Sentencia de La Haya nos dejó un sabor agridulce

Los peruanos no esperábamos de La Haya un fallo capcioso y complicado, sino todo lo contrario, una sentencia que defina claramente la frontera marítima con Chile. Si observamos detenidamente el mapa oficial presentado por el Tribunal Internacional de Justicia, la nueva demarcación de líneas rectas, curvas y quebradas, nos complica más la vida. No solo nos deja un sabor agridulce sino que su aplicación será complicada.

El fallo no fue como todos los peruanos esperábamos, sin embargo, por donde se le mire, esta nueva demarcación que, según la sentencia, es definitiva, ha variado el mapa en favor de Perú pero, al mismo tiempo, ese mar que hemos reconquistado será muy costoso y difícil de controlar.

En virtud de esta sentencia, los chilenos seguirán conservando su frontera marítima hasta las 80 millas, donde abunda la anchoveta y el jurel. Y es solo a partir de esa distancia que nuestra frontera se ampliará en alrededor de 50 mil kilómetros cuadrados hacia el sur, a una zona donde nuestros pescadores artesanales no llegarán fácilmente y si llegan solo hallarán algunas ballenas que no podrán cazar, pota y tiburones con los que tendrán que lidiar.

No es solo eso, para el gobierno peruano, será muy difícil controlar y administrar esta porción de mar que hemos recuperado. Salvo que tengamos un satélite y el presupuesto necesario para la compra de lanchas patrulleras. De lo contrario, como siempre los chilenos nos harán el avión.

El fallo de La Haya es definitivo, inapelable y de inmediata ejecución. Pero, conociéndolos a los chilenos, estoy seguro que estos le buscarán tres pies al gato para dilatar su cumplimiento, sin embargo de favorecerlos enormemente.

Por eso, sería bueno que, a partir de este momento, nuestro gobierno se mantenga en alerta y, sobre todo, se sacuda de su posición extremadamente contemplativa porque los chilenos, acostumbrados a las maniobras sucias, tratarán por todos los medios de dilatar la aplicación de la resolución.

En caso de incumplimiento, por parte de Chile, nuestro gobierno no debe dudar en demandarlo ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas porque ya no se trata de caballerosidad, ni de buenos modales, sino de hacer respetar una sentencia.

Hay todavía mucho pan por rebanar y lo mejor será mantenernos unidos y serenos, pero también con los ojos bien abiertos para evitar errores que sean utilizados por nuestros nada confiables vecinos.

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “Sentencia de La Haya nos dejó un sabor agridulce”

  1. jose palomino Cortez Says:

    Querido Herbert, medular tu enfoque, lo reenviare a algunos medios de prensa. Abrazos Jos

    Date: Mon, 27 Jan 2014 22:45:07 +0000 To: jpaloc@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: