Archive for 20 abril 2012

Yo no fui, fue Teté

20 abril, 2012

El General Otto Guibovich dice que los chalecos antibalas que, al parecer no evitan ni el pinchazo de un alfiler, efectivamente fueron comprados a la empresa Point Blank Solutions Ink de los EEUU cuando él era comandante General del Ejército, sin embargo, se cuida aclarando que las placas metálicas que necesariamente deben llevar estos protectores, se hicieron aquí “para aprovechar nuestra capacidad instalada” cuando él ya había pasado a la situación de retiro. Así trata de evitar que le salpiquen las gotas del agua sucia de la corrupción.

Igualmente, Rafael Rey, Ministro de Defensa del régimen anterior dice que no fue él quien ordenó la adquisición de este material vital para la protección de nuestros soldados. Entonces, ¿quién fue?

Todo apunta al ex Ministro de Defensa Jaime Thorne ya que, durante su gestión, se inició el proceso de adquisición de estos chalecos. Como vemos, todos dicen “Yo no fui, fue Teté”. Este peloteo tendrá que investigarse y sancionar ejemplarmente a los responsables porque no es posible que se haya jugado con la vida de los efectivos que arriesgan sus vidas para que los peruanos vivamos tranquilos.

Ahora bien, lo que la Comisión de Defensa Nacional y Orden Interno debe investigar no es solamente el caso de los chalecos que, en volumen y monto, resulta siendo una pigricia frente a la magnitud de otras adquisiciones, de helicópteros, camiones, tanques, repuestos, armas, municiones, mantenimiento, en fin, hasta de gasolina y alimentos. Y es justamente en tiempos de guerra y otros conflictos menores donde ocurren estos hechos vergonzosos porque nadie puede fiscalizar los gastos. Y hasta los periodistas estamos cohibidos de denunciar estos casos en medio de un conflicto por temor a ser tratados de traidores a la patria y enemigos de las FFAA, tal como ocurrió en la Guerra del Cenepa, donde nuestros soldados no eran abastecidos adecuadamente de alimentos y municiones, actos infames que no se hubieran conocido de no ser las denuncias de la prensa que terminó con la destitución de algunos malos jefes militares.

En conclusión, si queremos terminar con la lacra de la corrupción se tendrá necesariamente que pisar callos y romper huevos y no como hasta hoy, actuar con guantes de seda.

Anuncios

Gobierno es duramente cuestionado por el manejo en La Convención y el caso Conga

18 abril, 2012

Como consecuencia del pésimo manejo de los operadores, el gobierno perdió dos importantes batallas que lo han dejado muy mal parado y lo peor que podría ocurrir es que también pierda la guerra si sigue cometiendo errores. Y si esto sucede será afectado políticamente con consecuencias impredecibles. La primera batalla que perdió fue contra la subversión en la provincia de La Convención, donde se produjo lamentables de bajas de efectivos tanto de la policía como de las FFAA tras el secuestro y posterior liberación de un grupo de trabajadores  de las empresas Skanska y Construcciones Modulares. Y la segunda derrota fue contra los pobladores de Cajamarca, luego que sus propios peritos lle entregaran un informe contundente donde se señala que se deben hacer sustanciales mejoras para que el proyecto sea viable y se evite una irreparable destrucción del medio ambiente. Más claro, ni el agua.

En el manejo de los rehenes hubo una cadena de lamentables errores que ojalá no se repitan en el futuro. Cómo es posible que los periodistas de los Diarios El Comercio y La República y de Panamericana Televisión hayan logrado entrevistar al cabecilla de los terroristas Martín Quispe Palomino “Gabriel” sin que las fuerzas del orden no se dieran cuenta. Gabriel tuvo la concha de jactarse de no haber tenido baja alguna entre sus filas. Y hasta se dio el lujo de enfatizar diciendo “ni un rasguño“, mientras que las fuerzas del orden sí sufrieron bajas muy lamentables. Tampoco nos explicamos cómo es que los servicios de inteligencia no se dieron cuenta de este encuentro. Al parecer los terroristas sí sabían de los movimientos de los periodistas por eso los interceptaron y no les hicieron daño alguno porque sabían quiénes eran. Bien pudieron pensar que se trataba de miembros civiles de las fuerzas del orden. No nos explicamos cómo es que hasta ahora no haya un solo terrorista detenido, tampoco bajas, del lado de los subversivos.

Pienso que las cosas no están caminando bien en esta lucha contra la subversión. Y es el Congreso de la República quien tiene que pedirle explicaciones al ejecutivo. Es inaudito que tras la caída de “Artemio” hecho que sirvió para que más de uno se pavonee, ahora estemos peor. Urge un cambio en la estrategia y si es necesario tenemos que pedir la colaboración de otros gobiernos porque el fenómeno del narcoterrorismo no es solo nuestro sino continental y mundial. No dejemos pues  que las cosas empeoren. Estos hechos se complican con la denuncia de la revista Caretas donde se asegura que los chalecos antibalas que utilizan los efectivos del VRAE, adquiridos por las FFAA, no sirven para nada, no salvan a nadie, son un engaño y un peligro para los que los usan. No queda otra cosa que darles de baja y meterlos en la cárcel a quienes estén involucrados con este nuevo acto de corrupción.

Finalmente, en el caso de Conga el gobierno debe reconocer que hay que hacer reajustes en el proyecto y, a partir de este momento, mantener una actitud dialogante. La empresa o empresas que quieran explotar Conga tienen que cumplir con las observaciones hechas. Que este triunfo del pueblo cajamarquino tampoco lo enceguezca al extremo de responder con un no definitivo al proyecto. Los dirigentes tienen que entender que la minería adecuadamente explotada es una fuente de ingresos para lograr el desarrollo de la región. Esperamos que la razón sea la que prime y no los intereses políticos ni mucho menos la soberbia. Que cese la exageración por ambos lados y que este informe técnico sirva de pie para iniciar una nueva etapa de entendimiento.

Reflexiones después de la liberación

16 abril, 2012

Ahora que las cosas están más calmadas,  luego de la liberación de los 38 trabajadores secuestrados en la selva  de La Convención-Cusco, vale la pena hacer algunas reflexiones. En primer lugar lamentar el hecho ocurrido por la excesiva confianza de la Empresa y también del Estado porque está comprobado que los trabajadores no tuvieron un mínimo de seguridad. Los secuestradores se dieron el lujo de entrar a los alojamientos donde pernoctaban sus víctimas como Pedro a su casa.

Luego de varios días fueron liberados, repito, liberados y no como algunos quisieron hacernos creer que fueron rescatados. Y, si como lo aseguró el propio Presidente Humala no se entregó ninguna recompensa, en buena hora. Eso mismo lo asegura “Gabriel” el líder del comando que perpetró el secuestro. También es cierto que esta liberación se produjo por el cerco que las fuerzas militares les tendió a los secuestradores. Es muy difícil tener a tantas personas en rehenes y en constante vigilancia, alimentarlas y hasta cuidar de su salud y a la vez estar en permanente estado de alerta. Los narcoterroristas tampoco esperaban la reacción de gran parte de la prensa y las redes sociales en el sentido que con ellos no se debía negociar. Pienso que se equivocaron o por lo menos no calcularon bien la reacción de la opinión pública.

Ahora bien, la muerte de una teniente de la Policía a bordo de un  helicóptero derribado por los senderistas fue producto de otro lamentable error que se sigue repitiendo porque no es la primera vez que una nave de estas características es derribada. No entendemos cómo se puede enviar una nave no artillada y sin blindaje a una zona caliente donde el senderismo posee armas de gran alcance. Si fuera la primera vez se podría entender la equivocación pero ya son varias las máquinas derribadas del mismo modo.

Tampoco está bien que se envíe a la espesura de la selva, de por sí de extremo riesgo, a soldados muy jóvenes, sin experiencia ni adecuado entrenamiento, mientras que los más experimentados están cruzados de brazos en Lima. Por esa razón muchos de ellos han sido abatidos en medio de aquel infierno verde. Qué está fallando, me pregunto. Resulta por demás vergozoso que los periodistas de los Diarios El Comercio, La República y Panamericana Televisión hayan contactado con “Gabriel” sin que los servicios de inteligencia se percataran. El hecho que más molesta a la ciudadanía es que el cabecilla del narcoterrorismo se haya burlado jactándose que en sus filas no ha habido ninguna baja, mientras que los voceros del oficialismo declaraban que el operativo había sido “impecable”

Ahora bien, si queremos terminar con esta lacra debemos unirnos todos y, sobre todo, exigir una clara decisión política tanto al Poder Ejecutivo como al Legislativo porque hacer las cosas a medias tintas solo beneficia al enemigo. Y si nosotros no estamos capacitados económica ni militarmente para combatir este flagelo, deberíamos solicitar el apoyo de otras naciones y no se diga que esto sería una injerencia, una intromisión o una invasión, porque mientras el narcoterrorismo se ha internacionalizado y ha roto fronteras, nosotros la estamos cerrando. La ayuda no puede ser solo económica, cuyo gasto es difícil de fiscalizar, sino militar y logística para que se haga un trabajo conjunto con nuestras FFAA utilizando las armas y naves adecuadas y los instrumentos de rastreo y aparatos de comunicaciones de alta tecnología. Hay que reconocer que nosotros no poseemos helicópteros capaces de resistir los ataques desde aquellos agrestes escondites que, al mismo tiempo operen de día y de noche, ni siquiera tenemos naves adecuadas para el transporte de los comandos que deben actuar con la velocidad que exige un ataque sorpresivo del narcoterrorismo

Lo ocurrido en los últimos días debe merecer una evaluación más seria y responsable para evitar futuras bajas y lo más importante, evitar que esa alianza narcotráfico-Sendero Luminoso se fortalezca y ponga en peligro nuestra débil democracia.

 

Secuestro al estilo del MRTA y las FARC

11 abril, 2012

Se dice que son 36 los secuestrados, algunos aseguran que son cuarenta, en un primer momento se aseguró que eran solo siete. Lo que menos debe interesar es cuántos sean ni quiénes sean, lo que importa es que los narcoterroristas mantienen en rehenes a un grupo de compatriotas que se ganaban la vida trabajando en un campamento de las empresas contratistas Skanska y Constructores Modulares que le prestan servicios al consorcio Camisea en La Convención-Cusco.

Este cobarde y repudiable ataque a un grupo de profesionales y obreros desarmados, que descansaban en tres alojamientos rentados, sin mayor protección que sus cascos y uniformes de trabajo, que no son dueños de nada y solo dependen de su salario, debe merecer la condena de todos los que amamos la libertad y queremos vivir en democracia. Pero, a la vez, debe hacernos reflexionar sobre la inseguridad en que vivimos y no como declararon algunas altas autoridades, hace solo unos días, que Sendero Luminoso había sido prácticamente derrotado con  la captura de Artemio.

Este nuevo ataque narcoterrorista les tapa la boca. Que les sirva de escarmiento para que no asuman posiciones triunfalistas.

En un anterior comentario había dicho que, frente a esa captura, no valía la pena pavonearse porque aparecerían más Artemios y se producirían nuevas acciones para demostrar precisamente que Sendero no está acabado, ni mucho menos destruido. Por eso lo lógico era reforzar las medidas de seguridad en todas las zonas vulnerables y no dormirse en los laureles.

Muy poco es lo que se sabe sobre este secuestro perpetrado al mismo estilo del MRTA para no irnos muy lejos y decir al estilo de las FARC. Según un panfleto escrito a puño y letra, entregado a tres de los secuestrados liberados, los secuestradores piden una fuerte suma de dinero y explosivos. Lo único cierto es que un comando de más o menos treinta subversivos, armados hasta los dientes, ingresaron a los alojamientos y se llevaron a un grupo no determinado de trabajadores entre los que se encontraban  los ingenieros José Culki Romero y Francisco Zúñiga Rodríguez, este último residente de obra y los choferes Jorge Vargas Díaz y Arístides Cruz Condori, así como el almacenero Percy Auccapuri y los obreros Mario Samuel Torres Pineda, Antonio Lozano Salvas, Jorge Cortez  Sara y Joaquín Pérez Ramírez.

Esta modalidad constituye un giro de 180 grados en la estrategia de Sendero. Habría decidido adoptar el estilo del MRTA, agrupación que se financiaba, no olvidemos, realizando secuestros y donde uno de sus especialistas fue nada menos que un chileno. No vaya a ser que en esta nueva modalidad de Sendero, también esté involucrado un extranjero.

Y ahora ¿Qué hacer?

En primer lugar iniciar una cacería sin tregua hasta dar con el paradero de los secuestradores. De ninguna manera negociar. Si se quiere acabar con esta nueva modalidad criminal no se debe negociar. Eso sería un gran error, una muestra de debilidad del estado y la derrota moral del país. El gobierno tiene la obligación de proteger la vida de sus ciudadanos, pero también de actuar ciñéndose al imperio de la ley.

Esta es una buena ocasión para que las Fuerzas Armadas y la policía nos demuestren su grado de preparación, las mismas que están facultadas para recurrir a todos los medios legales que les permite la constitución, rastrear a los subversivos, capturarlos y ponerlos en manos de la justicia, tal como ocurrió con Artemio y el mismo Abimael Guzmán, salvo que quieran resistirse y se sometan a las consecuencias. Entablar una negociación sería ponerse a la altura de los secuestradores y hacer lo que ellos quieren.

Conocemos la selva y sabemos lo difícil que es operar en esa zona, más aún en temporada de lluvias, pero también es cierto que hoy las FFAA cuentan, por lo menos eso es lo que todos creemos, con los más sofisticados medios para operar. Hoy es cuando debe verse en qué se gasta el abultado presupuesto que se asigna a los organismos de inteligencia y a la defensa nacional. Este es el momento de usar todos esos aparatos de “alta tecnología” que se muestran en los desfiles de Fiestas Patrias para dar con los raptores. El país así exige como también, estoy seguro, el país sabrá recompensarlos si tienen éxito en esta misión.       

 

Extirpemos el cáncer de la informalidad

9 abril, 2012

No es una exageración decir que uno de los peores males que afronta nuestro país es la informalidad. Es el cáncer que debe ser extirpado antes que haga metástasis y destruya  todo el aparato del estado y la nación en su conjunto.

En los últimos días hemos visto con horror cómo se derruían viviendas en Chosica por los huaycos y la crecida del río Rímac porque fueron construidas de manera informal, sin licencia, sin tener en cuenta las condiciones del terreno y sin ninguna orientación profesional. Igualmente, hemos observado a través de la televisión  cómo en Ica nueve trabajadores quedaban atrapados en el socavón de una mina informal. A diario vemos las calles llenas de vendedores ambulantes que nos meten por las ventanillas abiertas de nuestros vehículos la mercadería que venden, reparadores de carros, expendedores de alimentos, comerciantes invasores de las aceras y nadie dice nada.

Estos hechos nos muestran la gravedad de este caos que impera en nuestro país, donde unos pecan de irresponsables construyendo sus casas en lechos de ríos y en lugares expuestos a las inundaciones, a las avalanchas y a los peligros generados por los movimientos sísmicos y otros que sin autorización cavan las entrañas de la tierra para sacar oro y otros minerales, exponiendo sus vidas de manera irresponsable y temeraria. Y, lo que es peor, son objeto de la explotación de malos empresarios que trabajan ilegalmente.

Lo imperdonable es la cómoda posición que han asumido y siguen asumiendo las autoridades municipales y de Defensa Civil quienes, en lugar de hacer respetar la ley y las disposiciones municipales,  de manera cobarde eluden sus responsabilidades permitiendo la informalidad y el desorden, alegando a manera de disculpa que este es “un problema social que viene de muchos años atrás”

Es verdad que este es un cáncer que se inició todavía a fines de los sesenta cuando al chino Velasco se le ocurrió la infeliz idea de hacer una revolución estatizándolo todo, hasta la bacinica de la abuelita, pero eso no puede ser una justificación para que las actuales autoridades se queden de brazos cruzados. Nadie refuta que aquel remedo de revolución fue hecha a la prepo, es decir al caballazo, llena de equivocaciones.

Como consecuencia de esas equivocaciones, miles de trabajadores se quedaron en la calle. Y, en el colmo de los colmos, para solucionar estas metidas de pata, los ideólogos de la revolución recomendaron dar libertad a los desocupados para que se inventen un trabajo. Nadie olvida que los profesionales se vieron obligados a comprar carros de segunda mano y hacer taxi para parar la olla, los obreros se convirtieron en choferes de los nuevos ricos, es decir de los  dueños de combis, que generalmente eran militares quienes, aprovechándose de sus cargos, sacaron autorización para operar líneas de microbuses en toda la ciudad. Y, los desocupados menos preparados, es decir aquellos que no tenían ninguna especialidad y no sabían ni conducir un auto, invadieron las calles para dedicarse al comercio ambulatorio. Así se apoderaron de las propiedades del estado, parques y avenidas y nacieron los famosos polvos azules, rosados y de todos los colores y El Hueco, feudos donde no pagaban tributos.

Algunos tiovivos vinculados al gobierno se compraron casonas y solares a precio huevo para hacer galerías que los alquilaban de manera informal a los que se iniciaban en el negocio y así surgieron nuevos comerciantes en Mersa Redonda, los alrededores del Mercado Central y en otros distritos donde, para intervenir, los funcionarios de la Sunat tenían que vestirse y armarse como robocop si querían  salir con vida.

Lo más fácil para todos los gobiernos siempre fue no hacer nada y permitir que la informalidad, el contrabando y la evasión tributaria campeen porque, en algunos casos, los funcionarios corruptos salen beneficiados y en otros no quieren chocar con esa mafia que maneja miles de soles y de votos. En la informalidad está la caja de la corrupción, ahí está el dinero negro, la coima y la cutra.

Por otro lado, ningún mandatario, por más que tenga las mejores intenciones, podrá romper con la corrupción, sobre todo de los de los de arriba porque estos siempre tienen buenos contactos y saben cómo de frenar cualquier intento de sanción. En el Poder Judicia es donde más reina la corrupción. Aquí las medidas cautelares no salen gratis, cuestan un huevo de plata, en la policía los efectivos también exigen la suya, en los Municipios tienen que caerse con algo para que las licencias de contrucción o de funcionamiento de locales salgan como por un tubo, sino duermen el sueño de los justos. Se suelta plata para que los inspectores se hagan de la vista gorda y en la Sunat es donde no tienen mayor problema porque esta entidad no se mete con los grandes, solo con los chicos.

La informalidad es la madre de la corrupción en los ministerios y en otros organismos del estado. ¿Acaso no hemos visto hace poco cómo un alto funcionario del Ministerio de Energía y Minas manejaba con toda concha la minería informal en Madre de Dios? Un pobrecico minero informal que tenía ganancias de casi mil millones de dólares anuales por la venta ilegal del oro.

El mal de la informalidad es crónico.  La proliferación de asentamientos humanos, la existencia de los mototaxis y taxis con el timón cambiado, es también resultado de la informalidad. Los choferes de combis y microbuses que no sé cómo diablos sacan sus brevetes son también informales. Casi todo el transporte es informal por eso tenemos combis asesinas, choferes violadores y controladores hijos de la guayaba.

El único alcalde que murió en su intento de ponerle coto a la informalidad callejera fue Alberto Andrade, por eso Fujimori y Montesinos le hicieron vida imposible porque ambos se nutrían de la informalidad y la corrupción.

Ahora, la alcaldesa  Susana Villarán está intentando hacer algo con el transporte buscando formalizar a los taxistas y microbuseros pero sus enemigos no le dan tregua y estoy seguro que no le permitirán avanzar mucho. Y, como tampoco la prensa la quiere, estoy seguro que le hará la vida imposible. Ya la ñpoblación se ha dado cuenta que esa prensa está jugando en pared con la oposición para traérsela abajo.  Ya empezó con su tarea de domolición alentando nuevamente a los autores de la revocatoria, haciéndoles entrevistas y brindándole generosamente sus primeras planas.

En medio de este caos, resulta alentadora la posición asumida por el Estado en Madre de Dios, donde la policía con el apoyo de las FFAA ha logrado poner las cosas en su sitio. Pero esto no hubiera sido posible sin una clara decisión política del propio presidente de la República a quien hay que reconocerle que tuvo los cojones de enfrentarse a esa mafia enquistada en Madre de Dios y hasta en las altas esferas del Ministerio de Energía y Minas.

Eso mismo exigimos de él en otros problemas igual de graves como es la delincuencia, el narcotráfico y el contrabando. Por ahora debería darle todo el apoyo que necesita la alcaldesa para romper con las argollas en el transporte y en su proyecto de terminar con el caos existente en la construcción de locales comerciales y viviendas irregulares.

Todos deberíamos colaborar denunciando sin temor a los proveedores de químicos, como el mercurio y el ácido sulfúrico, que se usan en la minería informal donde, al igual que en el narcotráfico, todo se maneja con dinero, pagando coimas en las garitas de control, comprando informantes en los organismos del estado, sobornando a las autoridades policiales y judiciales y premiando a todo el que se hace de la vista gorda. Estas mismas mafias manejan la prostitución, el contrabando y el tráfico de menores. No tienen escrúpulos, Han tenido el descaro de filtrarse hasta en el proceso electoral apoyando candidatos.

La informalidad y la corrupción están en todas partes, en el comercio ambulatorio donde impunemente se vende desde medicinas hasta carburantes adulterados. Hay médicos informales que hacen cirugías plásticas y abortos clandestinos, oculistas bamba que miden la vista en plena vía pública y dentistas que sacan las muelas en callejones y pasajes. Y para espanto del mundo hay boticas informales que venden antibióticos y otras pastillas hechas con harina y otros polvos milagrosos. Existen clínicas que arrojan sus desperdicios tóxicos al desague, abogados bamba  que esperan a sus víctimas en las puertas de los juzgados y hasta periodistas que se aprovechan de funcionarios corruptos y figuretis de la farándula.

Lo único que nos falta es que las misas también sean informales. No sería raro porque no hace mucho se descubrió que un cura no era tal sino un impostor que se dio el lujo de celebrar varias misas, consagró la hostia y hasta dio de comulgar a los feligreses.  Después de esto, que Dios nos agarre confesados.

50 Aniversario de la Universidad de Lima

4 abril, 2012

Con un concierto realmente hermoso, fuegos artificiales y la presencia de destacadas personalidades de la política, la educación, la ciencia y la cultura, entre los que destacaba la figura del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, la Universidad de Lima celebró su 50 Aniversario de Fundación.

 Fue una noche para el recuerdo donde la Orquesta de esta importante casa de estudios dirigida por el maestro Eduardo García Barrios, ofreció un Concierto de Gala en el ZUM del campus universitario calificado como uno de los mejores de la temporada no solamente por la destacada participación de los músicos, la presencia del Coro Nacional dirigido por el profesor Javier Súnico Raborg, la buena actuación de la Soprano Ximena Agurto, el Tenor Andrés Veramendi, la Contralto Rosa Merino y el Barítono Oziel Garza-Ornelas, sino por la calidad del programa que comprendía piezas clásicas no muy sencillas de ejecutar como La Creación, Obertura y Los Cielos Cantan la Gloria del Señor de Joseph Haydn y la sinfonía completa N° 9 en Re menor “Coral” de Ludwig van Bethoven bajo la magistral dirección del maestro mexicano García Barrios, con estudios en Rusia, siempre elegante y distinguido en el manejo de la batuta, de amplio conocimiento de las piezas y peculiar estilo, unas veces serio y otras veces alegre y siempre dándoles confianza a sus músicos.

El programa se inició con las emotivas palabras de la Rectora de la Universidad Dra. Ilse Wisotzki quien agradeció a los invitados por su asistencia y destacó la gran labor que cumple la universidad en la sociedad, alma mater de destacados profesionales, muchos de los cuales estuvieron presentes. Dijo que el concierto que se ofrecía era un alto en medio de las actividades cotidianas casi siempre agitadas. Y que esa noche se iba a rendir homenaje al valor de la belleza de la música.

Y cuando nadie se lo esperaba, se hizo presente el tenor peruano de talla internacional Juan Diego Flores para ofrecernos “Santo” una pieza de su inspiración, en calidad de estreno para Perú, la misma que la cantó en español y quechua con el acompañamiento de la orquesta de la Universidad, el Coro Nacional y un cuarteto de música andina. Y como no podía ser de otra manera, al final fue vitoreado por toda la concurrencia. Un regalo sorpresa realmente maravilloso para una noche de tanto significado cultural.

Al final, en medio de fuegos artificiales que iluminaban el cielo y una orquesta de cámara que ponía el fondo musical con el Aleluya de Haendel, los invitados fuimos agasajados en los bellos jardines del claustro universitario.

Hay dos hechos que quiero destacar, la sencillez con que Mario Vargas Llosa y su esposa Patricia departían con todos los invitados. Fue como tenerlos en familia, sacándose fotos sin excluir a nadie, saludando, conversando, recordando, es decir rompiendo la rigidez de este tipo de ceremonias, donde la mayoría de invitados generalmente no se conocen.

Mario, sentado con su esposa Patricia y sus amigos Fernando de Sziszlo y esposa Lila, departía con todos por igual. Esta vez lo tuvimos cerca y no alejado por imposición de las cámaras de televisión, los flashes de los fotógrafos o los hombres de resguardo que a veces se pasan de rígidos.

Igualmente quiero destacar la calidad humana de la Doctora Ilse Wisotzki, una dama que a fuerza de estudio, sacrificio y decisión fue escalando en su carrera profesional hasta convertirse en una de las pocas mujeres del mundo que tienen la responsabilidad de regentar una universidad.  Hizo sus estudios secundarios en el colegio Santa Ursula y, luego de estudiar Filosofía y Educación en la PUCP, fue su directora, iniciándose en el colegio San José, un centro educativo conducido también por religiosas ursulinas. El 2002 el Ministerio de Educación le otorgó las Palmas Magisteriales en el grado de Gran Amauta. Hizo un post grado en la Universidad de Colonia-Alemania y es Doctora honoris Causa de la Saint Thomas University de Minnesota(USA). Hoy es una destacada profesional, muy trabajadora. Por su don de gentes goza de gran simpatía en la sociedad y en la universidad. Desde que uno ingresa a este recinto se nota su labor. No solamente ha mejorado su infraestructura haciéndola crecer para arriba y para abajo porque no hay forma de ampliarla a los costados por el límite obligado que le han puesto las avenidas y calles que circundan el campus. Sin embargo, los arquitectos tuvieron la inteligencia de hacerla crecer por encima y debajo del suelo sin afectar las áreas verdes, obra que constituye un mérito arquitectónico. Otro de los aciertos ha sido llevar varias facultades a otras zonas de la ciudad, como La Molina.

La U de Lima no solamente ha crecido en infraestructura sino, sobre todo, ha mejorado en la calidad de enseñanza hasta convertirse en una de las mejores del país. Para esto tuvo que convocar a los mejores docentes y especialistas de reconocida trayectoria profesional, Asimismo, se ha modernizado para estar a la altura del sorprendente desarrollo tecnológico de los últimos años.

Hay pues suficientes razones para celebrar a lo grande estos 50 años. Esperamos que sigan los éxitos y continúe en la misión de formar buenos profesionales para el desarrollo y progreso de nuestro país. Felicitaciones a sus autoridades académicas, docentes, alumnos y ex alumnos.