En honor de la Mujer

13 marzo, 2016

Este martes 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, como reconocimiento a su lucha para participar en la sociedad en igualdad de condiciones con el hombre y en su desarrollo como persona.
La primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a numerosos países.
En 1975 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer y en 1977 proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.
Si nos remontamos a la historia, generalmente escrita por hombres, por lo que pudiera ser algo sesgada por el machismo imperante en esa época, no obstante destaca la obra de teatro Lisístrata, de Aristófanes, escrita en el Siglo V Antes de Cristo, situada en la antigua Grecia. Allí se encuentra un referente de la lucha de la mujer. La protagonista, Lisístrata, realiza una huelga sexual contra los hombres para forzar que estos pongan fin a la guerra.
La figura de la matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría, asesinada brutalmente, es considerada como paradigma de la mujer científica y libre.
Durante la Revolución francesa la mujer tomó conciencia de su situación social por primera vez y de manera colectiva, marchando hacia Versalles, junto a los hombres. Las mujeres parisinas reclamaron la igualdad social bajo el lema «libertad, igualdad y fraternidad». También tomaron conciencia de que la lucha de clases no contemplaba la lucha de género.
Pero fue durante la Revolución francesa que se produjeron las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanía para la mujer. Así lo refleja la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, un texto redactado en 1791 por Olympe de Gouges que copiaba en buena medida la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 26 de agosto de 1789, el texto fundamental de la revolución francesa.
Este es uno de los primeros documentos históricos que propone la emancipación femenina en el sentido de la igualdad de derechos o la equiparación jurídica y legal de las mujeres en relación a los varones así como el sufragio femenino.
Es a mediados del siglo XIX cuando los movimientos reivindicativos de la mujer toman fuerza, se lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral. Surgieron entonces los denominados movimientos sufragistas, inicialmente de origen burgués, con figuras como Flora Tristán.
Los primeros grupos feministas tienen como gran aliado teórico el libro de Friedrich Engels, publicado en 1884, “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” y surgirán dentro de los movimientos anarquistas que reivindicaban la procreación consciente del proletariado, la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina, la libertad sexual, la promoción de la planificación familiar, el cuidado de los niños así como el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales.
Fue el 28 de febrero de 1909 cuando se celebró por primera vez en Nueva York, Estados Unidos, el Día Nacional de la Mujer organizado por las Mujeres Socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos en honor a la huelga de las trabajadoras textiles de 1908 en la que protestaron por las penosas condiciones de trabajo en Chicago y Nueva York. Unas 15.000 mujeres marcharon por la ciudad de Nueva York exigiendo la reducción de la jornada laboral, mejores salarios y derecho al voto.
En noviembre de 1909 en Nueva York comenzó la huelga de las camiseras, también conocido como el Levantamiento de las 20.000. La huelga fue dirigida por Clara Lemlich y apoyada por la Liga Nacional de Sindicatos de Mujeres Estados Unidos.
En 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague, se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. El objetivo era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio para las mujeres.
Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.
El incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, el 25 de marzo de 1911 donde murieron 146 mujeres y 71 resultaron heridas, hizo que se modificara la legislación laboral en Estados Unidos.
En 1913, en el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres de Rusia celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de dicho año. En 1914 en Alemania, Suecia y Rusia se conmemora por primera vez, de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo para protestar por la guerra y para solidarizarse con las demás mujeres.
Estando aún en la Primera Guerra Mundial, en la que ya habían muerto 2 millones de soldados rusos, se produjo la Revolución de Febrero, que marcó la primera etapa de la Revolución rusa de 1917. Es el inicio de una hambruna que provocó revueltas en la capital Petrogrado, actual San Petersburgo.
Después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque laborable. El 8 de mayo de 1965 por decreto del Sóviet Supremo de la Unión Soviética se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
En China se celebra desde 1922 y en España se celebró por primera vez en 1936.
En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Esta adhesión de la ONU llevó a varios países a oficializar este día dentro de sus calendarios: Chile en 1977.
En Perú, desde que en 1957 se dio el voto a la mujer, en el gobierno de Manuel A. Odría, la mujer peruana fue conquistando poco a poco los mismos derechos que tiene el hombre, que han sido incluidos en la Constitución Política del estado, aunque todavía hay algunos vacíos, pero estos son muy pocos, sobre todo por el tipo de actividad laboral que por una razón de discriminación.
La contribución de la mujer peruana en el desarrollo de nuestro país fue y es sumamente valiosa, que los varones reconocemos.
Hay ejemplos valiosos de mujeres peruanas célebres que destacaron en todos los campos, entre ellas la heroína Micaela Bastidas, la patrona de América Santa Rosa de Lima, María Parado de Bellido, Rosa Merino y Clorinda Matto de Turner, por dar algunos nombres.
Más recientemente Chabuca Granda, María Rostworowski, o Blanca Varela, la primera piloto civil Carmela Combe, la voluntaria de la lucha contra el cáncer Isabel Ferreyros de Miró Quesada y la fundadora del Centro Ann Sullivan del Perú, Liliana Mayo, en fin,, decenas de nombres que podríamos dar.
Si antes era una rareza que la mujer trabaje, hoy hay grandes avances. En 2005 eran 5 millones 637 mil las mujeres que laboraban, hoy se acercan a los siete millones. El 40.5% de este grupo trabajan en Servicios, el 25.6% se dedican a actividades Comerciales, el 22.3% está en la Agricultura, el 8.6% en Manufactura y el 1.9% en Transportes y Comunicaciones.
Hay otra ventaja para tomar en cuenta: La esperanza de vida de la mujer peruana es de 77 años, es decir, 5 años más que los hombres, cuya esperanza de vida al nacer llega a 72 años.
Actualmente las mujeres pueden decidir sobre el número de hijos que quieren tener. A propósito, en la actualidad el promedio de hijos por mujer es de 2.4. Según lugar de residencia, en el área urbana las mujeres tienen 2.2 hijos y en el área rural 3.2 hijos. Antes estos porcentajes eran más elevados.
La discusión más abierta sobre el aborto terapéutico y el uso de anticonceptivos están haciendo cambiar la opinión de la mujer en torno a la planificación familiar y a su derecho a tener los hijos que desea.
No olvidemos que el 11.7% de las mujeres de 15 a 19 años de edad ya son madres y 2.9% En la zona urbana, las madres adolescentes o embarazadas por primera vez alcanzan el 12.2%y en el área rural 22.0%.
En el campo laboral, un reporte indica que las regiones del país que más mujeres asalariadas integra son Callao, Lima y Arequipa. Esto va de la mano con el porcentaje que ahora está afiliada a una AFP, que ha aumentado en 26.9% desde 2005.
Ahora, 76 de cada 100 mujeres en el Perú tienen seguro de salud.
Otro dato importante, el 49.7% de las mujeres egresadas de una universidad han obtenido su título profesional, cifra mayor en 13.3% a los hombres (36.4%).
De acuerdo con el nivel de educación alcanzado, el 15.9% de las mujeres tienen educación superior universitaria y el 13.1% educación superior no universitaria. Este es un incremento de 5.4% con respecto a hace diez años.
La parte negativa es que, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar – ENDES 2015, el 12.2% de las mujeres entre 15 y 49 años de edad, alguna vez fueron víctimas de violencia física y/o sexual por parte del esposo o compañero, en los últimos doce meses.
Por lugar de residencia, en el área urbana, el porcentaje de mujeres que sufrieron este tipo de violencia alcanzó 12.6% y en el área rural 11%.
De acuerdo con el tipo de violencia, el 11.5% de las mujeres sufrieron violencia física y 2.8% violencia sexual.
Y la parte positiva es que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) informó que, de los 2242 ciudadanos que postulan al Congreso de la República en los comicios del presente año.

Feliz Día Internacional de la Mujer

Comentarios
Elias Ochoa

Feliz Año Nuevo 2016

31 diciembre, 2015

Recibir el Año Nuevo es quizás la más universal de las costumbres y tan antigua como la historia de la humanidad.
Empezó a celebrarse cuando aún no existía el calendario anual porque, en esa época, la única referencia era el tiempo transcurrido entre la siembra y la cosecha que representaba un año o ciclo.

La fiesta de Año Nuevo más antigua que se tiene registrada en la historia fue celebrada en Babilonia, cuyos restos arqueológicos, a pesar de las guerras, los bombardeos y los atentados, aún permanecen en pie. El Nuevo Año aquí, se celebraba a fines de marzo, en el equinoccio invernal o de primavera, esto es, al comenzar esta estación, y los actos festivos duraban once días.

En la época de los Incas, el Inti Raymi era la ceremonia en honor del sol, que se realizaba cada solsticio de invierno (24 de junio, en el hemisferio sur), que junto con el Wawa Inti Raymi (fiesta del sol niño), eran las más importantes.

Actualmente se continúa realizando el Inti Raymi y es considerada mundialmente como una ceremonia de interés turístico. Se mantiene aún como un rito en muchas comunidades indígenas de legado incaico, algunas de las cuales están asentadas en el antiguo territorio inca, como Ecuador, Colombia, Chile, el norte argentino (Jujuy) y Bolivia.

Según relata el Inca Garcilaso de la Vega, el Wawa Inti Raymi significaba que el dios Sol renacía para dar inicio a un nuevo ciclo anual, el “tiempo circular inca”, debido a que no concebían el tiempo como lineal sino como un círculo cronológico. Su celebración duraba 15 días, en los cuales se programaban danzas, ceremonias y sacrificios.

El último Wawa Inti Raymi con la presencia del Inca fue realizado a partir del 21 de junio del año 1535.

La idea de utilizar un recién nacido para simbolizar el comienzo de un nuevo ciclo surgió en la antigua Grecia alrededor del año 600 AC. En las fiestas dionisiacas, era costumbre hacer desfilar como homenaje a Dionisos, dios del vino y de las francachelas, un bebé en un cesto de juncos, que representaba el renacimiento anual de ese dios como espíritu de la fertilidad.

Los egipcios celebraban el fin del año al empezar la crecida del río Nilo y la preparación de las tierras para la siembra, mientras que los romanos lo hacían el 25 de marzo.

Desde los inicios del Imperio Romano, enero estaba dedicado al dios bifronte Janus, que mira adelante y atrás, representando al año que se va y al principio del que viene, por eso lo representaban con dos rostros, uno barbudo y viejo y el otro joven. Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaba miel con dátiles e higos para que pase el sabor de las cosas y que el año que empezaba sea dulce.

Esta vieja costumbre romana fue poco a poco entrando en Europa, donde comenzaron a ofrecerse lentejas, de las que se dice propician la prosperidad económica del año que empieza.

En la Edad Media la Iglesia trató de oponerse a esas viejas costumbres, pero no lo consiguió. Y la cena de Nochevieja, el 31 de diciembre, empezó a convertirse en una festividad de moda desde principios del siglo XX.
Recordemos que en el mundo occidental, el calendario que rige es el Gregoriano, llamado así porque fue impuesto en 1582 por el Papa Gregorio XIII, sustituyendo la cuenta juliana establecida por Julio César (que databa el nacimiento de Cristo en el año 1, dando lugar a nuestra Era).

Con la nueva cuenta de 365 días, se siguió la costumbre ancestral de celebrar el fin de año el 31 de diciembre (que en el hemisferio norte coincide más o menos con el solsticio de invierno, el 25 de diciembre).

Actualmente en casi todos los rincones del mundo, la noche en que se efectúa el traspaso del “año viejo” al “año nuevo” está cargada de ritos y supersticiones que buscan atraer la felicidad, el éxito y la abundancia.

En Alemania, por ejemplo, el último día del año, es decir el 31 de diciembre, el protagonista es San Silvestre. En su honor, corre la bebida, y se queman castillos de fuego para ahuyentar a los espíritus malignos.

En Brasil el mar juega un papel muy importante: el cielo de las playas brasileñas se ilumina con los fuegos artificiales y las filhas do santo (sacerdotisas africanas) encienden velas y lanzan al mar pequeños barcos llenos de flores y regalos para ver si las olas se los llevan, lo que es un buen presagio.

En año nuevo, en Escocia, su afición preferida es el Hogmanay, en que se busca un barril de madera, se le prende fuego y se lo pone a rodar por las calles. Según dicen, es para permitir el paso del nuevo año. Además, después de la medianoche, llega el momento de presentar su “primer pie” en la calle. A esa hora van a ver a sus allegados para desearles feliz año nuevo y ofrecerles whisky y un pedazo de pastel de avena.

En España, es costumbre salir a la plaza mayor y comerse las tradicionales 12 uvas de la suerte al son de las campanadas de medianoche, mientras se pide un deseo. Tras la cena, la fiesta continúa en la calle hasta bien entrada la mañana siguiente.

En Italia, en la noche de fin de año, al igual que el resto de europeos, salen a celebrarlo por todo lo alto hasta que amanece. En la Nochevieja italiana, las lentejas sustituyen a las uvas para atraer la buena suerte en el nuevo año. Otra tradición muy popular y que, dicen, depara buena fortuna, es la de regalar lencería roja. Muy arraigada está también la costumbre de arrojar los trastos viejos por la ventana como símbolo de un pasado finito.

En Japón las fiestas de fin de año duran nada menos que 15 días, en los que escuchan 108 campanadas equivalentes a los valores negativos que acarreamos los humanos y que con las campanadas se olvidan. Comen también una sopa tradicional con fideos y a continuación se dirigen hacia el templo budista a pedir buena suerte para el año que empieza. Se celebra así el año recién nacido. Beben “sake” mientras visitan a los amigos para concentrarse después en otra comida especial de año nuevo. La comida más importante dentro de las celebraciones de fin de año la realizan el día 15 de enero.

En China surgió, para celebrar el fin del invierno, un festival de linternas. Esto se repite dos veces por año, ya que celebran el año nuevo tradicional y también el occidental. El Año Nuevo Chino es una ocasión muy importante para los habitantes del país. En esta fecha no se habla del pasado ni se castiga a los niños. El color rojo es protagonista en la festividad.

Este año empieza el año 4713 según el calendario Chino, es el Año de la oveja o cabra de madera de acuerdo a los mitos del horóscopo. Otra costumbre china es dejar las puertas y ventanas abiertas. La fecha del Año Nuevo Chino depende de la luna. Y los fuegos artificiales no solo tienen un fin estético, sino también sirven para alejar a los espíritus malvados.

En el Líbano, se preparan doce bolitas con masa de trigo a los que se introduce una pasa y una moneda, para luego regalarlas a 12 amigos y los beneficios regresan a quien las obsequia multiplicados por 12.

En Rumania, las mujeres solteras suelen caminar hacia un pozo, encender una vela y mirar hacia abajo. El reflejo de la flama dibujará en las oscuras profundidades del agua el rostro de su futuro esposo. Pero las que prefieren no salir de casa, pueden colocar una rama de albahaca bajo la almohada: el sueño de esa noche tendrá como protagonista al hombre que las espera.

En Venezuela, antes que den las 12, las familias se reúnen en sus hogares y preparan la “hallaca”, una especie de humita exuberante, repleta de condimentos y relleno especial, que se regala a los amigos.

En las principales capitales del Mundo, como Nuera York, Londres, Madrid, Sidney, se estila hacer el conteo regresivo que es transmitido por la televisión, luego estallan los fuegos artificiales y generalmente se remata con un show artístico.

En nuestro país, Perú, como en algunas ciudades de América, se estila recibir el Año Nuevo también con fuegos artificiales, se revientan cohetes y se queman muñecos, aunque algunas instituciones ambientalistas no estén de acuerdo por la extrema contaminación que se produce la noche del 31 de diciembre. También se acostumbra deshacerse de cosas viejas.

Al mediodía del 31 de diciembre, en las oficinas públicas y privadas se trituran papeles que se arrojan por las ventanas de los edificios

Es una costumbre adquirir adornos, cotillón y otros ornamentos color amarillo, el color de la buena suerte. Las damas estrenan lencería amarilla y los caballeros, ropa interior o por lo menos sombreros, gorros y corbatas también de este color.

En la cena no falta pavo, chancho o por lo menos pollo, acompañados de ensaladas de verduras y frutas, y puré de manzana y camote.

Justo a la media noche, en la fiesta social o familiar, también se hace el conteo regresivo, segundo a segundo, y todos nos damos un abrazo. Se sirve champán, se come doce uvas, algunos pasan por debajo de la mesa y otros acostumbran salir con su maleta para darse una vuelta a la manzana si su deseo es viajar, mientras la noche se ilumina por los fuegos artificiales y la quema de cohetes.

Un consejo, no olviden saltar el umbral de la casa con el pie derecho, limpiar y ordenar la casa. Entre más limpia, ordenada y radiante esté, mejor será la vida en el próximo año. Tampoco olviden poner un anillo de oro en la copa de champan para hacer el brindis, esto les asegurará que no falte el dinero en sus bolsillos.

A pesar de estas diferencias culturales, en todos los países donde se celebra el fin de año hay un elemento común: la familia y los amigos que se reúnen para cenar, brindar y desearse un próspero Año Nuevo.

Queridos amigos, al finalizar el año 2015 quiero agradecerles por brindarme vuestra amistad, gracias por leer mis post, aquí y en el extranjero. Gracias también a quienes sin ser mis amigos, siguen mis notas, y quizás sean los más.
En este Nuevo Año que particularmente para nuestro país será de grandes sorpresas por ser un año electoral, les ofrezco seguir informándoles con objetividad y haciéndoles llegar mis comentarios e inquietudes dentro de esa línea periodística equilibrada y de respeto, que me he trazado, dando cabida a todas las tendencias políticas, porque para mí no hay candidatos grandes ni pequeños. Gracias por vuestros comentarios, por vuestras críticas y vuestra presencia.

Les deseo un Nuevo Año de éxitos, que vuestros más caros anhelos se cumplan, que haya paz en el mundo y que todos los peruanos nos mantengamos unidos, en las buenas y en las malas.
Un abrazo para todos.

Mi saludo por Navidad

24 diciembre, 2015

La Navidad es un término de origen latino que significa “nacimiento” y nos recuerda la llegada de Jesús. Es una de las festividades más importantes del cristianismo, junto con la Pascua de resurrección y el Pentecostés, es decir la venida del Espíritu Santo y el inicio de las actividades de la Iglesia.

El nacimiento de Jesús en Belén, se celebra el 25 de diciembre en las Iglesias católica y anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la mayoría de las Iglesias ortodoxas.

En otras iglesias como la ortodoxa rusa o de Jerusalén, que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano de pasar al calendario gregoriano, nombre derivado de su reformador el papa Gregorio XIII, se celebra el 7 de enero.

Los angloparlantes utilizan el término “Christmas”, cuyo significado es “misa de Cristo”. En algunas lenguas germánicas, como la alemana, la fiesta se denomina Weihnachten, que significa ‘noche de bendición’.

Como su nombre lo indica, celebrar la Natividad, es celebrar el nacimiento de Jesús de Nazaret.

Aunque la tradición indica que el nacimiento de Jesús se produjo un 25 de diciembre en Belén, algunos historiadores creen que la verdadera natividad del hijo de Dios, tuvo lugar entre abril y mayo. Esta teoría se basa en cuestiones geográficas que no se pueden negar porque, como sabemos, en el hemisferio norte el mes de diciembre coincide con el invierno, lo cual pone en duda que, con tanto frío, los pastores hayan estado al aire libre, asimismo, que el cielo de esa noche haya sido estrellado por estar nevando. Estos elementos contradicen pues os hechos narrados en los textos bíblicos.

De todas maneras, la Iglesia Católica tomó la decisión de mantener el 25 de diciembre como la fecha convencional de la navidad y hay que respetar su posición.

Se cree que se adoptó esta fecha para que coincidiera con los ritos paganos por el solsticio, que también se realizaban el 25 de diciembre, aún antes del nacimiento de Cristo, entre estos el Cápac Raymi de los Incas y el Natalis Solis Invicti de los romanos, entre otros.

Y bien, de acuerdo a la tradición, desde tiempos remotos el mundo cristiano celebra la Navidad con un banquete que comienza con la cena del 24 de diciembre y se extiende hasta después de la medianoche, es decir, hasta el día del nacimiento de Jesús.

En la víspera, o días antes, se arman los nacimientos o pesebres, se cantan villancicos y se adorna un árbol.

En nuestros tiempos, la Navidad tiene también como símbolo a Papá Noel, conocido como San Nicolás y Santa Claus, un personaje inspirado en un obispo griego, que se encargaba de llevar regalos a los niños pobres a las 0 horas del día 25 de diciembre. Lamentablemente hoy, este personaje es utilizado más con fines comerciales que religiosos

En Abancay, la tierra donde nací, mis abuelos y mis padres, como católicos que eran, seguían a pie juntillas todas las tradiciones religiosas, particularmente la Semana Santa, y la Navidad, sin dejar pasar por alto el día de la virgen del Rosario, Patrona de Abancay y las celebraciones en honor de todos los santos y vírgenes.

Mi abuela y sus hijas, entre ellas mi madre, se reunían días antes para planificar la Navidad. En el programa no podía faltar la misa en la Catedral con la visita a todos los altares y la adoración al Niño en su pesebre. Luego la cena con el infaltable pavo porque, en Abancay, por su clima cálido, en la casa con patio o en la residencia con jardines, jamás faltaba un ave de corral, entre ellos el famoso pavo, sentenciado a morir antes Navidad.
Tampoco faltaba en la cena dulces de nísperos, duraznos, membrillos, peras, es decir, los dulces de algunas de las frutas que producía la quinta de mis abuelos.

Los chicos, íbamos días antes a recoger musgos y piedras pequeñas de las orillas de los ríos, paja de las alturas de los cerros, y otras plantas y flores, para armar el nacimiento. Todo un acontecimiento.

Antes de irnos a acostar teníamos que dejar nuestros zapatos en las puertas del dormitorio o en las ventanas, para que el Niño Jesús nos traiga un regalo, y rezar para que no se olvide de nosotros. En mi época, no es que todavía no haya nacido Papa Noel, sino que simplemente no lo conocíamos porque su trineo nunca pasaba por Abancay. No lo hacía seguramente porque no había nieve, sino todo lo contrario, calor en el ambiente y en los hogares, aunque a veces llovía. Tampoco se acostumbraba dejar los regalos al pie del árbol, al día siguiente los encontrábamos junto a nuestros zapatos. Y, a veces, un sobre con una buena propina. Es cuando recién se armaba el jolgorio porque empezábamos a jugar y disfrutar de nuestros regalos. La Navidad era una fiesta particularmente dedicada a los niños, hoy es de todos. Quizás más de los adultos que de los niños.

Mi Abuela Adelina y sus hijas, entre ellas mi madre, se encargaban de preparar el desayuno que consistía en una taza de chocolate caliente, biscochos, panes de pasas, rejillas y taparacos, que los untábamos con la exquisita mantequilla de La Florida de Huancarama. Y mientras los chicos jugábamos, los grandes se quedaban haciendo sobremesa, las damas haciendo planes para instalarse en la cocina y preparar el almuerzo familiar del día 25 y los caballeros buscando los mejores vinos de Villa Gloria, la Chaucalla de Arequipa y de Ica.

Hoy, la Navidad parece otra, y muy poco tiene que ver con la tradición cristiana, el amor y la unión familiar. Los festejos son más pomposos, es verdad, pero con una lamentable ausencia espiritual. Y en algunos casos son llevados a cabo por personas que ni siquiera practican la religión, centrándose en el consumismo, la abundante bebida, opípara comida y regalos.

Se arman llamativos árboles de pino y cada vez son más los que adornan hasta la parte exterior de sus casas en clara demostración de opulencia. En resumen, los que más tienen se han apoderado de la Navidad de los pobres. Iluminan sus calles y jardines y organizan fastuosas reuniones familiares donde se revientan cohetones y lanzan los más sofisticados fuegos artificiales sin importarles molestar a los enfermos, vecinos, ni la tranquilidad pública. Y los establecimientos comerciales se llenan de compradores en un derroche que seguramente hasta el mismo niño Jesús, nacido en un humilde pesebre de Belén, se sonroja.

Una encuesta realizada el año pasado señaló que una familia de clase media, gasta entre mil dos mil soles en la organización de la llamada Noche Buena. En los estratos altos se quintuplica la cifra. Una muestra más que lo material supera lo espiritual, tal como lo advirtió el Papa Francisco en su saludo navideño.

Lo curioso es que una celebración que comenzó como una tradición religiosa, ahora preocupa y entusiasma más a los “no creyentes” que se someten a una serie de obligaciones porque en torno a la navidad gira una combinación de actitudes y sentimientos que afectan hasta su salud por su entrega materialista, su sentimiento de culpa y el sufrimiento económico que le causa cumplir con los regalos, adornar los exteriores de su casa, por supuesto mejor que la de su vecino, comprarle el regalo de moda al hijo, igual del que seguramente tendrá el amigo, olvidando por completo, siquiera ir a misa o rezarle un Padre Nuestro al Niño Jesús.

Y hasta las clases menos favorecidas, esperan esta fecha con muchas ansias, y no precisamente por ir a misa o recordar el nacimiento de Jesús, sino por la gratificación y la esperanza de recibir la canasta navideña en sus centros laborales. Y esa no es la intención de la Navidad.

Ahora, los niños relacionan la navidad más con la propina y los regalos y los estudiantes con las vacaciones y el inicio del verano. Las damas se olvidan de la prudencia y la dieta y los hombres hasta de que está prohíbo manejar ebrio. Muy pocos son los que recuerdan que tienen una responsabilidad social con los niños pobres y los ancianos desposeídos. ¡Qué va! eso es problema del gobierno. Dicen.

Se prefiere dar rienda suelta a los excesos porque “la vida se vive una sola vez”. Claro, cómo perderse el pavo, el panetón, el chocolate o el chanchito al horno. Y no importa que sea todo junto.

¡Cómo pasa el tiempo! Las amas de casa ya no confeccionan sus propios adornos navideños, prefieren comprarlos hechos, en Mesa Redonda, en boutiques especializadas en artículos navideños, en las calles, esquinas y plazas, porque en navidad todo el mundo vende y donde le da la gana. ¿Acaso no se ve que los ambulantes se han apoderado de las pistas? Venden el árbol de moda, los adornos más curiosos y las luces más relucientes, con y sin cambios, al precio que les viene en gana y de yapa un cohetón “mata todo”, No importa que sea de manufactura china, total si es solo para una noche, la noche del despilfarro, la cosa es que funcionen delante de los invitados para así poder sacar pecho.

Se compra Nacimientos de plástico, niños de plástico y los otros personajes también de plástico, y todos con rostros europeos o norteamericanos. ¡Cómo extraño mi tierra Abancay y el Cusco con su Santurantikuy.
Tampoco importa que el niño no esté bendecido, ¡Esa es una creencia del pasado!

Pero por lo menos que le dediquen un Padre Nuestro. ¿Quéee? ¡Que le rece la abuela!

En esta fecha, algunos desempolvan las luces y los adornos del año pasado y desechan aquellos que pasaron de moda, cuando lo que deberían hacer es desempolvar de sus mentes todos los pensamientos que enturbian su vida y desechar de sus corazones todo lo malo que albergan, porque esta es una fecha oportuna para limpiar nuestros corazones y recordar que esta fiesta es del Niño Jesús, el hijo de Dios que al convertirse en el Cristo de Nazareth, entregó su vida por nosotros.

Por eso, que el armado del pesebre, del árbol navideño y todos los demás complementos sean para expresar nuestra fe y tradición cristiana. Esta es pues una gran oportunidad para mostrar una actitud reflexiva y positiva.

Y como dice el Papa Francisco “el regalo debes ser tú porque dentro de ti está el más preciado regalo: El amor que, complementado con un abrazo sea capaz de transmitir afecto y compresión”

El verdadero significado de la Navidad es pues el amor.

La Navidad es la época más hermosa del año porque nos permite expresar nuestros más nobles sentimientos por medio de detalles y de palabras amables a nuestros seres queridos, amigos y compañeros de trabajo. Es a la vez el tiempo de reflexión, de unión familiar, pero también de reencuentro con nosotros mismos y con los demás.

La Navidad es el tiempo para dejarnos llevar por los sentimientos de solidaridad, haciendo fluir libremente nuestro afecto, cariño y comprensión con alguien que necesita un poco de nosotros.

Queridos amigos, les deseo que esta Navidad sea el comienzo de una nueva y maravillosa etapa en vuestras vidas. Que los buenos sentimientos que encierra la Navidad, se queden en vuestros corazones y los acompañen a vivir cada día con fe y esperanza.

Y que, en esta linda fecha, se reúnan en familia para compartir juntos los más bellos momentos.
Feliz Navidad

En en Día del Padre

20 junio, 2015

Así como ocurrió con el Día de la Madre, el Día del Padre empezó a celebrarse también en los Estados Unidos. Fue un 19 de junio de 1909 cuando Sonora Smart Dodd quiso homenajear a su padre Henry Jackson Smart, un veterano de la Guerra Civil que se había convertido en viudo al morir su esposa, la madre de Sonora, en el parto de su sexto hijo.
Fue en Washington donde Henry Jackson se hizo cargo de la educación de sus seis niños. Sonora fue testigo que su padre era un ejemplo a seguir y propuso como fecha dedicada a todos los padres, el día del nacimiento de su padre, el 19 de junio.

La idea de instituir el Día del Padre fue acogida con entusiasmo por muchas personas en diversos condados y ciudades. En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea y convirtió el Día del Padre en una celebración nacional.

Finalmente en 1966, el Presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos. La mayoría de países del Continente Americano se sumaron también a dicho festejo.

Por una entrevista del diario El Comercio, me enteré que fue Nilo Marchand quien trajo al Perú la idea de los EEUU en 1944 cuando viajó a Miami enviado por el gerente de la tienda donde laboraba, para participar en una subasta de corbatas.

“Traje todo lo que pude gastando lo menos posible. Durante ese viaje me enteré de que en Estados Unidos celebraban el Día del Padre desde 1910. Quienes tenían al padre vivo compraban corbatas azules con bolitas blancas y los que tenían al padre fallecido compraban corbatas rojas con bolitas blancas”. Dice Marchand.

Y se preguntó ¿por qué no hacer eso mismo en Lima?

Al principio no aceptaron la idea en la tienda y cuando finalmente lo hicieron, colocó un aviso en el diario La Crónica y habló con Alex Oeschle para que se exhibieran las corbatas en las vitrinas para celebrar el Dia del Padre, pero no se vendió nada y el gerente se enojó.

Seis meses después la misma idea se lo planteó al gerente de Sears y la aceptó. Al año siguiente, en 1945, se publicó el anuncio y pegó. Desde aquella fecha empezó a celebrarse en nuestro país el día dedicado a los padres.
Lo importante es que no veamos esta fecha como un pretexto comercial para aumentar las ventas en los centros comerciales, sino como un día dedicado a ese ser que nos dio la vida, al hombre que formó nuestros sueños y guió nuestros pasos.

En la mayoría de países del Continente Americano se celebra el tercer domingo de junio. En España, el Día del Padre se relaciona con la Festividad de San José, padre de Jesús de Nazaret, y por eso se celebra el 19 de marzo. En esa fecha, la familia española se une para agradecer con regalos la labor de los padres y expresarles el amor que se les profesa.

El 19 de marzo también se festeja al padre en San José, Portugal, Italia, Honduras, Guinea Ecuatorial, Liechtenstein, Macao, Andorra y Bolivia.

Hay otras fechas. En Rusia, por ejemplo, han elegido el 23 de febrero, Día de los defensores de la Patria. En Rumania es el segundo domingo de mayo y en Australia y Nueva Zelanda, el primer domingo de septiembre.
Muchos hijos llegan a apreciar el valor de la presencia del padre, cuando ya llegan a ser padres. Recién es cuando aprecian su importancia y se sienten orgullosos y felices de tenerlos vivos.
Para los niños, el padre es su héroe, su guía, su protector y por eso lo tienen siempre presente. Para los adolescentes, su admiración muchas veces es silenciosa, porque a los chicos les cuesta decir “te amo”, Te quiero”, “Te admiro”, aunque se mueran de ganas de expresarlo.

En mi caso, como padre y abuelo, es difícil hacer una autocrítica, más aún en una fecha como esta. Seguramente que he cometido muchos errores como padre, pero siempre serán mucho menos que el inmenso cariño que les tengo a mis hijos y nietos.

De mi padre, solo tengo el recuerdo de haber disfrutado de su compañía seis escasos años antes de su partida al más allá, pero los suficientes como para agradecerle hoy por todo lo que me dio en mis primeros años, por su ejemplo y amor.

Por desgracia no todos posen la dicha de tener a su padre vivo y lo que es peor, no conocen a su padre, por ahí que es importante la presencia del abuelo, del tío u otra persona que los apoyen y se preocupen por ellos y en ese caso, hay que tratarlos a ellos como padres y reconocerlos como si verdaderamente lo fueran.

Mi deseo es que, al celebrarse este tercer domingo de Junio, el Día del Padre, disfruten al máximo de la presencia de este ser maravilloso, mientras estén vivos, porque después solo estará en vuestro recuerdo.

Es una buena ocasión para decirle gracias por habernos dado la vida y habernos educado, y a la vez permitirnos ser tal como somos. Gracias por hacer notar nuestros errores, gracias por ayudarnos cuando más lo necesitamos, gracias por sus consejos oportunos, por sus manos extendidas y su corazón siempre abierto.

De niños vimos a nuestro padre siempre grande. Y ahora que somos padres lo vemos aún más grande, porque nunca deja de ser nuestro aliado. ÉL, no es un ser extraño, tampoco un extraterrestre, es solo un hombre como todos los seres que tienen corazón y saben señalar el horizonte de sus hijos con el ejemplo. Es aquella combinación de la rectitud y el perdón, del amor y la fuerza de razón. Es aquel ser que parece duro por fuera y es tierno y dulce en su interior. Es el hombre que después de una dura jornada de trabajo, al llegar a casa todavía tiene fuerzas para abrazar a sus hijos y convertirse en un niño para jugar con ellos. Es el amigo, el confidente, a quien jamás debemos tenerle temor.

Por eso, en su día, le rendimos nuestro más grande homenaje porque es el faro que ilumina nuestro camino, vivo o fallecido, y porque no mira nuestros errores sino nuestro futuro. Gracias padre por tus preocupaciones, tus desvelos y por ser mi primer gran maestro.

¡Feliz día del padre!

El Señor de Qoyllur Riti

1 junio, 2015

En las alturas de Ocongate, provincia de Quispicanchi, la única forma de combatir el intenso frío, que cala hasta los huesos, es abrigándose “por fuera y por dentro”, como dicen los lugareños. Por fuera con un buen abrigo de lana y por dentro con un buen pisco. Y para el mal de altura no hay nada mejor que un mate de coca, aunque los entendidos recomiendan mascar las mismas hojas porque, según aseguran, “es más efectivo”
Por eso, la peregrinación al Santuario de Qoyllu Riti “es para machos”, y para muchos, porque son miles y miles los que ascienden para pedir un milagro o para agradecer un favor recibido.
De acuerdo a la versión del Antropólogo Jorge Flores Ochoa, mi catedrático en la Universidad San Antonio Abad en mi época de estudiante, “originalmente esta celebración era estrictamente campesina y muy cerrada, pero a partir de que la Iglesia difunde la aparición de Jesucristo en Sinakara, se inicia la llegada paulatina de nuevos peregrinos, gran parte de ellos de las zonas urbanas. Es probable que en algún momento, como se escucha insistentemente las naciones andinas cambien el escenario de la peregrinación”.
Y bien, los jóvenes turistas extranjeros, siempre precavidos, y los conocedores de la zona, que también llegan por miles, se llevan carpas para pernoctar en la hoyada del Sinakara y pasan la noche bebiendo como dios manda para poder resistir el frío y contrarrestar los efectos de la altura que sobrepasa los 4 mil 800 m.s.n.m. claro, siempre y cuando no sean sorprendidos por los pablitos y ukukos,
Los habitantes de la zona, los músicos y danzantes, acostumbrados al clima, extienden sus ponchos sobre el ichu y bajan las orejas de sus chullos para taparse la suyas y descansar colocando sus cabezas sobre sus atados, no sin antes haber intercambiado con los visitantes hojas de coca por pisco y cigarrillos.
La fiesta en honor del Señor de Qoyllur Riti, es movible, 58 días después del domingo de Resurrección y dos días antes del Corpus Christi.
Poco a poco los peregrinos por miles se apoderan de las faldas del Qolquepunco. Esta es seguramente la peregrinación más grande en Perú, la más extensa y a la vez la más difícil.
Las naciones llevan sus cruces en procesión hasta el nevado del Sinakara y allá las dejan hasta la madrugada del martes, que es cuando descienden los pablitos, que son mitad hombre, mitad oso, o mitad alpaca, cargando pedazos de hielo en sus espaldas que al derretirse se convierte en agua bendita para los que llegan a Ocongate.
El señor de Qoyllu Riti, “la Estrella de Nieve”, cuya imagen fue hallada encima de un árbol de Tayanca en forma de cruz y en la peña cercana donde ocurrió el milagro quedó grabada la imagen del Señor y sobre ella se pintó la figura que actualmente se adora.
En cuanto a su aparición se ha tejido una serie de historias y leyendas que se transmiten de generación en generación.
En uno de mis viajes que hice al Cusco, mi amigo Alfredo Febres y su esposa, me contaron una de esas historias, mientras tomábamos un chocolate caliente, con exquisitas “lenguas de suegra”, en el Ayllu.
Ambos, son integrantes del Comité Pro-construcción del Templo del Señor de Qoyllur Riti en Cusco que preside Pablo Cortez, miembro de la llamada “Nación Tawantinsuyo” presidida por Alejandro Castillo.
Además de la Nación Tawantinsuyo hay otras naciones: Paucartambo, Quispicanchis, Acomayo, Paruro, Anta y Urubamba.
El templo se construye en un área de 400 metros sobre un terreno de 1500 metros ubicado en el cerro Muyoq Orqo del Asentamiento humano Choqo, en Cusco.
Ellos me contaron la historia que da vueltas cada vez que se acerca la Fiesta de Qoyllu Riti.
Como todas las historias, leyendas y cuentos, esta puede ser cierta o no, pero que ha calado en la población. Se dice que en 1870 un pequeño pastor de alpacas, Mariano Mayta, de apenas 12 años fue el primero en ver la milagrosa aparición de Jesuscristo en las faldas del Sinakara.
El pastor vivía con su hermano de 16 años en una cabaña cerca de Mahuayani, y su padre en una estancia de la misma zona. Ambos se dedicaban al pastoreo de auquénidos y ovinos en la hoyada de Sinakara, al pie del Nevado de Qolqepunco.
El hermano mayor abandonaba continuamente la cabaña, dejando solo a Mariano. Y un día, cansado de esperarlo, decide ir a Mahuayani en busca de su padre, dispuesto a contarle del constante abandono de su hermano mayor. Pero este se le adelanta y lo acusa a Mariano de ser un niño desobediente y ocioso, y el padre lo castiga y lo obliga regresar a la cabaña.
Al día siguiente, el hermano vuelve a abandonarlo. Nunca se supo el motivo de sus correrías, se cree que estaba en amoríos con una muchacha que vivía en los alrededores. Fue entonces que Mariano, angustiado por la soledad y el hambre, decide trasponer el nevado. Pero cuando estaba dirigiéndose al lugar, se encuentra con un niño, más o menos de su edad, quien le pregunta qué es lo que le sucedía y por qué quería atravesar el nevado poniendo en peligro su vida.
Mariano le respondió que no quería volver donde su padre para que no lo castigue por culpa de su hermano mayor.
El niño le aconseja y recomienda que no tome esa decisión y para que mitigue su hambre le ofrece pan y lo acompaña en sus labores de pastoreo.
Al regresar a la cabaña, no cuenta su aventura, pero no puede dejar de pensar en aquel niño bondadoso que había conocido.
Al día siguiente, como siempre se levanta temprano y se va a pastar el ganado en el mismo lugar donde aquel niño extraño le había prometido esperarlo. Ahí estaba él.
A partir de ese momento sus encuentros son más frecuentes y todos los días no le hacía faltar una ración de pan para saciar su apetito.
Hasta que un día, un comunero que buscaba una llama que se había perdido divisó en las laderas del Sinakara, que Marianito jugaba con un niño extraño y pensando que era hijo de algún cazador que se había alojado en la cabaña de los Mayta, no le dio mayor importancia.
Luego de varios días, el comunero nuevamente ve a Marianito y al niño forastero en el mismo lugar. Este hecho le llama la atención y, de regreso a Mahuayani, le comenta al padre de Mariano quien, de inmediato se dirige a la cabaña donde vivían sus dos hijos, encontrando solo a Mariano y no al mayor por lo que montó en cólera. Y al contar los animales, constató que habían aumentado en número y al mismo tiempo había abundante lana hilada.
La sorpresa del padre aumentó al entrar a la cocina donde todo estaba en orden y le preguntó a Mariano por qué no cocinaba y él le respondió que tenía un amiguito que le facilitaba todas las cosas y hasta le ayudaba a pastar el ganado y a hilar.
Mariano, al notar que su amiguito nunca se cambiaba de vestido, le preguntó por qué usaba el mismo atuendo siempre. Su amigo le respondió que no tenía otro vestido porque no había esa tela en esos lugares.
Mariano, le ofrece conseguir la tela como agradecimiento por toda su ayuda con tal que le dé una muestra. Y emprende el camino hacia a la casa de su padre, a quién le comenta la conversación con el niño y le hace ver el trozo de tela. Pero como su padre no podía viajar a la ciudad de Cusco, le sugiere a su hijo que sea él quien lo haga.
Entusiasmado, pero a la vez preocupado, Mariano llega al Cusco y sin pérdida de tiempo recorre todos los establecimientos comerciales en busca de la tela, pero no pudo encontrarla, ni siquiera una parecida.
En una de las tiendas, uno de los empleados, que conocía bien de telas, luego de revisar el pedazo una y otra vez, le aconseja averiguar en el Arzobispado porque, le dijo, solo los Obispos usaban ese tipo de material. Así que logra entrevistarse con el prelado, quien escucha con atención al niño.
El Obispo Moscoso le dice que esa tela no existía y le recomendó acudir donde el Párroco de Ocongate, Pedro de Landa, y le da una carta lacrada para que el Párroco averigüe sobre la procedencia de la muestra de tela que tenía Mariano, porque tenía la sospecha que se estaba cometiendo un sacrilegio por parte de algún indígena ya que la muestra era similar a la de los vestidos de las imágenes de los santos.
El Párroco, luego de leer la carta le convence a Mariano para que lo lleve donde su amigo que usaba el vestido confeccionado con ese tipo de tela.
Luego de un largo y penoso viaje por la cordillera, un 12 de junio de 1783, llegan a un punto de la cordillera de Sinakara, donde efectivamente vio a un jovencito que vestía una túnica blanca pastando el ganado, en reemplazo de Mariano. Pero cuando se aproximaron a él, una luz intensa les ofuscó la vista y no fue posible acercarse y tuvieron que retirarse.
Días después, el Párroco convocó a las autoridades comunales, vecinos cercanos y acuerdan atrapar al niño de la túnica.
Después de varios días de una larga y penosa caminata llegan a Sinakara, pero según se iban acercando, la luz intensa no les permitía mirar bien y acuerdan rodearlo.
Ante la sorpresa de todos, la figura refulgente se fue hacia las rocas y vieron que encima de un árbol de tayanka, estaba la figura de Cristo en momentos de su agonía. El sacerdote y su comitiva, quedaron perplejos y no les quedó otra cosa que inclinar sus cabezas y postrarse de rodillas.
Entretanto, Marianito al ver la imagen pensó que habían matado a su amiguito, porque manaba abundante sangre de su cuerpo, clamó misericordia y preso de la angustia falleció.
Se cree que se encuentra enterrado al pie de la misma peña que hoy se venera como sagrada.
Así como esta puede haber muchas historias, pero la verdad es que los miles de fieles llegan hasta este lugar para venerarlo, elevar sus oraciones y de paso vivir la fiesta costumbrista más bella al pie del nevado.

Día Internacional de los trabajadores

30 abril, 2015

DIA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES

Lo que hasta hace poco se conocía como el “Día Internacional del trabajo”, con mayor propiedad se ha convenido en llamar de manera oficial al 1 de mayo, como el “Día Internacional de los Trabajadores”
El asunto es que, el Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento laboral mundial. Jornada que utiliza para realizar diferentes manifestaciones y pedir mejores condiciones laborales y sociales para la clase trabajadora.
Esta fecha recuerda a los Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días después, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.
A partir de entonces se convirtió en una jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores.
Sin embargo, por traer malos recuerdos, en Estados Unidos, Canadá y otros países no se celebra esta fecha. En su lugar se celebra el Labor Day, el primer lunes de septiembre, con un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo.
El presidente norteamericano Grover Cleveland, auspició que la celebración fuese en septiembre, por temor a que la fecha del 1 de mayo sea utilizada por el movimiento socialista en los Estados Unidos reforzando su importancia. Canadá se unió a conmemorar el primer lunes de septiembre en lugar del primero de mayo, a partir de 1894.
Las malas condiciones laborales de los trabajadores en plena Revolución Industrial contribuyeron al surgimiento del movimiento obrero y sus reivindicaciones. Precisamente una de las reivindicaciones básicas de los trabajadores, era la jornada de 8 horas y uno de los objetivos prioritarios era hacer valer la máxima de: «ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa».
El 23 de abril de 1919, el senado de Francia ratificó la jornada laboral de ocho horas e hizo que por primera vez el 1 de mayo de 1919 fuera un día no laborable.
Dos meses antes, en España, la célebre huelga de la empresa La Canadiense, dirigida por los movimientos anarquistas en Barcelona, había conseguido que se aprobara en todo el país el Decreto de la jornada de ocho horas de trabajo, haciendo de España el primer país de Europa en promulgar esta reivindicación, aunque de 1931 a 1936, durante la República, se conmemoró en las principales ciudades españolas.
Un año después, en 1920 y tras la revolución rusa, el Soviet decidió que el 1 de mayo de convierta en fiesta nacional y día no laborable. Hubo una primera manifestación del Primero de Mayo en 1950.
En Perú, en 1905 se celebra por primera vez el 1 de mayo como “Día del Trabajo”. Y en el gobierno de José Pardo se dan las primeras leyes sobre accidentes de trabajo, el trabajo de las mujeres y los menores de edad, el descanso dominical, en fiestas cívicas y elecciones.
Finalmente, el 15 de enero de 1919 se estableció por decreto supremo la jornada laboral de 8 horas, que fue el fruto de constantes luchas.
Considero que es importante hacer algunas reflexiones a propósito del Día Internacional de los Trabajadores”, porque la situación laboral en nuestro país, desde la época de Fujimori, ha venido perdiendo terreno, luego de aquel descomunal despido masivo ordenado en su gobierno.
Y si bien es cierto que la ley protege la jornada de las ocho horas, esta no se cumple en la mayoría de centros laborales. La situación laboral en los grandes almacenes, en la minería informal, la pesca y la tala de bosques es humillante, con sueldos mínimos y descuentos por todo motivo. Y el Ministerio de trabajo no tiene capacidad de control.
Estos excesos se deben a la falta de empleo ya que el estado hace muy poco para generarlo. Siguen las trabas burocráticas para las inversiones y no existe un propósito firme de capacitar a los jóvenes. Es preocupante el aumento de la población “NI NI” (Ni estudia Ni trabaja).
Solo en Lima Metropolitana existen 300 mil personas que buscan empleo activamente. De este total el 55.1% son mujeres y el 44.9% hombres. Es muy alta la tasa de desempleo (7.6%).
Las universidades se han convertido en fábricas de profesionales, de donde egresan miles y miles de jóvenes que no encuentra empleo, porque a las universidades no les interesa un comino el futuro de los egresados sino de ganar dinero captando más estudiantes. Por eso tenemos más taxistas.
De acuerdo una encuesta sobre las 20 carreras más solicitadas por las empresas peruanas, se dejan de lado algunas carreras tradicionales como Derecho o Periodismo. Las empresas piden más profesionales vinculados con las nuevas tecnologías y telecomunicaciones, como Ingeniería Informática, redes y comunicación de datos, entre otras.
El 68% de los jóvenes da prioridad a un trabajo relacionado a su carrera profesional. Pero, no siempre encuentran una vacante.
Las profesiones con mayor demanda laboral son contadores e Ingenieros Industriales. La carrera de ingeniería es vista como una carrera muy flexible y adaptable a varias posiciones, así como Administración por su variabilidad y amplitud de procesos manejados. La de contabilidad la podemos relacionar con finanzas o tesorería, áreas fundamentales y sensibles en cualquier organización.
Pero lo que el país más necesita no son profesionales sino técnicos. Personal de mando medio. Aquí es donde el estado tiene que actuar para disminuir esa gran masa de jóvenes que pertenecen a los “NI NI” (Ni estudia Ni trabaja).
Y solo hay una forma, educándolos, capacitándolos, preparándolos.
El gobierno tiene que esforzarse en su propósito de dar una mejor educación a sus habitantes y cuidarlos a los niños desde que están en el vientre de sus madres. Y la única forma de salir de la pobreza es con la educación.
Las encuestas, los diagnósticos, las estadísticas y los censos no sirven para nada si no existe una política de gobierno que utilice esa información para mejorar las condiciones de vida de los peruanos.
Ya es tiempo pues que el gobierno piense más en los trabajadores que en favorecer solo a la empresa.

Doctora Ilse Wisotzki fue reconocida como Rectora Emérita de la Universidad de Lima

18 noviembre, 2014

En una solemne y emotiva ceremonia que tuvo lugar en el auditorio principal de la Universidad de Lima la Dra. Ilse Wisotzki fue reconocida como la primera mujer Rectora Emérita de esa casa de estudios, quien se aleja del rectorado luego de 32 Años de haber desempeñado ese importante cargo, en dos períodos. El primer rector emérito fue el fundador de la Universidad Antonio Pinilla.
En la ceremonia se destacó los altos logros y eficiente servicio prestado por la Dra. Wisotzki a esta universidad, así como su liderazgo, su don de mando y espíritu de lucha. Se dijo que “a ella nunca le tembló la mano”.
El rector reemplazante de la doctora Wisotzki, Dr. Oscar Quesada Macchiavello, fue alumno de la homenajeada y en emocionadas palabras destacó la trayectoria a quien dejó su vida en beneficio de esa casa de estudios.
Cabe destacar que la Dra. Wizotski se encargó de hacer desarrollar nuevas carreras académicas y hacer crecer la infraestructura de la universidad de acuerdo a los requerimientos de la sociedad.
El Dr. Desiderio Blanco, profesor emérito de la misma universidad fue el encargado de recordar su trayectoria académica, sus obras y su permanente preocupación por el crecimiento de la infraestructura, su orden, eficacia y rectitud.
Al agradecer el homenaje y los elogios la Dra. Ilse Wistzki con una sonrisa en los labios empezó su discurso diciendo que “la exageración es la mentira de los buenos” y haciendo gala de su sonora voz, recordó algunos pasajes de su experiencia como máxima autoridad de dicha universidad.
“Es una nostálgica sucesión de imágenes, donde es posible reconocer parte del pasado de la universidad así como nuestro íntimo y personal pasado. En las universidades usos son, desde antiguo, conferir la honrosa distinción de profesores eméritos a quienes ejercieron el magisterio en los claustros por largos años. Hasta la fecha solo nueve profesores, al jubilarse, fueron de esa manera distinguidos. Héctor Velarde, el primero, a quien siguieron Harold Griffiths, Alejandro Miró Quesada Garlan, Francisco Miró Quesada Cantuarias, Gabriela Porto de Power, Antonino Espinoza Graña, Fernando Silva Santisteban, Deciderio Blanco y el más reciente Augusto Ferrero. Todos estos ilustres maestros constituyen una parte fundamental del acervo cultural y moral de la universidad de Lima, transmite moral para las sucesivas generaciones” Dijo.
Entre todos ellos, Antonio Pinilla fue reconocido también como Rector Emérito.
Al continuar con su discurso, indicó también que “Los profesores que nos hemos ido incorporando, a esta hermosa empresa de cultura, en sus diferentes momentos en sus 51 años de existencia de los que estoy 48 en ella, vimos siempre la clara convicción de haber venido a continuar una tarea que entraña por sobre todo, vocación de servicio”.
“Llegamos con ilusión a hacer entrega a nuestros jóvenes estudiantes de lo más valioso que teníamos, el conocimiento y la experiencia. A cambio de esta entrega, los profesores hemos recibido, y con creces más de lo que dimos, prestigio, amistad, respeto, y un reconfortante sentimiento de pertenencia y una comunidad sana, digna y estimulante, de la que podemos sentirnos cada día más orgullosos.
Hemos querido, y al decirlo estoy segura de interpretar el sentir de la gran mayoría de los docentes, retribuir la confianza de los estudiantes, cuyo futuro está en nuestras manos, al ayudar a convertirlos en ciudadanos íntegros, con solvencia profesional, sensibilidad social, aspiraciones de permanente superación y capacidad de respuesta a los desafíos de un mundo cada vez más exigente y competitivo.
Hoy existe ya una pléyade de graduados. Ellos constituyen un blasón para esta casa y certifica ante la sociedad la alta calidad de nuestro quehacer académico. Son el testimonio de que día a día nuestra sagrada misión se concreta y cobra vida. También son el reflejo fiel de ese saludable clima y orden, tolerancia y diálogo, entendimiento y concordia.
Todo esto, lo que para nosotros representa el ambiente natural es, sin embargo, muy difícil de alcanzar en cualquier asociación, empresa, corporación o a veces hasta en el más reducido núcleo familiar.
No es tarea sencilla conservar y preservar instituciones en un mundo que ha entronizado al dios mercado y al becerro del éxito económico, cuyos seguidores muchas veces hacen gala de un individualismo egoísta e inhumano que los impulsa a aniquilar.
Por fortuna, a pesar de las permanentes amenazas del entorno, la universidad de Lima se ha mantenido firme y fiel a su propia identidad y no se ha dejado deslumbrar o seducir por las tendencias actuales.
Somos conscientes que estas pasarán algún día y que sobrevivirán aquellas instituciones cuya solidez moral y convicciones prevalezcan”.
Al final, la primera rectora emérita de la universidad de Lima recibió la felicitación de los docentes y los invitados, y luego se pasó a los jardines donde se ofreció una recepción y se disfrutó de un bello ambiente con la música de fondo en vivo de la orquesta de cámara dirigida por László Benedeck.
Un merecido homenaje para quien en verdad dio su vida por esa casa de estudios y la puso en el sitial que actualmente ostenta.

José María Arguedas ya tiene su distrito

18 noviembre, 2014

Una vasta zona que agrupa a las comunidades de Huinchos, Pataccocha, Cceñuarán, Huaracco, Sacclaya y otras de la provincia de Andahuaylas, Región de Apurímac, fue convertida en distrito y llevará el nombre del insigne escritor y folclorista apurimeño José María Arguedas.
Y como no podía ser de otra manera, los pobladores se pusieron sus mejores trajes y celebraron el acontecimiento, con banda, música y danzas folclóricas.
El nuevo distrito que tendrá como capital a la localidad de Huancabamba fue credo por Ley N° 37657-2014 aprobada por el Congreso de la República por unanimidad, cuya firma debe darse en cualquier momento por el presidente Ollanta Humala Tasso. Está ubicado a 20 kilómetros de la ciudad de Andahuaylas y a 3,600 metros sobre el nivel del mar.
Este es el mejor homenaje a José María Arguedas Altamirano nacido en Andahuaylas el 18 de enero de 1911. Escritor indigenista que nos enorgullece a los apurimeños y al país. Poeta, profesor, antropólogo, es considerado como uno de los tres grandes representantes de la narrativa indigenista en el Perú, junto con Ciro Alegría y Manuel Scorza.
Entre sus obras, destaca su estudio sobre el folclore peruano, en particular de la música andina. Tuvo un contacto muy cercano con cantantes, músicos, danzantes de tijeras y diversos bailarines de todas las regiones del Perú.
De acuerdo a su biografía oficial, En 1923, al ser recogido por su padre, a quien acompañó en sus frecuentes viajes laborales, conociendo más de 200 pueblos, pasaron por Huamanga, Cuzco y Abancay. En esta última ciudad ingresó como interno en el Colegio Miguel Grau de los Padres Mercedarios, cursando el quinto y sexto grado de primaria, entre 1924 y 1925, mientras su padre continuaba su vida itinerante y su hermano Arístides seguía su educación en Lima. Esta etapa de su vida quedó conmovedoramente plasmada en su obra maestra, “Los ríos profundos”, donde dice:
“Mi padre no pudo encontrar nunca dónde fijar su residencia; fue un abogado de provincias, inestable y errante. Con él conocí más de doscientos pueblos. Pero mi padre decidía irse de un pueblo a otro cuando las montañas, los caminos, los campos de juego, el lugar donde duermen los pájaros, cuando los detalles del pueblo empezaban a formar parte de la memoria. Hasta un día en que mi padre me confesó, con ademán aparentemente más enérgico que otras veces, que nuestro peregrinaje terminaría en Abancay. Cruzábamos el Apurímac, y en los ojos azules e inocentes de mi padre vi la expresión característica que tenían cuando el desaliento le hacía concebir la decisión de nuevos viajes. Yo estaba matriculado en el Colegio y dormía en el internado. Comprendí que mi padre se marcharía. Después de varios años de haber viajado juntos, yo debía quedarme; y él se iría solo”.
Arguedas, ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos, en 1931; allí se licenció en Literatura, y posteriormente cursó Etnología, recibiéndose de bachiller en 1957 y doctor en 1963. De 1937 a 1938 sufrió prisión en razón de una protesta contra un enviado del dictador italiano Benito Mussolini. Paralelamente a su formación profesional, en 1941 empezó a desempeñar el profesorado, primero en Sicuani, Cusco, y luego en Lima, en los colegios nacionales Alfonso Ugarte, Guadalupe y Mariano Melgar, hasta 1949. Ejerció también como funcionario en el Ministerio de Educación, poniendo en evidencia su interés por preservar y promover la cultura peruana, en especial la música y la danza andinas. Fue Director de la Casa de la Cultura (1963-64) y Director del Museo Nacional de Historia (1964-1966). En el campo de la docencia superior, fue catedrático de Etnología en la Universidad de San Marcos (1958-1968) y en la Universidad Agraria La Molina (1962-1969). Agobiado por conflictos emocionales, puso fin a sus días disparándose un tiro en la cabeza.
Su obra narrativa refleja las experiencias de su vida recogidas de la realidad del mundo andino, y está representada por las siguientes obras: Agua (1935), Yawar fiesta (1941), Diamantes y pedernales (1954), Los ríos profundos (1958), El Sexto (1961), La agonía de Rasu Ñiti (1962), Todas las sangres (1964), El sueño del pongo (1965), El zorro de arriba y el zorro de abajo (publicado póstumamente en 1971). Toda su producción literaria ha sido compilada en Obras completas (1983). Además, realizó traducciones y antologías de poesía y cuentos quechuas. Sin embargo, sus trabajos de antropología y etnología conforman el grueso de toda su producción intelectual escrita, y no han sido revalorados todavía.
Esperamos que este homenaje a Arguedas sirva también para mejorar las condiciones de vida de estas comunidades dotándolas de los servicios básicos como agua potable, luz, teléfonos, escuelas, colegios y hospitales.
Felicitaciones a sus pobladores por este logro

Noche de Brujas en Cusco

31 octubre, 2014

Seguramente que ni en Irlanda, país donde se originó, se celebra con tanto entusiasmo como en Cusco la fiesta del Halloween o Noche de Brujas. Miles de niños y jóvenes salen a las calles para dar rienda suelta a su alegría y luego se concentran en la plaza de Armas para dar vueltas mostrando sus originales disfraces y haciendo morisquetas. Realmente es una noche de alegría y fiesta, donde se confunden turistas y cusqueños, bailando al ritmo de su propia música.
Cusco, considerado como el ombligo del mundo, responde a cabalidad con este calificativo porque reúne, en toda ocasión no solo la noche de brujas, a miles de visitantes que se desahogan de todas sus preocupaciones, sus penas y fracasos, y se dan un baño de nuevas vibraciones, renuevan el espíritu y se recargan de energía.
Claro, no faltan detractores del Halloween porque no es una fiesta originaria de Perú y le hace sombra al Día de la Canción Criolla, pero no podemos tapar el sol con un dedo, con la globalización de las comunicaciones y la migración de los habitantes, las costumbres de los pueblos también se están globalizando. Por eso no es nada extraño, ver en las calles de las principales ciudades del mundo la procesión del Señor de los Milagros o escuchar música criolla en los locales de peruanos en Nueva York, Madrid o Pekín. Saborear un King Kong en Lóndres o un panetón peruano en Sidney. Consumir anticuchos en plena calle de Roma o comprar una tuna en un supermercado de París.
Y pese a quien le pese el Halloween, ya se ha hecho una costumbre en nuestro país, sobre todo en la juventud. Como dicen los chicos, esta es su fiesta y el Día de la canción criolla es para los mayores y para los que gustan de las peñas, el cajón y las guitarras. Y nadie los puede reprochar a estos jóvenes porque sería como quitarles su Tablet o prohibirles que escuchen rap.
Esta fiesta conocida en algunos lugares como “Víspera de Todos los Santos”, o como Noche de brujas o Día de brujas, es una fiesta de origen celta que se celebra en la noche del 31 de octubre, sobre todo en países anglosajones como Canadá, Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido y, ahora también en Chile, Colombia, México, Perú, Venezuela, o el conjunto de Latinoamérica y en gran parte de España.
Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. Se trata en gran parte de un festejo secular, aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa.
Este día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como la bruja, y la calavera. Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror.
La tradición del “obsequio o daño” propio del Halloween tiene su origen en la persecución que hicieron los protestantes en Inglaterra (1500-1700) contra los católicos.
En este período, los católicos no tenían derechos legales. No podían ejercer ningún puesto público y eran acosados con multas, impuestos elevados y hasta cárcel. El celebrar misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados por ejercer su ministerio.
Muchos grupos satánicos y ocultistas han tomado el 31 de octubre como la fecha más importante de su calendario. Ese día es llamado el día del “Festival de la muerte” y constituye la víspera del año nuevo para la brujería.
Satanistas dicen que el día más importante para los seguidores del maligno es el de Halloween. En esta noche los poderes satánicos ocultos y de brujería están a su nivel de potencia más alto. Satanás y sus poderes están en su punto más fuerte esta noche.
Al margen de todas estas creencias, Con música criolla o con Halloween, la cosa es divertirse y no perder el humor.

Virgen del Rosario Patrona de Abancay

3 octubre, 2014

No hay seguramente lugar en el mundo donde se venera con mayor fervor a la Virgen del Rosario que en Abancay, a tal punto que se le ha convertido en patrona de la ciudad y cada 7 de octubre su fiesta compromete a toda la comunidad católica de la Capital de la Región Apurímac .

Mi madre era muy devota de la mil veces nombrada “Nuestra Señora del Rosario”. En mi casa había varios cuadros con la imagen de esta virgen, uno en especial que lo vi desde que abrí por primera vez los ojos porque estaba en el dormitorio de mis padres. Se trataba de una foto de la famosa pintura al óleo sobre lienzo realizada por el pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo entre los años 1650 y 1655, que siempre me llamó la atención. Por eso cuando viajé la primera vez a España fui a verla en el Monasterio de El Escorial. Actualmente está en el Museo del Prado.

La Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario, como se la conoce en muchos lugares del mundo, dicen que se le apareció a Santo Domingo de Guzmán en 1208 en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, que le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres.

El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación.

En el siglo XVI el Papa Pío V instauró el 7 de octubre como fecha dedicada a la Virgen, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto, donde las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que invadían Europa, triunfo atribuido a la Virgen del Rosario, por lo que se la denominó también “Nuestra Señora de las Victorias”.

La historia de la Virgen del Rosario, se inicia en el año 1571, cuando los turcos habían decidido acabar con la cristiandad y los musulmanes ya habían dominado el norte de África, medio oriente y otras regiones.

Después de ocho siglos de lucha los turcos se preparaban para dominar España y acabar con el cristianismo. El Papa Pio V pidió a todos rezar el rosario para obtener la victoria porque los turcos poseían la flota más poderosa del mundo, además de tener como remeros a miles de cristianos esclavos.

Los cristianos estaban en gran desventaja con una flota pequeña, pero, poseían un arma insuperable: el santo rosario. Fue así que la victoria se dio a favor de los cristianos, y el Papa Pio V instituyo la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

En Abancay, desde niño escuchaba una serie de relatos de labios de mi abuela Adelina, mi madre Estela y sus hermanas Aurora, Esther y Elsa. Esas mismas historias se contaban en la casa de mis amigos y en general en los hogares de todos los pobladores porque cuando nos reuníamos hablábamos de lo mismo.

Se decía que cuando los primeros españoles llegaron a Abancay, se les ocurrió migrar a un lugar más fresco, por el extremo calor que hacía en los meses que, como dice mi amigo Abraham Levy, terminan en “Bre”: setiembre, octubre, noviembre y diciembre. Y como abundaban los zancudos y los mosquitos, temían adquirir enfermedades muy graves como el paludismo y la hepatitis.

Así llegan a Qorowani, un bello lugar ubicado más allá de Tamburco. Y claro, lo primero que hicieron es levantar un altar para su patrona, la Santísima Virgen del Rosario.

Luego de su entronización, al día siguiente, oh sorpresa, la virgen había desaparecido. Fue entonces que se inició una búsqueda, lamentablemente infructuosa. Hasta que un pastor que seguía las huellas del ganado, que también se le había perdido, llegó hasta Abancay y vio con sorpresa que encima de una enorme roca ubicada frente a la plaza de Armas se hallaba la imagen.

En procesión, que duró casi dos días, se la llevaron a su altar original en Qorowani. Pero, a los pocos días la imagen volvió a desaparecer. Y como ya se tenía la referencia anterior, se fueron a Abancay y la hallaron en el  mismo lugar, es decir sobre la misma roca ubicada al frente de la plaza, rodeada de flores muy bellas como amancaes y retamas. Y así se fue repitiendo varias veces esta misteriosa migración.

Este hecho fue considerado como un milagro y no quedó otra cosa que admitir el mensaje: La virgen quería estar en Abancay. Y los sacerdotes y pobladores cumplieron su deseo. Así se construyó la iglesia, encima de la roca. Y desde entonces permanece en la parte alta del principal altar, convertida hoy en patrona de la Ciudad.

Cada 7 de octubre, un día antes del Día del Colegio Miguel Grau, su fiesta es grande y su procesión solemne,

De adolescentes, uno o dos días antes de esta fecha, teníamos que levantarnos de madrugada para ir al campo a recoger flores, musgo y frutos silvestres para formar alfombras, arreglar los altares de la iglesia y repartir pétalos a nuestras madres y hermanas para que las vayan arrojando de rato en rato durante la procesión, la misma que era acompañada por la banda del Maestro Villar. Y cuando la música paraba, se empezaba a cantar “Salve, salve, cantaba María…”

Me cuentan que hoy, felizmente, se sigue con esta tradición, lo que demuestra que la fe en la Virgen no decae con el paso de los años ni el avance de las costumbres paganas que los jóvenes de las nuevas generaciones las hacen suyas para estar a tono con la globalización.

Mis saludos a todos los abanquinos que aún conservan estas hermosas costumbres religiosas y sienten la protección de la patrona de la ciudad.