ¡Qué tal vida!

Esto es una exageración si se tiene en cuenta que el presidente de la Mesa Directiva, Daniel Abugattás, en el mismo período, no hizo uso de este presupuesto. El vicepresidente Manuel Merino gastó 38 mil soles y Yehude Simon menos de 33 mil soles.

Otra cosa, Urtecho dijo que el dinero para construir un edificio de lujo en Trujillo se prestó de un banco, de manera mancomunada con su esposa pero, no hay ningún informe en Infocorp. También dijo que Claudia Gonzáles, un familiar de su esposa, les había ayudado, pero no existe ningún documento que acredite de dónde salió ese dinero. Lo que se reveló es que Gonzales es presidenta de una ONG llamada “Por la discapacidad en el Perú” y propietaria del centro médico Jesús de Nazaret, destinado a atender discapacitados de bajos recursos, de manera gratuita. Sin embargo, ‘Cuarto Poder’ comprobó que sí cobran por los servicios que prestan, pese a ser una institución sin fines de lucro.

No cabe duda que Urtecho, está con la soga en el cuello porque también se ha descubierto que, cuando presidió la Comisión Especial de Discapacidad del Congreso, tuvo el encargo de distribuir 1.041 sillas de ruedas que fueron donadas al Parlamento, pero el legislador solo entregó 393 sillas, La pregunta es ¿Dónde están las otras 621 sillas?

Estos vergonzosos hechos demuestran lo mal que está el Congreso, donde siguen las intrigas, denuncias, acomodos y los dimes y diretes. Ni con el escándalo de las repartijas en la fallida elección de los titulares del Tribunal Constitucional, el Banco Central de Reserva y la Defensoría del pueblo, han cambiado las cosas. Todo sigue igual, por eso su baja reputación y rechazo en las encuestas.

Se sigue legislando con nombres propios. Techito está más preocupado en la situación legal de las parejas del mismo sexo que en la ley universitaria, se mete de contrabando un proyecto de ley que favorece a Antauro Humala, No se discute seriamente las reformas del estado, se trata de boicotear las investigaciones del caso Ecoteva y los narcoindultos, la ex Fiscal de la Nación Gladys Echaíz se hace la inocente. Entretanto, los gremios salen a las calles reclamando mejores salarios, las mafias de construcción civil, los mineros informales y los antimineros, cada uno por su lado, hacen de las suyas y el país se va al carajo.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: