Archive for 29 julio 2012

Discurso presidencial bajo la lupa

29 julio, 2012

Como todos los años, en Fiestas Patrias, el discurso presidencial es puesto bajo la lupa, porque es el evento más importante y trascendente. Para mí, Humala no quiso tocar a los grandes, evitó chocar con los que lucran con las necesidades del pueblo, con los monopolios, las mafias del transporte, las lavanderías de capitales sucios. No dijo si va o no va Conga, igualmente evitó molestar a los corruptos agazapados detrás del Poder Judicial. Pero, tampoco se refirió a los miles y miles de jubilados que reciben una pensión miserable. Eso sí, se despachó a su regalado gusto anunciando una nueva escala remunerativa para las FFAA y la Policía, mientras que el pedido de los maestros lo pasó de taquito al Congreso para que allí duerma el sueño de los justos en una larga y tediosa discusión sobre la reforma de la Carrera Magisterial.

El mensaje fue lato, por ratos cansado, se dijo más de lo mismo, lo que ya todos conocemos, porque así son estos discursos, como para salir del apuro, sin mayores sorpresas. Y lo que la gente espera es todo lo contrario, grandes anuncios. Que le digan cómo se van a solucionar los problemas del país y cómo el gobierno va a mejorar su situación económica. Quiere saber si se pondrá orden en las calles, si se combatirá seriamente la delincuencia común, el contrabando, el narcotráfico y la corrupción. Y no que le cuenten cuentos, que le hagan promesas que no se cumplirán, que le hablen bonito y luego le den las espaldas.

La gente ya está cansada de anuncios y su situación no cambia, no mejora, sigue igual o peor, porque no encuentra trabajo y, si lo tiene, lo que gana no le alcanza para cubrir la canasta familiar, mientras que los funcionarios públicos se la llevan fácil, calentando el asiento, enredándose en papeles, gastando dinero en proyectos y no en obras.

Lo que más le molesta al hombre de a pie es que tiene que irse a su centro laboral en una combi destartalada, encogido, porque los transportistas les han quitado espacio a los asientos para poner más y no hay autoridad que lo evite. Al ciudadano no le importa un comino que el presidente pida facultades al alicaído congreso, una vez más, sino que se combata la delincuencia de manera seria, que la policía no pida coimas en las calles y acuda en su auxilio y no sirva solo para exhibirse en los desfiles de Fiestas Patrias.

Le interesa un pepino que se fortalezca Petroperú, si va a ser solo para incrementar la burocracia y no para bajar el precio de la gasolina. Tampoco se trata de anunciar la ampliación del seguro para que más personas accedan, sino de construir más hospitales adecuadamente equipados con instrumental moderno, de pagar mejor a los médicos y enfermeros y que no falte medicinas, tal como ocurre hoy.

Esperamos que las nuevas ofertas del mensaje se cumplan, como la irrigación de Pasto Grande, Majes Siguas, la línea II del Metro de Lima, y la construcción del aeropuerto de Cusco, que ya tiene cuarenta años de retraso.

Sin embargo de estos rimbombantes anuncios, hay vacíos. Humala no dijo nada del nuevo contrato con la Telefónica (Movistar), donde las papas queman. Tampoco de las carreteras interoceánicas del norte y centro, se refirió únicamente a vías menores que unirán varios pueblos con una extensión total de 500 kilómetros y mil puentes.

Olímpicamente le tiró la pelota de sus ofrecimientos al MIDIS (Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social), para la disminución de la pobreza, como diciéndole a la ministra del ramo “Ese es su problema”, lo que equivale a sacar el cuerpo y ponerla entre la espada y la pared, sin dinero, sin cuadros técnicos, ni infraestructura, donde hay más personal que sillas.

Ahora solo hay que cruzar los dedos para que Humala cumpla con este nuevo paquete de promesas y no vuelva a defraudar a la ciudanía como lo hizo con sus promesas electorales. No olvidemos que sus relaciones con los sindicatos, organizaciones sociales y pueblo que lo eligió penden de un hilo que, de no manejarse bien la situación, puede romperse, agudizando aún más los conflictos sociales. Esperamos que corran mejores vientos. Le deseamos suerte en su gestión por el bien del país.

Villa Stein: El Guasón peruano

23 julio, 2012

Con el cuestionado fallo que beneficia a los asesinos del grupo Colina, la Sala Plena de la Corte Suprema que preside el repudiado magistrado Javier Villa Stein, lo único que ha hecho es provocar la más grande indignación del país y el repudio colectivo jamás visto en la historia jurídica peruana.

Con este fallo inconstitucional, según lo afirma el ex presidente del Tribunal Constitucional Javier Alva Orlandini, el poco prestigio que tenía la Corte se ha ido por los suelos y sus magistrados lo único que han logrado es hundirse más en el estiércol.

El inefable Villa Stein quien, por su proceder, se asemeja al Guasón de la serie Batman, porque está más al lado del mal que del bien, y según parece no solo tiene seguidores en Colorado sino también en Lima, de manera cínica y desafiante dice que los delitos orquestados, planificados y ordenados por la camarilla fujimontesinista y ejecutados por el grupo Colina, no son delitos de lesa humanidad, sino comunes.

¿Qué se puede esperar de este sujeto provocador que se siente orgulloso de su origen alemán (seguramente de la época de Hitler) que según lo revela La República, en su edición dominical, no es la primera vez que emite un fallo vergonzoso?. El 2004 le concedió la semilibertad a Ernesto Gamarra, aplicando beneficios que habían sido descartados por el Tribunal Constitucional, un año después ratificó un fallo que afirmaba que falsificar firmas no era un delito de falsedad material, ideológica ni genérica, permitiendo la inscripción de la agrupación fujimorista Perú 2000, al año siguiente Villa Stein y otros vocales declaran nulo un fallo que condenaba a Absalón Vásquez y Hurtado Miller por haber recibido de Montesinos 249 mil dólares para la campaña municipal y el 8 de junio del 2004, la Corte Suprema anuló el proceso en contra de Dionicio Romero, propietario del Banco de Crédito por tráfico de influencias y por haberse reunido con Montesinos para favorecer a sus empresas.

En entrevista a un medio televisivo matutino, Villa Stein, no tuvo reparos de enfrentarse al ejecutivo y cuestionar las opiniones del propio mandatario y hacerse el sueco de la mofa de Vladimiro Montesinos que ya sabía del fallo antes de hacerse público y publicarlo a través del twiter. El diario menciona, asimismo, que de acuerdo a una fuente próxima al ex Presidente del Poder Judicial Francisco Távara, este mal magistrado le pedía que lo llevara a sus reuniones con Alan García en Palacio e Gobierno. Quería conocerlo a como de lugar. Luego de lograr su propósito, sus coqueteos con el aprismo fueron evidentes.

Felizmente que la cosa no está del todo dicha, el ministro de Justicia anunció que la Procuraduría Pública presentará una acción de amparo contra la sentencia que rebaja las penas al grupo Colina, emitida por la Sala Permanente de la Corte Suprema.

De otro lado, se viene convocando a un plantón frente a palacio de Justicia para dar a conocer el repudio contra esta sentencia sesgada que, por cierto, no tiene otra intención que abrir una puerta falsa a los reos Montesinos y Fujimori en sus planes para conseguir también una rebaja en sus penas aunque, según aseguran algunos juristas, en el caso del chino ya no se podría porque sus sentencias son cosa juzgada. Pero como la plata lo mueve todo y ambos personajes todavía tienen en su poder varios cientos de millones robados al país, son capaces de hacer torcer los codos más duros y abrir los puños más cerrados.

Por eso es menester que todos los defensores de los Derechos Humanos y la legalidad nos mantengamos alerta para que no nos hagan tragar sapos y culebras sin que nos demos cuenta, tal como lo pretendió el Guasón peruano Javier Villa Steins, arrasando con toda la jurisprudencia y burlándose hasta de la Corte Internacional de Derechos Humanos. Estoy casio seguro que esta burla no quedará sasí porque no creo que la Corte Interamericana se quede de brazos cruzados. Tengamos paciencia, la justicia tarda, pero llega.

Urgente reajuste en el Gabinete Ministerial

16 julio, 2012

El Presidente Ollanta Humala está perdiendo un valioso tiempo demorando los cambios en el Gabinete Ministerial porque, tal como está, ya no da para más. Es una lástima que no se haya escuchado la voz del pueblo todavía cuando estalló el escándalo de La Convención. Prefirió dejarse llevar por los consejos de sus asesores militares de palacio y dale que dale, erre con erre, insistió en mantenerlos en pie, aunque sea con muletas, porque habían quedado seriamente lesionados luego de su bochornosa patinada. Del mismo modo, después del estallido del conflicto en Conga, se le pidió en todos los tonos el cambio inmediato del Presidente del Consejo de Ministros Oscar Valdés a través de las redes sociales porque la prensa de la derecha lo defendía con uñas y dientes

Tampoco hizo caso. Al contrario, su esposa Nadine Heredia salió al frente para apoyarlo. Esto hizo pensar a la opinión pública que, quien mandaba era ella y no él.

Sus reacciones tardías pueden causarle más problemas. Da la impresión que actúa solo cuando la pradera está en llamas, la leche ya está rebalzada o, para decir con mayor propiedad, cuando hay muertos y heridos como consecuencia de los conflictos sociales o ataques a las Fuerzas Armadas.

Un ejemplo de esta demora innecesaria es que, recién ahora, se quiere remediar el error de la equivocada política de mano dura implantada por su Presidente del Consejo de Ministros Oscar Valdés, nombrando a Monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea como facilitadores del diálogo. Pero, no sé si tengan realmente el apoyo total del gobierno ya que, por dentro, algunos como el Premier se presentan en cuanto medio se lo ofrecen para seguir insistiendo en sus ataques a los antimineros y otros como el Arzobispo Juan Cipriani tratan de minimizar esta decisión saliendo a los medios para aclarar que la iglesia nada tenía que ver con esta mediación. Habría que decirle “gracias gran purpurado por su oportuna colaboración”.

El hecho es que se requiere un reajuste ministerial. Hasta las encuestadoras no pueden ocultar lo inocultable, que este gabinete tiene que irse a su casa y pienso que sin “las gracias por sus servicios prestados a la nación” porque le han causado más problemas que beneficios al país.

El presidente tiene que darse cuenta que su descenso en las encuestas no es solo por su falta de liderazgo sino, sobre todo, por la actuación torpe de algunos de sus ministros. Y, si quiere mostrarse remozado para el segundo año de su mandato, lo primero que debe hacer es deshacerse de sus asesores militares que tienen metidas sus narices en cuestiones políticas sin tener la preparación profesional para el manejo de conflictos político sociales. No es aplicando estrategias de guerra la manera más correcta para resolver estos problemas. Tampoco se puede gobernar solo con los informes de inteligencia que, valgan verdades, la mayoría son confeccionados en los escritorios de los jefes y no en el mismo terreno donde se producen los hechos. Porque si la inteligencia funcionara, se anticiparía la solución, lo que nunca ocurrió. O es que no sirven para nada o los encargados de procesarlos y analizarlos los mandan al tacho.

Otra cosa, se sigue creyendo que las acervas críticas a la izquierda, servirán para hacerla desaparecer. Se ha excluido a todo funcionario de esta tendencia de los puestos estatales, es decir no se admite un gobierno de consenso sino de beneficio única y exclusivamente de los grandes grupos de poder que manejan los medios y las comunicaciones en general, incluidas las encuestadoras. Grave error, el apoyo verdadero está en el pueblo y si este se siente ninguneado y postergado, tarde o temprano hará sentir su voz y no habrá nada ni nadie quien lo pare.

Hay pues mucho por hacer. Y este primer año de gobierno debe servir de experiencia para hacer ajustes, empezando por el gabinete, y siempre pensando en el bien común  y no en satisfacer el voraz apetito de quienes siempre estuvieron acostumbrados a manejar el país a su antojo o en los amigotes de la familia, como es el caso del compañero de viaje de Alexis Humala cuya empresa antes de este gobierno no facturaba ni 50 mil soles y en lo que va del 2012 ya ha facturado 7 millones. !Qué tal progreso! Lo menos que debe hacerse es una investigación para destapar lo que sería una réplica de licitaciones amañadas a nivel nacional.

Por los escándalos como el que hemos mencionado, el oficialismo hará todo lo indecible para evitar que Víctor García Belaunde sea elegido como Presidente del Congreso. Allí, el humalismo necesita un hombre de confianza que diga a todo “chi cheñó” y se gaste el presupuesto a su regalado gusto como lo hizo Daniel Abugattás. Sin embargo, pienso que Vitocho no debe desmayar. El País necesita que el Congreso recupere su decencia y magestad, por eso debe lucharla hasta el último minuto, así lo traicionen los toledistas.

 

Principio de autoridad se resquebraja

3 julio, 2012

El bloqueo de carreteras, la destrucción de pistas con la quema de llantas y otros materiales inflamables, los ataques a locales públicos y privados, el apedreamiento e incendio de vehículos y la agresión a la policía son cosa de todos los días y no hay autoridad que lo impedida y menos un fiscal con cojones que lo denuncie, de acuerdo a ley. Hoy mismo una turba atacó las instalaciones de la Municipalidad de Celendín con un lamentable saldo de cinco muertos: Eleuterio García Rojas (Celendín), César Medina Aguilar, menor de edad (Celendín), José Faustino Silva Sánchez (Celedín), Joselito Vásquez Jambo (Bambamarca)  y José Antonio Sánchez Huamán (Celendín), cifra que no sería nada raro que aumente. Y los cerca de 20 detenidos, incluido el ex cura Marco Arana, estoy seguro, saldrán más rápido que inmediato por las condiciones que pondrán los dirigentes para frenar los disturbios. Todo un chantaje político organizado.

Por eso, provocan sonrisas las amenazas del presidente Ollanta Humala diciendo que los antimineros deben atenerse a las consecuencias si toman o dañan las instalaciones del Proyecto Conga. Y bien, este nuevo atentado contra un municipio no es acaso un daño a la propiedad pública como represalia por haberse reunido con los alcaldes cajamarquinos? Y no es declarando en emergencia las provincias en conflicto o metiendo bala que se solucionará el problema, tampoco con amenazas.

!No señor presidente! no se amenaza, se actúa. Y, hasta ahora, usted no ha hecho nada por evitar los excesos de los manifestantes, no solo en Cajamarca, sino en todo el país, excesos que se han  convertido en un verdadero dolor de cabeza para todos los ciudadanos peruanos y una pésima imagen para los inversionistas y turistas. No hace mucho profesores enerdecidos destruyeron el local del Ministerio de Educación, es decir su sede emblemática. ¡Qué tal educación de los docentes!

Y sabe por qué ocurren estos hechos, señor presidente? Porque sus ministros no tienen capacidad para anticiparse a los conflictos sociales, mucho menos para solucionarlos, está demostrado que son unos incapaces. Actúan como los bomberos, llegan solo para apagar los incendios y, ni siquiera eso, llegan al final para hacer un inventario de los escombros, muertos y heridos. Entretanto, el principio de autoridad se resquebraja, o simplemente no existe.

Falta liderazgo para tomar al toro por las astas y autoridad para hacer cumplir la ley. Los manifestantes ya saben que si no toman carreteras, incendian locales y cierran ciudades enteras no serán atendidos, que nadie los escuchará. Lo que está ocurriendo en Apurímac es una muestra de la falta de atención a los problemas y la ausencia de un adecuado manejo gubernamengtal. Hace tiempo que los maestros del Sutep piden se les otorgue el 30% de sus remuneraciones por la preparación de clases y el Ministerio de Educación no ha movido un dedo para solicitar el dinero que se requiere para satisfacer este pedido. La ministra se ha dormido en sus laureles y ha preferido asumir una postura evasiva. Y como tampoco ningún otro funcionario del gobierno quiere comprarse el pleito, se aplica la cómoda posición del “dejar hacer, dejar pasar” para no perder el puesto y el sueldo.

Eso mismo ocurre con la mal llamada “seguridad ciudadana” que mejor sería llamarla “inseguridad ciudadana”, donde los delincuentes hacen de las suyas porque saben que las cárceles son un hotel, no sé de cuántas estrellas, pero sí con televisor, refrigeradora, celulares y hasta con aire acondicionado. Y, si se quiere poner orden, surge la prensa irresponsable para entrevistar a las “victimas” de lo que consideran como un atropello. Por eso lo sacaron al alcaide que quiso rapar a todos los presos, por higiene, para evitar que se infecten de piojos y al mismo tiempo para evitar que se fuguen disfrazados de mujeres.  Felizmente que, reconocido el error, lo restituyeron pero no porque la prensa lo pidió sino por exigencia de los mismos presos que sufren los abusos de los más avezados.

Es inaudito lo que está pasando en nuestro país. Una autoridad municipal que quiere poner en su sitio a los  microbuseros y taxistas informales y una prensa que sale a entrevistar a los choferes para que se quejen contra  las nuevas medidas para mejorar el tránsito, permitiendo que se insulte a la alcaldesa a pantalla completa. Tampoco se hará el traslado de La Parada porque hay periodistas que están al lado de los que viven en el caos, la suciedad y entre ratas que caminan entre los sacos de alimentos.

Esa es la prensa que por odio político es capaz de ir en contra de la ciudad, que se pone al lado de los infractores con tal de fregar a la alcaldesa. La huelga de transportistas fue un fracazo completo porque la ciudadanía prefirió soportar un día de mortificaciones a toda una vida de tortura.

La alcaldesa será respetada, apreciada y reconocida si sigue en su plan de corregir los excesos de estos grupos que ya se aprovecharon en demasía de la debilidad de las autoridades.

Sra. Alcaldesa, si los transportistas amenazan con tomar las calles con sus vehículos, tal como destaca cierta prensa, la policía tendrá que verse obligada a actuar, con toda la autoridad que le faculta la ley.

El hecho no es que se den leyes y más leyes, sino que estas se cumplan. Nadie respeta la norma, se orinan en ella porque los infractores saben que no les pasará nada. Esto se llama desgobierno. ¿Dónde está el piloto?

De nada servirá que los municipios se esfuercen poniendo cámaras de video en toda la ciudad, que se coloquen serenazgos en todos los barrios, que se quintuplique el presupuesto para la seguridad ciudadana o se otorgue permisos (para mí irregulares) para que se cerquen las calles, si la autoridad competente no tiene los pantalones bien puestos para hacer cumplir la ley.