A Laura Bozzo tampoco la quieren en México

Laura Bozzo creyó que yéndose de Perú, luego de haber ensuciado hasta la saciedad las pantallas de nuestra televisión haciendo asquerosidades en los sets para captar la atención de un público ignorante y ávido de ganarse unos reales lamiendo axilas y haciéndose abofetear en cámaras, podía seguir engañando a los televidentes de otros países, se equivocó de canto a rabo.

Los mexicanos no soportaron más de su programa basura en Televisa y piden su expulsión. No sabemos a dónde irá porque en Perú tampoco la queremos ver por más que su amigo Beto Ortiz se haya esmerado en ayudarla a limpiar su imagen en su Programa “El valor de la verdad”, donde estaba claro que las preguntas habían sido estructuradas con el único propósito de lavarle la cara a la cuestionada animadora de televisión y no con el afán de incomodarla, sobre todo en lo relacionado a sus vínculos con Vladimiro Montesinos y el papel que desempeñaba en el gobierno de Fujimori.

Si bien es cierto que fue declarada inocente por el delito de haber recibido dinero y joyas de Montesinos, quienes trabajamos en ese tiempo en la televisión de la competencia, sabíamos que su carcelería no fue en vano porque casi toda la planilla para el pago de su personal, y algo más, venían de la salita del SIN. Fue una pieza clave en la maquinaria de propaganda en favor del gobierno dictatorial de Fujmori y no tuvo escrúpulos de hacer las peores barbaridades, que no se pueden hacen en la televisión, para mantener idiotizadas a las amas de casa y se olviden de la crisis económica espantosa ocasionada por efecto del llamado fuji-shok.

Laura Bozzo siempre hizo negocio con la pobreza de la gente. Y en México siguió en lo mismo. Llegó al colmo de aprovecharse de la situación de emergencia, como consecuencia de las torrenciales lluvias e inundaciones, para hacer un programa que no tenía precisamente el propósito de ayudar a los damnificados sino aprovechar la ocasión para hacer rating, tal como hizo en Pisco luego del terremoto que afectó a gran parte de su población.

La periodista Carmen Aristegui, de reconocida trayectoria en su país y comentarista de la CNN de los EEUU, no solamente ha criticado la forma cómo actúa Laura Bozzo, sino que ha solicitado la pena de cárcel por usurpación de funciones.

Es una pena que una compatriota haga quedar mal parado el nombre del Perú, porque en México no le dicen solo Laura Bozzo, sino “la peruana Laura Bozzo”. Felizmente que hay otros nombres que sí ponen muy en alto el nombre de nuestro país como Ricardo Blume y Tania Libertad.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: